martes, 8 de julio de 2014

Alemania llegó a la final con una paliza inolvidable a Brasil: 7-1

Mineirazo. Si aquel 2-1 de Uruguay a Brasil en el Mundial de 1950 fue el Maracanazo, lo que ocurrió este 8 de julio en el estadio Mineirao de Belo Horizonte con la goleada histórica de Alemania por 7-1 en las semifinales del Mundial de Brasil no puede ser otra cosa que un Mineirazo. Con un aluvión de goles en el primer tiempo -en 18 minutos-, sumados a los dos de Andre Schürrle en el complemento, los dirigidos por Joachim Löw se clasificaron a la final y ya esperan por Argentina u Holanda, que este miércoles chocan en el Arena de San Pablo.

Un Belo Horizonte repleto de camisetas amarillas esperaba por un triunfo de Brasil en la primera semifinal del Mundial. Quería ver cómo el equipo de Luiz Felipe Scolari se recuperaba de las ausencias de Neymar, afuera del Mundial por una grave lesión en la espalda después del rodillazo de Camilo Zúñiga en el partido con Colombia, y del suspendido Thiago Silva. Pero casi ni pudo observar como respondían Bernard y Dante porque en menos de media hora de juego Alemania goleaba y le daba una paliza histórica al seleccionado local. Como si fuera poco, Miroslav Klose se anotaba con un gol para ser el máximo goleador de la historia de los Mundiales con 16 tantos, uno más que Ronaldo, una de las glorias brasileñas.

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger