jueves, 22 de agosto de 2013

Simeone y Martino, iguales por ahora

Sin Lionel Messi en el campo de juego, Neymar fue quien se encargó de salvar el invicto de Gerardo Martino en el Barcelona. En la ida de la final de la Supercopa Española, el equipo del Tata empató 1-1 con el Atlético de Madrid de Diego Simeone, que le planteó un juego muy inteligente y lo maniató durante buena parte del encuentro. La Pulga salió en el entretiempo por una molestia en la parte posterior del muslo izquierdo.

El equipo del Cholo salió a jugar contra el de Martino con la concentración al máximo y la velocidad como principal argumento ofensivo. Pero principalmente con una defensa en zona para controlar a Messi y compañía. Y en el comienzo del partido le sacó provecho a esa idea. Después de pelearle el juego en el medio al Barcelona, el Aleti tuvo que retroceder por el juego del equipo del Tata y allí metió a los catalanes en una trampa letal.

A los 11, apenas unos segundos después de que entre La Pulga y Pedro generaran la primera chance de gol, el Atlético iba a encontrar la forma de golpear. Esa idea de marcar y salir de contra le saldría a la perfección al Cholo. Messi perdió una pelota en ataque y entre Arda Turán y Villa se las ingeniaron para armar una jugada perfecta. Una pared, velocidad del turco por la izquierda y centro para que el ex delantero del Barcelona definiera de manera magistral a un segundo palo.

Tácticamente, el juego del Aleti era impecable y con el correr de los minutos sería aún mejor. El equipo del Cholo, que llegó a este torneo por ganar la Copa del Rey, obligaba a Messi a meterse en un embudo y al Barcelona a buscar espacios más que nunca, pero siempre con un rival encima, metiendo como si fuera el último partido de su vida. Así consiguió que la pelota se enroscara en el medio, lejos del arco de Courtois, negocio redondo para los de Madrid.

Para el segundo tiempo, Martino metió un cambio que evidenció lo mal que la estaba pasando Messi en el campo de juego. El DT decidió prescindir de él para el segundo tiempo y mandó a la cancha a Cesc Fábregas. Pero esa no parecía ser la solución para romper con el juego aguerrido, en bloque, del local. La Pulga ya venía tocado y la defensa del Atlético se encargó de recordárselo cada vez que el rosarino tocaba la pelota. Un golpe fue lo que lo sacó del campo de juego.

La solución para el Barsa estaría en Neymar, que hasta los 14 minutos del segundo tiempo lo miraba de afuera. Martino se decidió y ya sin Messi necesitaba la gambeta fresca para inquietar al sólido bloque del Atlético. Pero el empate no llegaría por sus pies, sino por su cabeza. El brasileño definió con un cabezazo una jugada que nació en Xavi y siguió por Dani Alves, quien sacó el centro perfecto para el ex Santos. En una de las pocas que Barcelona pudo meter un buen pase rompiendo líneas, llegó la igualdad.

El gol calmó los ánimos del juego. El Atlético sintió el golpe, pero también entendió que la serie es de 180 minutos y que el miércoles en el Camp Nou deberá volver a jugar para conseguir el título. Los catalanes tienen eso muy presente y ahora deberán rezar para que Messi pueda estar. Igual, si La Pulga no juega, saben que Neymar puede marcar la diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger