jueves, 15 de agosto de 2013

Independiente se llevó un punto de Corrientes

El reloj dice que apenas van tres minutos de juego. El público "neutral" reclama una falta en el mediocampo que el árbitro no cobra. El hombre en la platea, abrigado hasta los dientes, como el resto, grita con su tonada correntina: "Siga, siga, esto en la B Nacional, papá". Eso es la realida. E independiente lo empezó a saber. Como también entiende que en sus presentaciones en el interior va a tener que luchar siempre contra una provincia entera. Anoche, por circunstancias del partido, supo y pudo ponerse el overol y se trajo un puntito con un sabor agridulce. Porque por un lado no logró salir de perdedor pero por otro se destaca que jugó más de una hora con un jugador menos...

Enredados empezaron Boca Unidos y el Rojo (está vez no usó la roja y blanca del estreno). Muchas piernas en el medio, poca claridad, nada de sorpresas ni desbordes. Boca Unidos se mostró más ambicioso. Como en el debut ante Brown, Independiente hizo agua por los costados. Gonzalo Ríos, a pura velocidad, encontró una quintita por el sector de Vallés. Y Alan Pérez y Oviedo treparon con facilidades por la derecha. Sin embargo, todos los intentos terminaban de la misma manera: centros inofensivos.

A los 6 minutos, Reinaldo Alderete hizo su presentación en sociedad: un patadón contra la humanidad de Escobar. Amarilla. El ex San Martín, que debutaba repartiéndose la marca en el medio con Razzotti, estuvo incómodo, con problemas en la marca. Generalmente llegaba a destiempo. Por eso, no extrañó que a los 23 minutos Pablo Díaz le haya sacado la roja directa después de un codazo contra Ríos. La expulsión de Alderete generó cambios en el dibujo: Mancuello se cerró y Pizzini cambio de banda y se retrasó unos metros. Desde esa nueva posición, Pizzini salió como una flecha hacia el arco de Martínez Gullota y a los 30 sacudió el palo izquierdo del ex arquero de Racing.
Curiosamente, esas modificaciones tácticas fueron productivas. Pese a estar con uno menos, Independiente terminó la primera etapa dando una mejor imagen. Se adueñó de la pelota, se cerró bien del medio para atrás y generó dos jugadas de peligro: un remate desde lejos de Mancuello que se fue por encima del travesaño y un frentazo de Montenegro que fue desviado abajo por el arquero.

Independiente no pudo mantener la intensidad. Boca Unidos se plantó más adelante. De todas maneras, sólo inquietó a Assmann con un tiro cruzado de Baroni tras una pifia de Julián Velázquez.

Montenegro deambuló en un costadito y Pisano le puso un poco de "picante" al ataque por no tuvo compañía. Los ingresos del Grandote Núñez y del Pipa Estévez, en el local, tampoco sumaron. Los locales despidieron a los suyos con aplausos. Los del Rojo se fueron con sensaciones encontradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger