domingo, 2 de junio de 2013

Hubo poquito fútbol y hubo mucho cero

Esta vez no hay especulación que valga para Independiente. Esta vez no tiene que esperar a los resultados de Argentinos (recibe hoy a River) y de San Martín de San Juan (visita mañana a Tigre) para saber si el 0 a 0 de ayer con Estudiantes suma o resta. Ya lo sabe, Independiente: perdió dos puntos y un litro de sangre en el Libertadores de América. No pudo quebrar al equipo platense que le planteó un partido feroz en la mitad de la cancha. Así, el empate se pareció más a una derrota para el Rojo, que a falta de tres fechas para el final continúa sin asomar la nariz en el océano de fuego del descenso.

Tardó todo un tiempo Miguel Brindisi para caer en la conclusión que la moneda que se jugó con el ingreso de Fabián Monserrat como volante derecho por Adrián Fernández, pasando Daniel Montenegro a la delantera, lejos estuvo de aportarle soluciones. Porque el Rolfi , como wing derecho, quedaba afuera de la generación de juego y tampoco lastimaba. Porque Fabián Vargas, el hombre que corta y distribuye en el conjunto de Avellaneda, tenía al ‘10’ a un kilómetro de distancia.

Sin sociedades es difícil crear.

Más aún cuando Estudiantes basó su hipótesis del encuentro en presionar al doble cinco rival y ver si Duván Zapata, el faro del Pincha , podía inventar algo en soledad.

Con el circuito de distribución anegado, los pelotazos a espaldas de los centrales de Estudiantes abundaron sin efecto positivo. Lo más cerca que estuvo el conjunto de Avellaneda en la primera parte fue un tiro libre de Montenegro que controló Gerónimo Rulli.

Brindisi, entonces, cambió. Adentro el goleador Fernández, afuera Monserrat y Rolfi de enganche. Dos minutos tardó Montenegro para, ya con el arco de frente, romper la pelota contra el travesaño. Mauricio Pellegrino también movió fichas: Carlos Auzqui pasó a la izquierda y Maxi Núñez aportó un par de centros por derecha para las cabezas de Marcos Gelabert, primero, y de Zapata después, aunque sin puntería. Nada más.

Lucas Villalba respondió por izquierda. El lateral hizo estirar a Rulli con un disparo cruzado y asistió a Montenegro para la más peligrosa de los 90 minutos. El frentazo del Rolfi se metía, pero el desvío en Leandro Desábato se robó el festejo local.

Párrafo aparte para Rodrigo Braña (debió ser expulsado por doble amarilla, al igual que Germán Ré), que se multiplicó para bancar el avance adversario y le avisó a Alejandro Sabella que no se quiere quedar afuera de la Selección.

Independiente restó dos puntos. Todavía puede salvarse, pero dejó escapar otro tren para alcanzar a Argentinos y se quedó parado en el andén con la mirada perdida. Pensando, además, en que si San Martín gana mañana, lo pasará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger