lunes, 3 de junio de 2013

Boca y Vélez sólo sumaron frustración

Boca, sin Riquelme y sin Libertadores. Vélez, sin Libertadores y sin Copa Argentina. Los dos para salir de abajo, dos grandes que animaron los últimos torneos y que es raro verlos tan abajo. En la Bombonera, los equipos de dos nueves goleadores como Carlos Bianchi y Ricardo Gareca se enfrentaban para salir de las últimas posiciones.

Sin obligaciones, Boca y Vélez se brindaron a su público y jugaron un partido atractivo. Bianchi fue con un 4-4-2 con Erbes, Somoza, Erviti, Sánchez Miño; Martínez y Blandi. Más Clemente y Marín trepando por los laterales y Caruzzo-Burdisso para aguantar atrás. Gareca, en cambio, puso un 4-3-1-2 con Insúa como enganche, Pratto-Ferreyra arriba. Peruzzi-Razzoti-Romero en el medio y los cuatro del fondo (Cubero, Sills, Domínguez y Papa).

Se detuvo poco el partido en la mitad de la cancha y se jugó mucho cerca de los arcos de Orion y de Sebastián Sosa. Boca casi siempre cargó el juego por izquierda, porque Sánchez Miño se transformó en el conductor ante la ausencia de Román que abandonó la concentración por un cuadro de anginas. Y desde ese sector llovieron centros sobre el área rival que casi siempre despejaron los defensores.

Un pelotazo, una falta de Caruzzo sobre Ferreyra y un tiro libre perfecto para Insúa. El 10 contó los pasos, tomó carrera, se perfiló y sacó un zurdazo hermoso por encima de la barrera que se clavó en el ángulo superior izquierdo de Orion. Golazo y 1-0. Con la ventaja, Vélez fue un poco más y hasta pudo haber aumentado tras una gran jugada en la que la tocaron Insúa, Papa y Pratto sin que la pelota tocara el césped. La volea del delantero se la quedó Orion.

Pero después Boca le robó la pelota a su rival por el buen trabajo de Erviti, la presión de Clemente y el manejo de Sánchez Miño. A los 34, el zurdo se la pisó a Cubero y tocó para Clemente que habilitó a Erviti, siempre por izquierda. Centro al segundo palo y frentazo cruzado de Blandi para poner el empate. Ahora Boca era el que dominaba, siempre a espaldas de Cubero, siempre por izquierda. Y pudo irse al vestuario en ventaja, pero Sosa le ahogó el grito a un derechazo cruzado de Marín.

El segundo tiempo mantuvo la intensidad, pero bajó el nivel. La falta de inspiración de los delanteros de ambos equipos llevaron al partido al terreno de las imprecisiones. Sánchez Miño siguió siendo el mejor jugador del partido, con su gambeta de pie a pie tuvo la victoria con un zurdazo cruzado que se fue por encima del travesaño y sobre el final vio la roja por pegarle un codazo al pibe Romero (Maglio también debió expulsar a Cubero por pegarle al volante zurdo de Boca, minutos antes).

Al final, Boca y Vélez empujaron mucho y jugaron poco. Intentaron ganarlo de arremetida y no encontraron espacios. Gareca puso a Bella primero y a Rescaldani después, pero inquietó poco a Orion. Bianchi probó con Lautaro Acosta por derecha y fue protagonista de una corrida electrizante por derecha que terminó en el área. Sebastián Domínguez apenas lo tocó y el Laucha se zambulló. Maglio le mostró la amarilla. Y no pasó nada más. Boca (19° con 14 puntos) y Vélez (18° con 15) volvieron a demostrar por qué están tan lejos de los punteros y tan cerca del fondo de la tabla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger