sábado, 25 de mayo de 2013

Vélez venció a Quilmes y terminó con la racha negativa

Quilmes tuvo una noche embrujada en Liniers y Vélez sacó provechó con un Facundo Ferreyra endiablado que se despachó con un doblete para devolverle el sabor del triunfo al último campeón del fútbol argentino.


No es común ver a un equipo que está peleando el descenso con una propuesta audaz como la que dispuso Quilmes de entrada. El visitante sorprendió a Vélez con su ímpetu para atacar. Con la presencia de Caneo y Elizari a espaldas de los dos volantes centrales rivales, Cerro y Razzotti. Con ellos dos más Cobo, Quilmes hacía su juego. Fue Elizari el que lo tuvo después de mandarse una apilada por derecha a lo Messi. Dejó en el camino a Sebastián Domínguez y a Tobio (sumó cinco amarillas), pero no definió con precisión.


A pesar de jugar bien, a Quilmes no le alcanzó. No fue la noche del Cervecero. Tuvo un partido aparte con la suerte el conjunto del Sur de Buenos Aires. El encuentro estuvo mal barajado para Quilmes de movida. En la previa, por el tremendo caos de tránsito, arribó tarde al estadio y el encuentro debió posponerse un cuarto de hora. Antes del minuto, el mal estado del césped del José Amalfitani le jugó una mala pasada a Quilez, que pisó mal y sufrió una distensión de rodilla por la cual debió dejar la cancha entre lágrimas. Lo reemplazó el debutante Matías Morales, quien tampoco se amigó con la buena fortuna. Tuvo el gol pero su cabezazo desde el borde del área grande pegó en el travesaño y picó un metro afuera.


Para colmo, en la primera de peligro que tuvo Vélez, facturó. No está pasando por un buen momento el campeón, se sabe. Pero aun así mantiene esos factores que reflejan que es un equipo trabajado. El gol de Facundo Ferreyra de cabeza es una muestra de ello. De un córner de Insúa, Domínguez asistió de cabeza para la definición del Chucky. Jugada preparada.


Ahí se animó el local. Y Peruzzi se vistió de Javier Zanetti para que el Inter de Italia tome nota. Tiró la diagonal de derecha a izquierda, aunque después le pegó demasiado mal de zurda. Y Papa metió la cabeza, tras centro de Peruzzi, para que la pelota se vaya cerca.


Los malos augurios perseguían a Quilmes en la noche de Liniers. Para sumar más pesimismo, Sebastián Romero vio su quinta amarilla y no estará el viernes ante Racing. Chucky Ferreyra se encargó de protagonizar la pelicula de terror de Quilmes. El muñeco maldito del gol aprovechó una mala salida de Trípodi que se molestó con su compañero Lema y clavó el segundo del partido y de su cuenta personal. ¿Más malas para la visita? Caneo cayó mal, se luxó el codo derecho y tuvo que dejar a su equipo con diez los últimos 20 minutos ya que no había más cambios.


No pelea por nada y es raro en Vélez. Pero al menos recuperó la sonrisa por un rato. Terminó siendo superior a un Quilmes que con la derrota quedó debajo de Argentinos en la tabla del Promedio y vuelve a complicarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger