viernes, 31 de mayo de 2013

Atlético Mineiro de Ronaldinho será rival de Newell's en semis

El Atlético Mineiro se clasificó a las semifinales de la Copa Libertadores de América, tras empatar 1-1 con el Tijuana de México en un juego electrizante disputado en el estadio Independencia de Belo Horizonte.


El colombiano Duvier Riascos abrió el marcador por los Xolos (como se lo conoce popularmente al Tijuana) a los 25 minutos del primer tiempo, pero Réver consiguió el empate de la clasificación a los 40, poco antes del descanso.


El Galo, único equipo brasileño con vida en la Libertadores tras la eliminación del Fluminense, visitará el próximo 3 de julio a Newell's en Rosario por el partido de ida, mientras que la revancha será el 10 en Belo Horizonte. La otra llave quedó conformada por los colombianos de Independiente Santa Fe que chocarán ante Olimpia de Paraguay.


El partido terminó a pura adrenalina. Tijuana, que le generó varias situaciones de gol al equipo comandado por Ronaldinho, contó con un penal en el último minuto de juego. El arquero Víctor fue el héroe de los brasileños con una atajada espectacular con el pie ante el remate al medio y a media altura del colombiano Riascos, que de marcar le hubiese valido la clasificación al equipo de Antonio Mohamed. El Turco dejó su cargo tras la eliminación ya que se hará cargo de Huracán en la próxima temporada.


La Copa Libertadores ahora quedará en suspenso hasta julio por la Copa Confederaciones que se disputará en Brasil como previa de la Copa del Mundo de 2014. De hecho, los locales Réver y Bernard se unirán a la selección brasileña, que esta semana comenzó su preparación para el torneo que organiza la FIFA, que enfrentaría a Inglaterra el domingo en un partido amistoso, si la justicia autoriza el juego en el mítico Maracaná de Rio de Janeiro: una jueza suspendió este jueves el partido por considerar que el estadio no presenta seguridad suficiente para el público.

jueves, 30 de mayo de 2013

Newell's eliminó a Boca en los penales y lo dejó sin nada

Dos argentinos, un boleto a las semifinales de la Copa Libertadores. El 0-0 de la Bombonera habilitaba a Boca a pasar con cualquier empate con goles. El empate en La Boca le daba la chance a Newell's de quedarse con la llave apenas con un gol. En Rosario, el duelo se planteó desde lo táctico, lo físico, la influencia (presión) de cada figura sobre el árbitro Germán Delfino; y por último, el juego.

Faltó juego en el Parque de la Independencia. El 4-4-1-1 que plantó Carlos Bianchi se dedicó a no dejar jugar en el primer tiempo. Caruzzo y Claudio Pérez encima de Ignacio Scocco. Somoza y Erviti para correr a Bernardi y a Maxi Rodríguez. Sánchez Miño con Cáceres, Erbes con Casco; Clemente con Pablo Pérez y Marín con Figueroa. Pequeños duelos, pequeñas sociedades. Nadie arriesgaba un centímetro ni hacía una de más.

Ante la falta de ambición de Boca para atacar, rápidamente Gerardo Martino ordenó pasar del 4-3-3 a una línea de 3 en el fondo con Diego Mateo entre los centrales Vergini y Heinze, y soltar a los laterales. Esos tres del fondo tenían superioridad numérica sobre Nicolás Blandi y Juan Román Riquelme, los únicos hombres de ataque de la visita.

En ese tablero y con esas fichas, en el primer tiempo pasó poco y nada. Newell's gozó de la pelota y el terreno, que le cedió su rival. Boca intentó sorprender de contra y generar alguna falta cerca del área de Guzmán, pero el local fue muy cuidadoso y no cometió ni una infracción en su campo. En jugadas de riesgo, el local tuvo dos y la visita una. Apenas un tibio cabezazo de Cáceres tras un córner y una corrida de Maxi Rodríguez a espaldas de Marín inquietaron a Orion. Una pared entre Riquelme y Blandi terminó con el toque a colocar del enganche que se fue lejos del arco de Guzmán. Poquito y el 0-0 conduce a los penales.

El segundo tiempo fue un minuto de furia y después el sufrimiento. Parecía que Newell's salía a comerse crudo a su rival, pero Boca de a poco se acomodó en el campo y se adelantó diez metros en el campo para presionar la salida del local. Un tiro de esquina de Erviti desde la derecha encontró la frente de Blandi. Era gol, pero salvó Casco en la línea. A los 11, tiro de esquina desde la izquierda en los pies de Riquelme. Centro, saca Guzmán con los puños. Le queda de nuevo a Riquelme, un amague, y queda libre. Centro al segundo palo. Blandi, solo, pone la cabeza y la pelota se estrella en el palo. Increíble.

En la contra, Clemente Rodríguez comete una falta táctica. Delfino lo amonesta y el lateral va a increparlo. Delfino no duda y lo expulsa. El partido cambiaba segundo a segundo y después de la roja no cambió más.

Con diez hombres, Boca se aferró al empate. Bianchi decidió jugar sin delanteros: sacó a Blandi y puso a Nahuel Zárate y la visita pasó a jugar con dos líneas de cuatro y Riquelme. El Tata Martino intentó mover a su equipo con un par de cambios. Sacó a Pablo Pérez –amonestado- y mandó a Orzán. Después ingresaron Tonso y Urruti por Mateo y Figueroa. Boca aguantó y un Newell’s muy tibio fue en busca de un gol que nunca iba a llegar. Tuvo más de media hora el local para anotar el gol que le diera la clasificación, pero chocó con un Boca ordenado y convencido de hacer llegar la definición a los penales. Desde los doce pasos se jugó otro partido y en ese partido fue Newell’s el que al final pudo festejar.

miércoles, 29 de mayo de 2013

Gimnasia volvió a Primera con una fiesta en Córdoba

Gimnasia vuelve a La Plata con otra categoría. Esa que abandonó hace dos años y que hoy recuperó tras ganarle 2-0 a Instituto en Córdoba para retornar a la Primera División desde la próxima temporada. Aunque un empate le bastaba para conseguir el objetivo, el equipo de Pedro Troglio se impuso por los goles de Facundo Pereyra y Oliver Benítez, ambos de cabeza y en el primer tiempo.
Después del empate de Sarmiento de Junín con Defensa y Justicia, Gimnasia salió a jugar su partido con la tranquilidad que aportaba saber que también le alcanzaba un empate para lograr el objetivo. Claro que en el primer tiempo tuvo chances de anotar, como también de recibir un gol. A los 11, tuvo una oportunidad de quebrar el cero que evitó el arquero Chiarini, mientras que a los 22 consiguió la más clara hasta ese momento en el partido, cuando tras una serie de rebotes, el defensor Báez sacó sobre la línea un remate cruzado.

Por su parte, Instituto tuvo su gran chance de conseguir también su gol y ahogarle el grito del ascenso a Gimnasia. Es que en una contra que pudo ser fatal, Barreiro recibió un gran pase de Bernardi y probó al arco, exigiendo la muy buena respuesta de Monetti. En esa acción, el volante ofensivo del conjunto cordobés se lesionó y debió ser reemplazado.

Ese cero en el marcador se rompió a los 37 minutos, cuando llegó el gol tan deseado. Facundo Pereyra se convirtió en el hombre del gol del ascenso cuando un centro desde la derecha le quedó para un cabezazo limpio en el segundo palo, sin marca. Y, antes de que terminara esa primera etapa, a los 44, un tiro libre de Franco Mussis terminó en el cabezazo certero de Oliver Benítez para el 2-0.

En el segundo tiempo, Gimnasia pudo controlar los hilos del partido y hasta tuvo la oportunidad de ampliar la ventaja, a los 15 minutos, cuando Niell se escapó por el medio, recibió en soledad y justo antes de patear salió rápido Chiarini para quedarse con esa pelota. Con el avance de los minutos, los hinchas comenzaron a tranquilizarse y entonces los festejos arrancaron en la tribuna, donde una gran cantidad de hinchas llegó desde La Plata para vivir la vuelta a Primera, esa que ya comparte con Rosario Central y que espera por un equipo más.

Sarmiento dejó pasar el tren. Un rato antes, Sarmiento desaprovechó una ventaja de dos goles e igualó 2-2 en Junín con Defensa y Justicia. Andrizzi y Albaqui habían puesto arriba al local, pero después igualaron Díaz y García. Con este resultado, Sarmiento apenas pudo llegar a los 54 puntos y su posibilidad de ascenso ya parece un milagro.

martes, 28 de mayo de 2013

Argentinos se llevó un punto de La Plata y mantiene la distancia con Independiente

Argentinos Juniors se llevó lo que fue a buscar a La Plata. En el Estadio Unico, después de una semana muy agitada, el equipo de Ricardo Caruso Lombardi igualó sin goles con Estudiantes y volvió a estirar a tres los puntos de ventaja sobre Independiente en la pelea por evitar el descenso. Así, cortó una racha de cinco derrotas consecutivas.

El partido fue sumamente aburrido, chato, trabado y con escasas jugadas de peligro. En ese escenario, Argentinos se plantó mejor en el campo y tuvo la posibilidad más clara para quedarse con la victoria por intermedio del ecuatoriano Juan Luis Anangonó.

Estudiantes administró la pelota pero careció de profundidad, no tuvo cambio de ritmo y le falto aceleración, mientras que el equipo que dirige Caruso fue cauteloso, dispuso dos líneas de cuatro, se preocupó por defender e intentó golpear de contraataque.

En la primera parte, a los 25, un remate de Román Martínez que Nereo Fernández mandó al córner fue lo único destacable. En la segunda parte, el resultado pudo haber cambiado a los 38 con un mano a mano de Anangonó que Jerónimo Rulli abortó con grandes reflejos.

lunes, 27 de mayo de 2013

River lo definió en un rato y es el único escolta de Newell's

River hizo los deberes. Y con media hora muy buena, en el primer tiempo, le alcanzó para golear 3-0 a Rafaela en el Monumental, quedar a tres puntos de Newell's como único escolta y clasificarse para la próxima edición de la Copa Sudamericana. Los goles del equipo de Ramón Díaz los marcaron Vangioni, Eduardo Domínguez en contra y el Chino Luna.

Conocida la derrota de Lanús en San Juan, River salió a jugar ante Rafaela a sabiendas de que una victoria lo dejaría, al menos hasta que Newell´s-Boca termine en Rosario, en la cima con los rosarinos. Y en el Monumental, el local pegó de entrada, cuando a los 7 minutos Vangioni robó una melota, avanzó por el carril izquierdo y desde afuera del área soltó un fortísimo zurdazo que venció el manotazo del arquero Sara y se le metió arriba y contra el palo.

El esquema ofensivo dispuesto por el DT Ramón Díaz, con tres puntas y un enganche, no llegó ni a notarse cuando a los 14 River consiguió, fortuitamente el 2-0. De un lateral de Vangioni desde la izquierda, la pelota le quedó a Rojas, que con su zurda metió la pelota dentro del área de Rafaela. Allí, el intento de Eduardo Domínguez por despejar terminó dentro del arco de los santafesinos. Cada ataque de River era una amenaza seria. Y pasados los 30, centro de Iturbe luego de desbordar por derecha terminó en la cabeza del Chino Luna, que cruzó la pelota y puso el 3-0 que hacía delirar a los hinchas.

El segundo período estuvo de más: River no se desordenó, apostó al toque para hacer pasar los minutos y, aunque no llegó con frecuencia al arco de Rafaela, tampoco sufrió sofocones.

La única chance que tuvo la visita se dio a los 26 minutos, con un mano a mano que Marcelo Barovero le tapó al ingresado Lucas Albertengo. River contestó recién a los 40 con una maniobra del ingresado Rodrigo Mora, que terminó salvando milagrosamente Sara.

River construyó así una nueva victoria en el Monumental que alimenta, a sólo cuatro fechas del final del certamen, el sueño de quedarse con el campeonato.

Newell's goleó a Boca y mira desde arriba

Newell's demostró que con titulares o suplentes está para grandes cosas en este 2013. En Rosario goleó a Boca y estiró su diferencia en la cima del Torneo Final, pese a poner un equipo alternativo. Fue 4-0 contra los suplentes del equipo de Carlos Bianchi, que está anteúltimo en el campeonato y solo piensa en el choque del miércoles por la Copa Libertadores.

El local comenzó mejor. A los 3 hubo un desborde de Víctor Figueroa por la izquierda que terminó Sebastián D'Angelo tapándole la jugada a Tonso a la altura del punto penal. Y si eso era poco para un comienzo, a los 5 minutos se concretó un infantil penal del arquero de Boca a Rinaldo Cruzado, que el mediocampista de Newell's lo cambió por gol con un remate bajo, al palo izquierdo.

La superioridad del local era evidente y a los 13, Figueroa tuvo una nueva oportunidad con un disparo desde fuera del área que el guadavalla sacó al córner. Boca respondió al cuarto de hora con una volea de Lucas Viatri a la altura de la medialuna que Sebastián Peratta contuvo sin problemas. Y, a los 23, el mismo delantero de Boca ejecutó una chilena dentro del área que se fue por encima del travesaño.

En el final del capítulo se vio la expulsión de Lisandro Magallán por una plancha en perjuicio de Urruti y, a los 46, Guillermo Burdisso dispuso de una ocasión para Boca, pero su cabezazo fue controlado por Peratta junto al parante izquierdo.

La segunda etapa fue protagonizada exclusivamente por el equipo de Gerardo Martino, que fue dueño de la pelota, de los espacios y de las situaciones propicias para convertir, concretando tres de ellas entre los minutos 20 y 25, por los aciertos en la red ajena de Horacio Orzán, Martín Tonso y Urruti.

De todos modos, la jugada de Carlos Bianchi de guardar a sus titulares se podrá analizar con detenimiento el miércoles por la noche, cuando se sepa qué elenco representará a la Argentina en las semifinales de la Libertadores. Por lo pronto, a Newell's no le alcanza la cara para sonreir, mientras la expresión de Boca es adusta.

sábado, 25 de mayo de 2013

Vélez venció a Quilmes y terminó con la racha negativa

Quilmes tuvo una noche embrujada en Liniers y Vélez sacó provechó con un Facundo Ferreyra endiablado que se despachó con un doblete para devolverle el sabor del triunfo al último campeón del fútbol argentino.


No es común ver a un equipo que está peleando el descenso con una propuesta audaz como la que dispuso Quilmes de entrada. El visitante sorprendió a Vélez con su ímpetu para atacar. Con la presencia de Caneo y Elizari a espaldas de los dos volantes centrales rivales, Cerro y Razzotti. Con ellos dos más Cobo, Quilmes hacía su juego. Fue Elizari el que lo tuvo después de mandarse una apilada por derecha a lo Messi. Dejó en el camino a Sebastián Domínguez y a Tobio (sumó cinco amarillas), pero no definió con precisión.


A pesar de jugar bien, a Quilmes no le alcanzó. No fue la noche del Cervecero. Tuvo un partido aparte con la suerte el conjunto del Sur de Buenos Aires. El encuentro estuvo mal barajado para Quilmes de movida. En la previa, por el tremendo caos de tránsito, arribó tarde al estadio y el encuentro debió posponerse un cuarto de hora. Antes del minuto, el mal estado del césped del José Amalfitani le jugó una mala pasada a Quilez, que pisó mal y sufrió una distensión de rodilla por la cual debió dejar la cancha entre lágrimas. Lo reemplazó el debutante Matías Morales, quien tampoco se amigó con la buena fortuna. Tuvo el gol pero su cabezazo desde el borde del área grande pegó en el travesaño y picó un metro afuera.


Para colmo, en la primera de peligro que tuvo Vélez, facturó. No está pasando por un buen momento el campeón, se sabe. Pero aun así mantiene esos factores que reflejan que es un equipo trabajado. El gol de Facundo Ferreyra de cabeza es una muestra de ello. De un córner de Insúa, Domínguez asistió de cabeza para la definición del Chucky. Jugada preparada.


Ahí se animó el local. Y Peruzzi se vistió de Javier Zanetti para que el Inter de Italia tome nota. Tiró la diagonal de derecha a izquierda, aunque después le pegó demasiado mal de zurda. Y Papa metió la cabeza, tras centro de Peruzzi, para que la pelota se vaya cerca.


Los malos augurios perseguían a Quilmes en la noche de Liniers. Para sumar más pesimismo, Sebastián Romero vio su quinta amarilla y no estará el viernes ante Racing. Chucky Ferreyra se encargó de protagonizar la pelicula de terror de Quilmes. El muñeco maldito del gol aprovechó una mala salida de Trípodi que se molestó con su compañero Lema y clavó el segundo del partido y de su cuenta personal. ¿Más malas para la visita? Caneo cayó mal, se luxó el codo derecho y tuvo que dejar a su equipo con diez los últimos 20 minutos ya que no había más cambios.


No pelea por nada y es raro en Vélez. Pero al menos recuperó la sonrisa por un rato. Terminó siendo superior a un Quilmes que con la derrota quedó debajo de Argentinos en la tabla del Promedio y vuelve a complicarse.

viernes, 24 de mayo de 2013

Boca no pudo quebrar a Newell's y la llave quedó abierta


Para saber el desenlace no se pierda el último episodio. Como una de esas series de suspenso que están tan de moda por estos días, Boca y Newell's dejaron el final abierto y habrá que esperar hasta el miércoles para disipar la intriga de saber a quién le sienta mejor ese 0 a 0 que plantaron en la noche copera. El local dominó el juego a lo largo de los 90 minutos, pero no le alcanzó para quebrar a un rival duro que ahora lo esperará en Rosario, primero el domingo por el campeonato y después para definir esta llave de cuartos de final.

El frío no se sintió en la Bombonera. El clima caliente que siempre ofrece la Copa Libertadores en este tipo de cruces definitorios estremecía la piel en un estadio repleto, que también se vio envuelto en una atmósfera enrarecida por el operativo de allanamiento que se cobró múltiples detenciones. Pero el show siempre debe continuar y el partido tan esperado entre el Boca de Bianchi y Riquelme y el Newell's de Martino y Scocco, puntero en el torneo local, comenzó con el dueño de casa tirado en ataque.
Se esperaba que Boca jugara en campo de Newell's. Y así fue. la banda derecha no tuvo un nombre definido, pero se transformó en la calle preferida del local para pegar primero. Riquelme, siempre movedizo, la cambió para Juan Manuel Martínez, quien tiró el centro pero Walter Erviti ya tenía encima a Nahuel Guzmán cuando quiso definir. Después fue el turno de Cristian Erbes para desbordar por la mano diestra del campo xeneize. Esta vez, el centro no llegó a conectar con Nicolás Blandi que entraba por el medio. Boca tenía vía libre por la derecha y Juan Román Riquelme dijo "ahora me toca a mí". Agarró la pelota en posición de ocho, corrió unos metros y mandó el envío pasado; Marcos Cáceres llegó justo a tiempo para anticipar a Blandi y mandarla al córner.

Boca era más que Newell's, eso estaba claro en el campo de juego. Pero, a pesar de los centros, al equipo del Virrey le faltó generar más para ver con claridad en los últimos metros. Tenía mucha intensidad en los anticipos Boca, con Somoza, Erviti, Clemente y Erbes. Sin embargo, a la hora de demostrar con la pelota en los pies, ahí cuando el cambio de ritmo y la explosión son irremediablemente necesarios para marcar la diferencia, Boca se desinflaba.

No había punch en Boca. No se aprovechaba la inseguridad que Guzmán transmitía con algunas salidas fallidas. Y Román, ese hombre con la diez en la espalda que irradia mística copera, no era determinante. Se recostaba por las bandas y obligaba a salir a Mateo que, si bien no era su marca personal, siempre fue el primero que lo patrullaba de cerca.

Ese Newell's que en los primeros minutos tuvo el tupé de intentar llegar con cinco futbolistas en ofensiva al área de Agustín Orion, se vio enredado en el mediocampo incisivo de Boca. Le fue casi imposible mantener un coqueteo fructífero con la pelota al conjunto rosarino y el arco de enfrente le quedó a un millón de años luz. Scocco, esa gratísima notícia del fútbol argentino en esta temporada, apenas pudo entrar en acción. Así y todo, dentro de la malaría se las rebuscó para probar a Orion con una linda volea que el arquero de Boca tapó atento.

Somoza, de lo más claro en el medio, se la entregó a Riquelme, Román se la dio a Blandi y el disparo se quedó en Guzmán en la única de peligro del segundo tiempo. Poquito. Para colmo, el árbitro Mauro Vigliano le mostró mal la segunda amarilla a Guillermo Burdisso en tiempo de descuento y Boca terminó con 10 y con una preocupación extra para la revancha.

El final quedó más que abierto. La llave está para cualquiera. Restan 90 minutos. Continuará en Rosario...

jueves, 23 de mayo de 2013

Independiente festejó en Chaco por los penales


Todo cambió en Independiente. En días nomás. La llegada de Brindisi trajo tranquilidad. Y desde esa tranquilidad se ilusiona por duplicado: con la permanencia en la categoría VIP y con la Copa Argentina. Anoche, en esta ciudad, con muchas caritas jóvenes, el equipo de Avellaneda logró meterse en los octavos de final. Derrotó por penales (4-2) a Boca Unidos y ahora, el 5 de junio en Catamarca, se las verá con Arsenal. En los 90, los correntinos fueron un poco más; pero un tiro libre de Miranda llevó la definición a los doce pasos.

Recién pasado el primer cuarto de hora el partido comenzó a ser partido. El arranque fue tibio, un largo round de estudio. De un lado y del otro. Los pibes de Independiente, reforzados por Hilario Navarro, Eduardo Tuzzio y Víctor Zapata, demostraban mucha entrega pero poca claridad. Los encargados de generar juego, Lucas Villafáñez y Leonel Miranda, en ningún momento pudieron conectarse con el debutante Raúl Millañanco. Tampoco había sorpresa por afuera con Fabián Monserrat por derecha ni con Juan Manuel Trejo por la banda izquierda. Sólo para destacar un centro de Villafáñez que después de desviarse en la cabeza de Millañanco terminó mansamente en las manos de Gastón Sessa.

Los correntinos que, a excepción de Santiago Raymonda (desgarrado), jugó con lo mejor que tiene, se plantaron con un rígido 4-4-2. La consigna de los del medio era recuperar rápido la pelota para salir violentamente de contra. Tuvo muchos amagues. Y en la primera que cruzó la marca roja, facturó: Héctor Núñez le puso un pase milimétrico al vacío a Gonzalo Ríos. El punta lo dejó en ridículo a un lentísimo Eduardo Tuzzio (en el entretiempo dejó la cancha por una molestia muscular en el posterior derecho), y ante la salida de Navarro, sacó un remate cruzado que entró pegadita al palo.

En el arranque del complemento pareció más metido Boca Unidos. La velocidad de Ríos y la guapeza de Núñez complicaban a una defensa frágil. Baroni, entrando por detrás de todos en un córner, estuvo a centímetros de poner el 2 a 0. Luego, un cabezazo de Ríos casi se le mete abajo a Fabián Assmann, quien volvió al arco tras 17 meses.
Paulatinamente los pibes del rojo fueron soltándose. Miranda se amigó con la pelota y desde sus intentos generó preocupación. Precisamente, desde su botín derecho, más la complicidad de Gastón Sessa, llegó el empate. El tiro libre fue esquinado pero débil; el ex Racing tardó una enormidad en tirarse. Gol y festejo juvenil.

El final fue entretenido. Primero se lo perdió Miranda. Luego, Alexis Zárate llegó un instante antes que Ríos. Después, en la lotería de los penales, Assmann se convirtió en el héroe al atajar dos penales.



Godoy Cruz 3 - Olimpo 2

El equipo que conduce Martín Palermo se clasificó a los cuartos de final de la Copa Argentina. Empezó abajo en el marcador ante los de Bahía Blanca, ya que el paraguayo Recalde abrió el marcador apenas a los tres minutos de partido. Pero los mendocinos pudieron revertir el resultado con un Rodrigo Salinas implacable. El delantero anotó los tres goles de su equipo. El primero con una palomita y el segundo con una media vuelta, de zurda, sobre el cierre del primer tiempo. En el complemento, Olimpo fue por el empate, pero la diferencia de categorías se sintió y Godoy Cruz impuso su jerarquía. A ocho del final, en una contra, Castillón se filtró en el área y recibió la falta del arquero Capogrosso. El árbitro, Pedro Argañaraz, no dudó en cobrar el penal y Salinas, de zurda, fuerte, arriba y al medio, anotó su tercer tanto en la noche de San Juan. Sobre el final, Jonathan Blanco descontó para Olimpo y decoró el resultado. Godoy Cruz avanza y espera por el ganador de Independiente-Arsenal.

martes, 21 de mayo de 2013

Lanús no pudo llegar a la punta en Victoria


Lanús pudo mantener este lunes su condición de único invicto del Torneo Final, pero dejó pasar una gran chance de volver a la cima de las posiciones. En Victoria empató 0-0 con Tigre y no pudo superar a Newell's, que el sábado había igualado 1-1 con Quilmes. El Granate está ahora a un punto del conjunto rosarino.

Fue malo el rendimiento de Lanús en la primera media hora del partido, sin juego asociado, con un equipo demasiado distante entre sus líneas y sin crear peligro alguno en el área local. Tigre era más prolijo desde la intención de Matías Pérez García en la creación, algunos centros peligrosos de Ramiro Leone desde la izquierda y un remate de Leandro Leguizamón cerca del palo izquierdo del palo defendido por Agustín Marchesín.

El equipo dirigido por Guillermo Barros Schelotto despertó de su letargo en los últimos quince minutos y tuvo cuatro ocasiones claras para abrir el marcador. La mala puntería de Silvio Romero y Mario Regueiro y una buena intervención de Albil en un mano a mano ante el mediocampista Silvio González salvaron al equipo de Victoria de irse al descanso abajo, en una primera etapa apenas discreta.

Si el arranque del partido había sido flojo para la visita, todo el segundo tiempo fue peor todavía. Ante un equipo que jugó doble competencia todo el semestre, con 72 horas de descanso desde su eliminación en la Copa, Lanús se vio superado en la tenencia de la pelota y se desentendió de la obligación de los tres puntos para ser líder.

El local, al que se le nota la ausencia del enganche lesionado Rubén Botta, con más actitud que ideas y profundidad lo buscó todo el segundo tiempo y estuvo a punto de llevarse la victoria sobre el final.

Las emociones más importantes se dieron sobre el cierre del partido: a los 44' Albil le sacó la victoria a Lanús tras un remate de Regueiro contra el palo izquierdo, en la réplica Diego Ftacla lo perdió para Tigre por arriba del travesaño. En la última jugada del partido, Pérez García dejó en el caminó a Paolo Goltz con un 'caño', ingresó al área y definió sobre el cuerpo de Marchesín, la pelota pegó en el palo izquierdo y fue rechazada en la línea por el venezolano Oswaldo Vizcarrondo.

Fue empate justo por cantidad de situaciones, aunque Lanús tuvo un rendimiento por debajo de lo esperable para un candidato serio al título. No llegó a la punta, pero al menos salvó un punto sobre el pitazo final.

lunes, 20 de mayo de 2013

Juegos Patito para todas las edades

Bienvenidos seguidores del Blog, aquí les dejo una web que les va a encantar porque tiene la mayor cantidad de Juegos Patito

que te puedas imaginar.

Son realmente buenos y divertidos y una vez que empieces no vas a poder para de jugar.

Entre los juegos podemos encontrar el de Bob Esponja, juegos de Ben 10, juegos de Habilidad y juegos de Futbol para todas las edades.

Los juegos son muy divertidos y de fácil acceso, y lo mejor de todo, es que son gratis. En cada uno de ellos vas a ver una reseña que explica el juego.

Entra y visita esta web que te va a encantar.

River sacó apenas un empate ante Unión en Santa Fe


River se llevó un punto con sabor a poco de Santa Fe. Porque si bien pudo haberse quedado con las manos vacías, ya que caía  2-0 ante Unión, desperdició la oportunidad de acercarse a un punto de Newell's el líder del torneo.El local ganab por dos buenos goles de Franzoia -a quien luego le atajaron un penal- y Cavallaro. Sin embargo, el visitante encontró el descuento antes del final del primero tiempo y en el segundo, luego de desperidiciar un par de ocasiones muy claras, Rodrigo Mora estampó la igualdad.

Antes casi todo había sido de River. El conjunto de Ramón manejaba la pelota y dispuso de las chances más claras en aquellos 20 minutos iniciales. Como la que Manuel Lanzini tuvo a los 14 minutos tras recibir un pase de Rojas y quedar de acada a Limia. Sin embargo el remate del enganche fue bien rechazado por el arquero local. Y en el corner posterior, Bottinelli llegó sólo por el segundo palo pero su cabezazo se fue por arriba.

River continuó buscando y volvió a tener una chance clara cuando un gran pase de Vangioni dejó otra vez con el arco de frente a Lanzini, quien esta vez estuvo falto de decisión, se abrió y el peligro se diluyó.

Hasta los 25 minutos las únicas aproximaciones del conjunto de Sava habían terminado anuladas por off side. Sin embargo, en un ataque punzante Franzoia picó ante el pase de Cavallaro, eludió a Barovero y puso arriba a los locales. Y cuando River aún no terminaba de digerir la desventaja, llegó a los 34 un golazo del volante entrerriano, quien luego de varios toques cambió de perfil en el área y definió al segundo palo del arquero.

De repente el partido tomó una enorme intensidad. Y River se recuperó rápido: llegó al empate con un cabezazo de Funes Mori apenas tres minutos después.

A los 40 la diferencia pudo volver a ser de dos goles pero Franzoia no pudo aumentar de penal: Barovero contuvo el remate que fue sobre su derecha y no dio rebote. Y hasta pudo terminar igualado el primer tiempo, pero Limia le tapó una pelota notable a Funes Mori, quien había recibido un centro en el segundo palo ante la fragilidad en la marca de los centrales del local.

Sin demasiada claridad, River salió a buscarlo en el complemento,  pero Unión amanazaba con liquidarlo de contra.Como a los 8 minutos, cuando Magnín picó habilitado y su remate se fue apenas afuera.

Pero River se acercaba con peligro. Como aquella mediavuelta de Luna -había entrado por Sánchez- tras un centro atrás que Limia tapó. Y el arquero volvió a agigantar su figura cuando rechazó otro remate a Lanzini, que luego pegó en el travesaño.

Pero de tanto buscar, River llegó al empate. Fue a los 39 minutos, cuando Mora cabeceó al gol un centro de Mercado, que había recibido de Funes Mori. Y entonces el conjunto de Núñez salió a buscar la victoria en los minutos finales a fuerza de centros sobre el área de Limia. Y hubiera festejado River de no haber sido porque Bianchi la sacó de cabeza sobre la línea en el segundo minuto de descuento.

El empate no fue negocio para ninguno. River, que terminó con diez por la expulsión de González Pírez sobre el cierre, perdió la oportunidad de acercarse a un punto de Newell's, que había empatado el sábado. En tanto, Unión sumó su 19° partido sin celebrar en su estadio, con catorce empates y cinco caídas. La mala racha de los santafesinos ya lleva un año: el último triunfo en su casa fue ante San Lorenzo por 1 a 0, con gol de Diego Barisone, por la decimoquinta fecha del Clausura 2012.

Independiente ganó un partido clave para la salvación


Independiente ganó y alimentó su sueño de mantenerse en Primera. Se sacó de encima a San Martín de San Juan, despejó los fantasmas y le mete presión a Argentinos, que el lunes por la tarde recibe a Belgrano. El equipo de Brindisi sumó 10 de los últimos doce puntos y quedó a tres de los de La Paternal. 


Independiente no brilló y tampoco fue una aplanadora. Pero tuvo más actitud que los sanjuaninos en el primer tiempo y tomó una ventaja decisiva en un partido que era chato, aburrido y parejo hasta los 25. Pero a partir del gol quinielero de Fernando Godoy, derechazo que se desvió en Alderete y engañó al arquero Ardente, el equipo de Brindisi se agrandó. Apretó los dientes y maniató a un rival sin respuestas. En el que Luna nunca encontró su lugar, y cuando eso pasa los sanjuaninos sufren. Su única llegada fue un tirito de Caprari a las manos de Diego Rodríguez. Muy poco para intentar ganar un duelo clave. 


En la vereda de enfrente el irregular Montenegro casi lo grita en un tiro libre pero el segundo tanto recién llegó a los 40, y tras un lateral, que peinó Adrián Fernández para Juan Caicedo. El colombiano entró libre, se acomodó y convirtió su primer gol en el fútbol argentino con un violento derechazo. 


San Martín reacomodó las fichas en el complemento y Forestello apostó por un esquema más ofensivo: delantero por volante (Diego García por Bustos). Entonces comenzó otro partido, bien diferente al primero. Con los sanjuaninos con más protagonismo. A los 12, Luna, ya más acompañado y con más contacto con la pelota, asistió a Osorio, que gambeteó a Rodríguez y definió con el arco vacío.  Fueron 25 minutos de sufrimiento para Independiente porque San Martín monopolizó la pelota y el partido se jugaba cerca del arco de Rodríguez. 


A los 28, cuando el partido no estaba cómodo para Independiente, y luego que Pezzotta amonestara correctamente a Raiño por simular un penal, Caicedo apareció a lo grande. Porque la guapeó, encaró y definió con un tiro bajo que venció la floja resistencia de Ardente. Fue gol y desahogo para los de Brindisi. Fue golpe y cimbronazo psicológico para los sanjuaninos. 


San Martín pudo descontar en el final pero Poggi y Riaño se cruzaron con un seguro Rodríguez. De todos modos ya era tarde. San Martín se acordó de atacar recién cuando estuvo en desventaja. Antes, en la primera parte, Independiente mostró más actitud para sumar tres valiosos puntos que alimentan su sueño. El de seguir en Primera. 

sábado, 18 de mayo de 2013

El Atlético rompió la paternidad y dejó sin nada al Real


Unos 17 años debió esperar el Atlético Madrid para levantar una nueva Copa del Rey. Y en el Santiago Bernabéu, ante su rival histórico, el Real Madrid, lo logró al vencerlo 2-1 en el alargue. Y uno de los que protagonizó aquel título de 1996 también cumplió un rol estelar en éste. De la mano de Diego Simeone, hoy DT, el equipo Colchonero se quedó con la edición 2013 de la Copa, cosa que no lograba desde que el Cholo vestía la camiseta rojiblanca.

Con esta final ganada, Simeone ya suma la tercera desde que dirige al Atlético en igual cantidad de partidos decisivos jugados. En 2012 supo quedarse con la Europa League (venció al Athletic Bilbao de Bielsa en la final) y la Supercopa de Europa (al dar cuenta del Chelsea inglés). Además, con el 2-1 sobre el Real, con goles de Diego Costa y Miranda (Cristiano abrió la cuenta para los de Mourinho), el Aleti le ganó a su rival tras 25 partidos sin hacerlo, con 19 derrotas y seis empates.

Más allá de un inicio de juego parejo en el Santiago Bernabéu, hacia el cuarto de hora el dueño de casa el que imponía el ritmo. Y, a los 13, llegó al gol, cuando tras un tiro de esquina desde la derecha del ataque, Cristiano Ronaldo se elevó bien alto y con un potente cabezazo dejó sin opciones al arquero francés Courtois.

A los de Simeone les costaba mucho acercarse con riesgo al arco de Diego López y con Radamel Falcao bien marcado, les costaba hallar pases claros en la zona picante de la cancha. De todos modos, a los 34, Koke cortó un avance del Real en el medio campo y le cedió la pelota a Falcao, que con una gran habilitación dejó cara a cara a Diego Costa con el arquero Diego López. El brasileño no dudó y con un muy preciso zurdazo cruzado hizo entrar la pelota pegada al poste izquierdo para poner el 1-1. Así, Atlético volvía a ilusionarse con vencer al Real tras 25 juegos sin hacerlo. Cuando se morían los primeros 45, un zurdazo de Ozil pudo poner el 2-1 para los de José Mourinho, pero su remate dio en la base del poste izquierdo de Courtois.

El inicio de la segunda etapa mostró algo mejor al Atlético, que buscaba jugar en campo rival y en esos primeros instantes lo conseguía. Pero la primera clara la tuvo el dueño de casa, a los 15. Luego de que desbordara Cristiano por izquierda y de su centro atrás, un zurdazo de Benzema dio en el palo derecho del arco y del rebote la pelota derivó en Ozil, que con una finta se liberó de la marca, y cuando parecía que su remate se transformaba en el 2-1, Juanfran sacó la pelota en la línea, como para que respire aliviado Simeone. La suerte no parecía estar de al lado del Real. Sucede que un tiro libre en la puerta del área del Atlético, ejecutado rasante por Cristiano, dio en el poste derecho de Courtois, que por tercera vez era salvado por los caños de su arco.

Antes de jugarse los últimos 10 minutos, por protestar una falta, fue expulsado Mourinho. No bastaron 90 para que haya un campeón, por lo que la final de la Copa del Rey debía definirse en el alargue. A los 4 minutos del primer tiempo del suplementario lo tuvo nuevamente Diego Costa, pero en el mano a mano con López, su zurdazo salió directo a las manos del arquero. Y lo que antes fue aviso, a los 7 fue realidad. Miranda anticipó a toda la defensa y al arquero y le puso la cabeza a un tiro de esquina desde la derecha para hacer delirar a Simeone y a medio Santiago Bernabéu, que sentía que acariciaba la Copa del Rey. En el segundo suplementario quedó tiempo para una brillante atajada de Courtois cuando parecía que Ozil lo igualaba y la roja a Ronaldo por reaccionar ante una dura falta, lo que ocasionó empujones entre integrantes de ambos planteles.

Con el pitazo final, toda la alegría del Atlético era desazón del Real, que con Barcelona campeón de la Liga y afuera de la final de la Copa de Campeones, cierra la temporada 2012/2013 sin títulos. Quedará para los días que siguen saber qué será del futuro de Mourinho. El de Simeone, en cambio, no parece tener incertidumbres venideras, si no festejos por una nueva copa conseguida.

viernes, 17 de mayo de 2013

Olimpia le puso fin al sueño de Tigre


Esta vez no hubo milagro de Tigre en Asunción, como hace casi un mes cuando se clasificó a los octavos de final goleando a Libertad 5-3. Olimpia ganó por 2 a 0 y dejó en el camino al equipo de Gorosito, que aguantó bien durante el primer tiempo pero que en la parte final no sostuvo la presión local.

Con una apuesta inteligente, Tigre intentó presionar bien arriba buscando además mantener a Olimpia lejos de su propio arco y sorprenderlo en los primeros minutos. Porque un gol como visitante hubiera sido casi un golpe de nocaut para el equipo paraguayo. Ni la historia de Olimpia, tricampeón de la Libertadores, hubiera podido levantar una sería tan adversa.

Con la ausencia de Rubén Botta, quien en el partido de ida había sufrido la rotura de los ligamentos (cruzado anterior y colateral-lateral) de la rodilla izquierda, fue Matías Pérez García el encargado de manejar los tiempos del equipo, con el Patito Galmarini y Leone bien abiertos por sus bandas.

A los 2 minutos un tiro libre de Pérez García exigió al arquero paraguayo Silva, quien envió con esfuerzo la pelota al córner. Tigre pudo sostener su idea original hasta los 20, hasta que Juan Manuel Salgueiro comenzó a moverse con inteligencia detrás de la línea de volantes y fue el estandarte de las acciones ofensivas del ganador. Olimpia, entonces, cada vez que pudo abrir el juego insistió con su punto fuerte: el pelotazo aéreo. Entre los 25 y los 37 minutos tuvo tres situaciones de gol; primero fue un cabezazo alto de Ortiz, luego un remate elevado de Silva y, finalmente, en la chance más clara, un cabezazo de Silva que Javier García controló bien abajo. A pesar de ese dominio, Tigre siempre buscó sorprender de contraataque. Tuvo a los 39 minutos una chance inmejorable, pero el cabezazo final de Leguizamón fue despejado con una mano por Silva.

Para la parte final el técnico Ever Almeida decidió dos cambios que fueron fundamentales para torcer la historia de la llave: ingresaron Juan Carlos Ferreyra y Jorge Báez por Alejandro Silva y Aquilino Giménez, respectivamente. Y la ambición por llegar al gol se notó enseguida. Apenas había arrancado la etapa cuando Bareiro aprovechó una indecisión de Echeverría y de García para tocar suave hacia el gol pero la pelota se fue apenas desviada. A los 6 minutos, tras otro centro al área y un mal despeje, le quedó a Bareiro en la puerta del área grande y con un zurdazo cruzado marcó el primer gol.

Inmediatamente se fue lesionado Javier García e ingresó Damián Albil. El panorama comenzó a complicarse aún más para Tigre cuando a los 19 minutos, tras un córner, Paparatto venció su valla. Nadie pudo despejar ese centro y después de un blooper increíble la pelota le pegó en la cabeza al defensor que en vano intentó sacarla con una chilena. Ya estaba adentro.

A Tigre le quedaba apenas la chance de marcar un gol y forzar los penales. La superioridad rival era sostenida. Incluso Olimpia se retrasó un poco para intentar cerrar el resultado de contra y despejar cualquier posibilidad de definición desde los 12 pasos. Pero sufrió hasta el final porque lo buscó Tigre en los dos últimos tiros de esquina. Sin embargo no lo encontró y se despidió de la Libertadores.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Gimnasia de Concepción del Uruguay, una sorpresa entre los ocho mejores


Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay se convirtió este martes en el primer equipo clasificado a los cuartos de final de la Copa Argentina, tras empatar 0-0 en los 90 minutos y superar por penales a Tristán Suárez, por 4 a 3, en la cancha de Arsenal. El equipo entrerriano enfrentará en la próxima instancia al vencedor del choque entre San Lorenzo y Deportivo Morón, que se disputará este miércoles en la cancha de Platense.

Tristán Suárez, de la B Metropolitana, venía de dar una de las grandes sorpresas del torneo al eliminar en octavos de final a Racing, finalista el año pasado en la primera edición.

martes, 14 de mayo de 2013

Estudiantes empujó un poco más a Unión


Cuando a Estudiantes le afloró esa cuota de rebeldía que la historia futbolística le reconoce, el equipo de La Plata demostró que está al menos un peldaño arriba de este Unión, que sufrió otra derrota -ya enhebró siete encuentros sin triunfos- y anoche pareció dar un paso casi decisivo rumbo al descenso.

El primer tiempo en La Plata no pasó de las buenas intenciones. Y que querer no es poder en el fútbol pueden dar fe Estudiantes y Unión, que plantearon el partido, cada uno a su manera, con vocación ofensiva pero que falta de delanteros con vocación seria de área no pasaron de intentos con escasa profundidad.

Unión, reconociéndose casi condenado al descenso, eligió a través de su entrenador -Facundo Sava- el camino de ir todo lo posible hacia el arco de enfrente. Estudiantes, que apostó por Mauricio Pellegrini para mejorar en la calidad del juego, demuestra partido tras partido que el período de adaptación aún no ha finalizado.

Un error de Rulli, quien le puso mal las manos a un disparo de Magnín, que casi termina en gol en contra y un tirito de Alemán sin futuro fueron las presencia de los santafesinos en el arco platense. ¿Y Estudiantes? Ni un susto en el marco de Limia. Se entiende: si el colombiano Zapata, un tanque para jugar por la zona central, es tirado hacia los costados para jugar como delantero externo, su producción pierde consistencia.

El segundo tiempo mostró a los mismos protagonistas en la reanudación pero también exhibió un vuelco fundamental en el juego: como por arte de magia, Estudiantes pasó de ser una sombra a convertirse en protagonista fundamental. En apenas un rato, el conjunto local dispuso de dos oportunidades para pasar a ganar: Limia desvió con esfuerzo un remate de Román Martínez y un espléndido cabezazo de Zapata -el centro de Maxi Núñez fue ideal- rebotó en el travesaño cuando el arquero estaba fuera de acción. 

El ingreso del juvenil Joaquín Correa, un tucumano con la frescura de quienes les gusta la pelota para jugar y hacer jugar, fue un elemento clave para la aparición de Estudiantes en el encuentro. Sumado eso a la rebeldía del resto, el gol que estaba al caer se concretó en el minuto 22. Otro hermoso centro de Núñez aterrizó en la cabeza de Zapata, quien con una palomita inatajable selló el resultado. 

Después sucedió lo habitual en estos casos. El poseedor de la ventaja transitoria empezó a disponer de los espacios que antes escaseaban mientras que el perdedor empezó a jugar contra el reloj, no pudo desatarse de los nervios que empezaron a esterilizar las buenas intenciones de la primera etapa.

Excepción hecha de un tiro libre de Alemán que motivó una enorme atajada de Rulli, el equipo de Sava no hizo nada más digno de mencionar. Estudiantes tampoco fue un libro maestro del ataque, pero dispuso de otras tres o cuatro llegadas serias que no se concretaron en gol por virtudes de Limia o por errores individuales propios, como un mal último pase y un disparo sin puntería desde una posición propicia. 

A la hora del balance, el triunfo tiene para Estudiantes el valor de un caramelo en plena etapa de reconstrucción, después de una temporada vaciada de buenos resultados. Unión, en cambio, sabe que lo suyo tiene plazo de vencimiento. Necesita ganar, necesita ganar mucho y ni así está seguro de continuar en Primera.

viernes, 10 de mayo de 2013

La oferta millonaria que Real Madrid prepara por Neymar


Neymar es la piedra preciosa que se disputan hace varias temporadas Real Madrid y Barcelona. El crack del Santos será, a partir de ahora, la vedette en el mercado de pases que se asoma en el fútbol español. 

Si bien hace unas semanas todo indicaba que Neymar iba a ser compañero de Messi y Mascherano en el Barcelona la situación cambió, según indica el diario Mundo Deportivo en su edición digital. Mientras el diario Sport asegura que Neymar ya le dijo no al Madrid, Mundo Deportivo asegura que el delantero está ahora más cerca del Real Madrid que del club catalán. 

La eliminación del equipo de Jose Mourinho en la Liga de Campeones motivó al presidente Florentino Pérez a romper el chanchito y está dispuesto a pagar lo que sea por tener al brasileño y, especialmente, por ganarle de mano a su eterno rival. 

Se habla de una cifra millonaria para convencer a Neymar, que ya había manifestado su deseo de jugar con Messi en la Liga. La operación global rondaría los 120 millones de euros. ¿Podrán convencerlo? En España se habla de un precacuerdo entre Neymar y Barcelona. Y para quebrarlo, el equipo interesado deberá desembolsar unos 80 millones de euros para comprar al jugar y otros 40 millones en concepto de resarcimiento para el club catalán, que ya le habría adelantado 10 millones al Santos. 

Real Madrid quiere dar el golpe. Y todos sus cañones apuntan a Neymar. ¿Podrá convencerlo? 

jueves, 9 de mayo de 2013

Tigre se recuperó ante Vélez


El laborioso y ordenado Tigre se aprovechó del pobre momento de Vélez en el nivel doméstico, le ganó y lo dejó en una situación impensada al equipo de Ricardo Gareca. Porque Vélez llegó al octavo partido sin triunfos, lapso en el cual hilvanó cuatro derrotas y otros tantos empates.
Lo visto en Liniers durante la primera etapa terminó demostrando que tanto Vélez como Tigre tienen más la cabeza en la Copa Libertadores que en este Torneo Final. Es que los dos tienen, la próxima semana, compromisos de riesgo por el máximo torneo de clubes a nivel sudamericano: Vélez recibirá el miércoles a Newell´s y el Matador visitará al día siguiente a Olimpia.


El local, a pesar de haber puesto en cancha lo mejor que tiene a disposición Ricardo Gareca, no pudo certificar, salvo cuando la pelota pasó por los pies de Insúa, una supuesta superioridad hombre por hombre. Mientras que Tigre, que reservó a titulares de la categoría de Donatti, Castaño, Leone y Pérez García, abrió el marcador rápidamente. Leguizamón bajó una pelota de espaldas al arco e Itabel, de derecha, tuvo su bautismo goleador en Primera.


Antes se lo había perdido Copete, con una cabezazo cruzado cuando García sólo podía mirarla. Hasta que Insúa ganó un rebote, se metió en el área, Galmarini lo desplazó arriba y Pezzotta sancionó penal. Insúa se encargó de la ejecución y fusiló a García para el empate.


Después volvió a aparecer en escena el equipo visitante. Con Itabel en la posición de enganche, el trajinar habitual de Galmarini y la presencia inquietante, arriba, de Leguizamón y el paraguayo Santander. Sosa agrandó su figura manoteando un zurdazo -de tiro libre- de Rusculleda. Enseguida, Santander desperdició una situación clarísima, cuando cabeceó desviado desde una posición muy ventajosa.


Tal cual sucedió en la primera mitad, Tigre encontró la ventaja nuevamente rápido en el complemento. Desde el fondo la trajo Orbán, pero Leguizamón construyó un golazo: gambeteó de afuera hacia adentro, dejó en el camino a Cerro, Cubero y Sabia para clavar un derechazo que hizo inútil el esfuerzo del arquero.


Dispuesto a revertir lo que es una pobre campaña en el actual torneo, Gareca apostó a ganador con los cambios. El retorno de Chucky Ferreyra, la presencia del ordenado Romero y el ingreso de Rescaldani para buscar el empate con tres delanteros no alcanzó porque el visitante se cerró con mucho orden sobre su arco.


En dos minutos dispuso El Fortín de dos situaciones como para cambiar la realidad. Primero, Copete se perdió un chance tan nítida que alguien de la platea la calificó como "la llegada más clara del torneo". Papa se la tiró al segundo palo y el colombiano le erró al arco. Enseguida, Ferreira volteó desde atrás a Insúa y Pezzotta lo expulsó.


A medida que se fue desesperando el local, los de Gorosito, ya con Castaño en cancha, dedicaron sus mejores energías a obstaculizar los ataques rumbo a García. Con sólida defensa y algún que otro contraataque inteligente, Tigre se llevó tres puntos valiosos.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Pompei y Loustau, a dirigir a la B Nacional


Fueron arbitrajes polémicos y la sanción que recibieron, por ahora, fue que en la próxima fecha dirigirán en la segunda categoría del fútbol argentino, la Primera B Nacional. Juan Pablo Pompei, tras su empujón a Gerardo Martino, el DT de Newell’s, en el partido de anoche contra Arsenal, estará en el choque de Olimpo –uno de los candidatos al ascenso- con Atlético Tucumán. En tanto que Patricio Loustau, luego de su polémica actuación en la derrota de San Martín de San Juan con Rafaela, dirigirá el choque del líder Central con Defensa y Justicia.



La designación se definió esta tarde en el sorteo de árbitros realizados en la sede de la AFA. Allí estuvo el presidente de Newell’s, Guillermo Llorente, quien le dijo a Clarín que no iba a hacer declaraciones sobre el accionar de Pompei, ay que “habrá tiempo para decir algo en la semana”.



Además de bajar a Pompei y Loustau, hoy se definieron los hombres que dirigirán los encuentros de Primera. Entre los más destacados, en la lucha por no descender, estarán Delfino (Lanús-Independiente) y Maglio (San Martín-Argentinos).



Por su parte, en el clásico entre San Lorenzo y Boca impartirá justicia Pezzotta, mientras que Pitana estará en el Monumental para el duelo entre River y All Boys. Quienes no dirigirán serán Lunati, ausente por séptima fecha consecutiva por los problemas con su CUIT, y Beligoy, quien no tiene el alta física.



Los árbitros de la fecha 13 del Torneo Final

-Viernes 21.15: Belgrano-Rafaela, Darío Herrera

-Sábado 14: San Lorenzo-Boca, Sergio Pezzotta

            18.10: Newell’s-Godoy Cruz, Diego Abal

            19.10: Vélez-Arsenal, Diego Ceballos

            20.15: Racing-Tigre, Silvio Trucco

-Domingo 14: Lanús-Independiente, Germán Delfino

              16.10: San Martín-Argentinos, Carlos Maglio

              18.20: Colón-Quilmes, Mauro Vigliano

              20.30: River-All Boys, Néstor Pitana

-Lunes 21.30: Estudiantes-Unión, Pablo Díaz

lunes, 6 de mayo de 2013

Independiente volvió a ganar y les avisó a todos que sigue vivo

independiente-volvio-triunfo

Independiente ganó en Victoria y se ilusiona con salvarse del descenso. Con dos goles de Adrián Fernández, el equipo de Miguel Ángel Brindisi venció 2-0 a Tigre como visitante y sumó su segundo triunfo consecutivo. El resultado no le alcanzó pasar a Quilmes en los promedios, pero le permite achicar a siete puntos la diferencia con Argentinos Juniors, que perdió con Lanús y es el único rival cercano que dividide por igual cantidad de temporadas.



Si bien es cierto que el primer tiempo tuvo a los de Avellaneda como protagonistas, Tigre fue el primero en generar peligro en el arco contrario. Apenas iban diez segundos cuando Santander sacó un fortísimo remate que exigió al arquero Rodríguez. Enseguida respondió el visitante, con un disparo de Mancuello que pasó muy cerca del palo derecho. De entrada, el juego se hizo tan luchado como entretenido, y fue en ese contexto que Independiente dio el golpe letal de la manera menos pensada.



A los 8 minutos, en una mala salida de Tigre en mitad de cancha, la pelota rebotó en Mancuello y le quedó al juvenil Fernández, quien vio adelantado a Javier García y remató desde casi 40 metros para abrir el marcador con un golazo. La ventaja hizo que los de Brindisi se ordenaran de otra manera y se ubicaran a la espera de un contragolpe, con Vargas como principal recuperador y nexo entre el mediocampo y los delanteros. Fue así como Tigre empezó a inclinar la cancha en busca del empate, algo que no consiguió por falta de puntería. Las pelotas paradas fueron la principal carta ofensiva de los de Victoria.



Independiente intentó aprovechar los huecos que dejaba la línea de tres defensores del rival. Poco antes de los 20 minutos, Montenegro y Caicedo perdieron dos chances claras para aumentar la diferencia con dos remates que se perdieron por encima del travesaño. Los de Avellaneda insistían pero no encontraban la manera de vulnerar la valla rival. Sin embargo, a seis minutos del cierre, la figura de Fernández volvió a romper el esquema del local: el delantero encontró la pelota en la puerta del área, remató al arco y García llegó a tocarla, pero su manotazo no alcanzó para evitar el 2-0.



En el complemento, Gorosito apostó por un cambio de esquema, con Galmarini y Leone como laterales en el mediocampo para sumar más vías de ataque. El encuentro continuó con el dinamismo de la primera mitad, y antes de los diez minutos hubo una chance clara para cada equipo. A los 7, Santander entró solo por izquierda y probó con un tibio derechazo que se fue cerca del primer palo, y un minuto más tarde, Mancuello se perdió el 3-0 al no poder rematar por la presión de dos defensores.



Con solidez defensiva, un gran trabajo de Vargas y Godoy en el mediocampo, más la lucha constante de Caicedo, Independiente tuvo la solvencia necesaria para controlar los ritmos del partido y hacerle frente a la presión de Tigre, que complicaba con las subidas de Peñalba y Leone y con los venenosos remates de Pérez García. A los 34, los locales tuvieron una buena oportunidad para descontar con un cabezazo de Castaño, a la salida de un tiro libre, pero Rodríguez estuvo bien ubicado bajo los tres palos.



La única preocupación de Independiente pasó por las lesiones de Caicedo y Vargas, ya que ambos pidieron el cambio por distintas molestias. Tigre, que sintió mucho la ausencia de Rubén Botta, luchó hasta el final con más voluntad que ideas y no halló la forma de vulnerar la última línea del visitante. De esta manera, el equipo de Brindisi se aferró un triunfo de oro que reavivó su ilusión de salvarse del descenso. Ahora, más cerca de Quilmes, son sólo siete los puntos que lo separan de Argentinos Juniors.

Boca y River empataron en un Superclásico trabado

boca-river-empate

El Superclásico del fútbol argentino terminó con más tristezas que alegría. En La Bombonera empataron 1-1, en un partido interrumpido en más de una ocasión por las cargadas de los hinchas locales y por la pirotecnia. Al margen, el resultado no le sirve ni a River, que dejó pasar la chance de acercarse a la punta, ni a Boca, que acumula 11 encuentros sin ganar, la racha más larga de su historia en torneos locales.

Lo mejor que tuvo el partido fue el primer tiempo. River no le dio tiempo a Boca de acomodarse y los 43 segundos ya lo tiró a la lona con un golpazo, el más rápido en la historia del Superclásico. Juan Iturbe rompió en la puerta del área, Guillermo Burdisso quiso recuperar y en su intento por rechazar le entregó la pelota a Carlos Sánchez que estaba por derecha. El uruguayo, sin dudar, se acomodó y sacó un centro perfecto y quien se infiltró entre Caruzzo y Nahuel Zárate para cabecear fue Lanzini. Frentazo cruzado y gol millonario en el amanecer del partido.

El sacudón del arranque cambió los planes del partido. Porque River se sacó de encima la presión de salir a ganar y Ramón tuvo que ponerse a pensar en cómo aguantar a un Boca que golpeado iba a salir a buscar el empate. La idea de Bianchi fue quizás la que menos se modificaba. Boca ya de arranque se había propuesto salir a buscarlo, aunque su defensa le mezcló los papeles y le puso muchísimo peso a una mochila que ya venía cargada.

Con ese panorama, el local salió a presionar más arriba y River tuvo que refugiarse. Pero Boca, jugando en campo contrario, comenzó a regalar el fondo para el beneficio millonario. Iturbe intentó aprovecharlo, pero aunque llegó al fondo, Funes Mori se escondió detrás de un defensor y la pelota viajó hasta sus pies. El mellizo también, pero Orion estuvo atento tras un remate desde la puerta del área.

¿Más? Sí. A los 33, Leonel Vangioni lanzó un tiro libre a la barrera local, pero el rebote quedó en los pies del propio Funes Mori, quien remató apenas por arriba del travesaño Y a los 34, Carlos Sánchez también quedó de frente al arquero sin resistencia y quiso colocarla por encima de Orion, pero el toque perdió dirección y se fue desviado.

Pero todas esas chances River no las supo aprovechar y Boca, en la primera de peligro, pegó tan fuerte como Lanzini. A los 39, Walter Erviti ensayó una muy buena maniobra en el área rival para darle un pase a Santiago Silva, que marcado y todo la tocó cruzada y marcó el 1-1, también inesperado, pero ahora para Ramón y sus dirigidos.

El segundo tiempo no iba a tener nada de lo que tuvo el primero. Ni goles, ni emoción. El partido se hizo parejo y las chances abundaron. Los protagonistas pasaron a ser los de afuera. Primero Ramón Díaz, expulsado por Germán Delfino, contestándole a los hinchas que le gritaban “Vos sos de la B”. Después, los violentos locales, que pararon el encuentro con bengalas de humo y barras trepados al alambrado vestidos de fantasmas con una “B” y los colores de River.

Sobre el final, después de una segunda interrupción del encuentro por una bengala que cayó detrás del arquero Barovero, Boca casi lo gana en un corner. Evangelista la tocó en el primer palo y el arquero evitó el gol con buenos reflejos. Después, sólo iba a haber tiempo para que Delfino expulsara a Burdisso. Así se fue un triste Superclásico, donde el fútbol volvió a quedar en segundo plano. Mientras, siguen ganando los violentos.

sábado, 4 de mayo de 2013

Godoy Cruz aplastó a Colón y recuperó la alegría


El envión de Colón se frenó bruscamente en Mendoza. Godoy Cruz aprovechó sus momentos para marcar claras diferencias, cortó el invicto de Pablo Morant y regresó al triunfo luego de cuatro fechas.

En el Malvinas Argentinas se cruzaron las dudas de un Godoy Cruz que venía en baja y la racha positiva de Colón. En la cancha, ocurrió todo lo contrario. El conjunto de Martín Palermo volvió a hacerse fuerte de local y terminó goleando al equipo santafesino, que volvió a mostrar un bajo nivel como en el arranque del torneo.
El partido se quebró a los 34 minutos del primer tiempo. En esa corrida de Facundo Castillón y la falla de Ronald Raldes, que intentó dejar salir la pelota sin cubrirla bien con su cuerpo. El rubio delantero aprovechó su velocidad para llegar al balón y hasta tuvo tiempo para enviar un preciso pase atrás, donde esperaba solo Mauro Obolo para fusilar a Diego Pozo.

Antes del tanto, pasó poco. Colón esperaba con orden a un Godoy Cruz sin muchas ideas. Morant pobló la mitad de la cancha pero su equipo nunca pudo sorprender. Las corridas de Gabriel Graciani por derecha eran la única arma ofensiva, insuficiente para lastimar a la defensa local. Porque Gabriel Curuchet, instalado como mediocampista por la izquierda, fue intrascendente. Entonces Emmanuel Gigliotti quedó aislado entre los centrales rivales.

Lo del Tomba no era mucho mejor. Apagado David Ramírez e intermitente Gonzalo Castellani, toda la responsabilidad en la generación de juego recaía en el juvenil Fabrizio Angileri, que ayer jugó su primer partido como titular y no desentonó. Todo lo contrario. Sus desbordes por izquierda fueron una constante preocupación para los defensores de Colón.

Cuando el partido entraba en una peligrosa letanía, llegó el gol de Obolo y la transformación. Porque Godoy Cruz no se conformó y fue a buscar más. Como un boxeador, vio que Colón había sentido el golpe y buscó el nocaut. Y pareció encontrarlo cuando Angileri ganó otra vez por velocidad y lanzó un centro a la cabeza de Castellani, quien desde el punto de penal puso la pelota muy lejos del alcance de Pozo.

En el complemento nada cambió. Colón intentó lastimar pero le costaba crear peligro. Morant recurrió al banco. Sin embargo, no encontró soluciones.

Palermo, en cambio, vivió su partido más tranquilo desde que se hizo cargo de Godoy Cruz. Y mucho más cuando Nicolás Sánchez marcó el tercero y definió la historia con un toque corto luego de un córner que él mismo había bajado de cabeza.

El triunfo le da aire al equipo mendocino, que necesita sumar para engrosar su promedio con vistas a la próxima temporada. Y de paso lo colocó a un punto de Colón en la tabla que clasifica a la Copa Sudamericana.

San Lorenzo obtuvo una victoria que vale doble


El campo de juego estaba como la situación de ambos equipos en la tabla de promedios: incómodo, fangoso, un terreno que nadie quiere pisar. Comenzó mejor Quilmes, pero terminó más afirmado San Lorenzo, que se llevó una enorme victoria del estadio Centenario, estirando su racha como visitante a nueve partidos sin derrotas.


Quilmes se fue en ventaja tras el primer tiempo. Pero aunque no hubiese marcado goles, hubo una enorme diferencia de actitud entre ambos equipos. El local lo jugó como una verdadera final. En cambio San Lorenzo, sorprendido, casi no tuvo respuestas.


Juan Antonio Pizzi ubicó muchos volantes de juego. La intención era que el equipo llegue maniobrando, apostando a la nueva delantera con los pibes Gonzalo Verón y Angel Correa, aunque ninguno de los dos son delanteros netos. Eso se notó. Hubo intentos por manejar la pelota, hubo buenas maniobras en tres cuartos de cancha... pero sin profundidad. Es que Verón jugó siempre afuera del área grande y Correa es un típico enganche. Entonces, la visita no tenía un referente en el área rival.


En cambio, Quilmes tenía encendido a Martín Cauteruccio, quien siempre hace diferencia. Y a los 16 minutos guapeó una pelota ante la marca impasible de Gentiletti, alargó para Oberman por la derecha, Cachete sacó un centro al corazón del área chica, cabeceó Cobo, hubo un rebote y le quedó a Elizari, quien anotó el primer gol.


La diferencia estaba también en el juego de los rapiditos en una cancha pesada. Elizari y Oberman tenían al uruguayo como referencia en el área. Goñi y Mansilla se animaban por la izquierda, el lado débil de San Lorenzo porque Alvarado se sentía incómodo. La única aproximación del equipo de Pizzi en la primera parte fue un tiro libre de Navarro que Trípodi sacó muy atento con los puños. Después tuvo alguna aproximación más, pero sin criterio con la pelota. Quilmes se sentía cómodo con el 1-0, pero no supo rematar esa pequeña superioridad con otro gol.


Ni el más optimista de los hinchas de San Lorenzo imaginaba el cambio rotundo que sufrió el partido en la parte final. Buffarini, siempre sacrificado aunque había estado muy desordenado, empató a los 4 minutos con un derechazo de tres dedos furioso. Respondió Quilmes e Ibáñez tuvo una atajada clave tras un cabezazo de Mansilla. Luego, a los 16 minutos, la apuesta de Pizzi salió a la perfección: Correa habilitó a Verón, el pibe entró al área, quedó mano a mano con Trípodi y definió con un toque suave, de zurda, al palo izquierdo del arquero. Así, San Lorenzo pasaba de estar abajo de Quilmes en la tabla de promedios a seguir escalando posiciones en la tabla de la temporada, ubicación que por ahora le permite obtener un lugar en la próxima Copa Sudamericana.


Buffarini casi liquida el partido a los 26 minutos, tras un enorme pase del Pipi Romagnoli, quien recién había ingresado. El remate final del rubio volante pegó en el ángulo superior izquierdo cuando Trípodi ya había sido superado. A esta altura, San Lorenzo había mejorado en el juego y Quilmes era un manojo de nervios. Aquellos aplausos iniciales se transformaban en insultos porque el equipo no llegaba al área rival como para evitar una derrota que le agrega más complicaciones al futuro.

viernes, 3 de mayo de 2013

Estudiantes ganó y avanza


Por las manos del arquero Gerónimo Rulli, por la puntería de Zapata y por un regalo de Barone que aprovechó Maximiliano Núñez, Estudiantes, con mayoría de titulares, dejó en el camino a Atlético Tucumán. El equipo conducido por Mauricio Pellegrino ganó por 2 a 1 y se metió en Catamarca en los octavos de final de la Copa Argentina. Ahora se las verá con Quilmes.Estudiantes abrió el camino rápidamente. Zapata, tras una gran asistencia de Román Martínez, definió junto al palo derecho de Lucchetti. El equipo tucumano fue una y otra vez pero chocó contra un enorme Rulli. Encima, Barone se equivocó y Núñez lo liquidó. El golazo de Rodríguez puso algo de suspenso pero no alcanzó.


A la tarde, en Platense, Gimnasia de Concepción del Uruguay venció a Defensores Unidos por 3 a 0 con goles de Besel (2) y Delmastro. Su próximo rival: Tristán Suárez.

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger