martes, 12 de marzo de 2013

Quilmes metió tres zapatazos y salió del descenso


Con los golazos de Sebastián Romero, Wilfredo Olivera y Jacabo Mansilla, Quilmes no sólo se llevó la satisfacción de una victoria espumante, sino que salió de la zona de descenso cambiando puesto con Independiente que volvió a quedar entre los tres equipos que por el momento descienden a la B Nacional.

La clave fue que Quilmes se mostró sumamente concentrado, sabiendo y entendiendo qué se jugaba. Y mientras Quilmes jugó, Argentinos lo padeció. Para extender el concepto, se puede decir que mientras Cobo era dueño de la mitad de cancha, Laba y Hernández miraban. Cuando Elizaga desparramaba su movilidad y velocidad para lastimar en el área rival, Núñez se mostraba estático.

En un primer tiempo impreciso, monótono y escaso de juego. Quilmes supo aprovechar los constantes errores de Argentinos. Un ejemplo contundente fue la apertura del tanteador: una muy mala salida mala con los pies de Ojeda dejó la pelota justa para el derechazo demoledor de Chirola Romero, desde lejos que entró por elevación. Golazo.
Argentinos era pura impresición, abusando del pelotazo y cargándose del nerviosismo que bajaba de su preocupada tribuna que aumentaba los reproches.

Otro mérito de Quilmes fue que utilizó los pocos espacios disponibles, jugando a un toque y rápido. Goñi usufructaba la banda izquierda y Oberman hacía lo mismo por la derecha. De esa forma el visitante abría la cancha ante un rival inoperante.

Ya en el segundo tiempo el equipo de De Felippe continuó sacando ventaja de los errores defensivos de Argentinos. Así festejó su segundo gol. Estaba nervioso Ojeda, no estaban finos los defensores. Y para colmo la presión que ejercían los atacantes de Quilmes provocó mayores fallas. Rechazó Garcé y la pelota cayó justa, casi en mitad de cancha, a 43 metros de Ojeda, para que Wilfredo Olivera metiese otro terible remate que entró por la parte superior del arco local.

Tanto hizo Quilmes que hasta fue responsable de una reacción, efimera aunque reacción al fin, de Argentinos. Le permitió a Argentinos meterse en el partido. Se retrasó bastante y cedió protagonismo, descuidó la marca de Matías Martinez en el córner que desembocó con el cabezazo goleador del ex jugador de Racing. Y, además, Cobo vio la tarjeta roja, a causa de una fuerte e innecesaria infracción en mitad de cancha a Barrera.
Poco tardó Quilmes en volver a adueñarse del control del partido. De Felippe metió mano y acertó en los cambios para recomponer las líneas y disimular el hombre de menos. Fue importantísimo el trabajo de Ménendez, aguantando de espaldas y buscando la conexión con sus compañeros.

Otro golazo, un zurdazo soberbio de Mansilla haciéndose cargo con brillo de un tiro libre, acompañó la recuperación de Quilmes. Para sellar tres puntos fundamentales en la tenaz lucha por elevar el promedio. Y para complicar a Independiente. Argentinos empieza a preocuparse en este sentido y acentuó su caída libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger