viernes, 15 de febrero de 2013

Newell's pudo quebrar a un duro Olimpia y todo fue festejo


No le fue fácil a Newell's el retorno a la Copa Libertadores en el paso inicial por el ansiado camino de conquistarla. No le fue fácil pero finalmente, en el segundo tiempo, pudo quebrar a un duro Olimpia para darle forma con un claro 3 a 1 a un triunfo que le encendió la ilusión del sueño por la ansiada Copa a esa multitud que lo acompañó en el Coloso. Es cierto: fue el primer paso, pero fue un primer paso con victoria. Y eso vale.


Le costó mucho a Newell's tomar las riendas del partido. Casi no lo consiguió en la primer tiempo. Olimpia lo maniató con un esquema simple que tuvo como base una definida línea de fondo con cinco hombres. Esta superpoblación más la movilidad en el medicampo paraguayo, no lo dejó jugar con comodidad. No se vio al Newell's dinámico y vertical de sus buenos y recientes partidos. Fue previsible e impreciso y ésto facilitó el accionar del conjunto visitante en el que sobresalieron Ortiz y Pittoni.


Sin gravitar mucho Maximiliano Rodriguez, con el goleador Scocco que se movió mucho pero sin tener la importancia de otras tarde, el arco de Martín Silva se convirtió para el equipo rosarino en un objetivo lejano. Sólo hubo algun acercamiento a partir de los desbordes del juvenil y casi debutante en Primera (habia jugado sólo 16 minutos ante Argentinos en la fecha final del Torneo Inicial), Juan Vieyra, o de alguna corajeada para el cabezazo de un activo Heinze.


Precisamente el ex defensor del seleccionado argentino fue, aunque en su propio arco, quien frustró la chance más clara que hubo para que el primer tiempo no terminara 0-0. La chance la tuvo Olimpia a a los 20 minutos cuando el arquero Guzmán salió mal y dejó un rechazo corto que el astuto Salgueiro capturó y transformó en un centro que Ferreyra conectó de cabeza El pecho de Heinze se interpuso en el camino a la red.
Fue otro Newell's el del segundo tiempo. Recuperó la verticalidad y la dinámica. Aparecieron en su plenitud sus estandartes (Heinze. Rodríguez y Scocco) para, con su jerarquía, comenzar a marcar el ansiado desequilbrio ante un Olimpia que ya no fue el mismo del comienzo.


Bastó la primera aparición de Rodríguez para que llegara el ansiado primer gol. Ante su desborde, lo bajó Alejandro Silva. Fue un penal que Scocco pateó como se debe, bajo y esquinado, a la derecha de Silva que adivinó el lado pero no llegó. No tardó en llegar el segundo. Heinze recuperó la pelota, cedió a Scocco y éste la puso en profundidad para Pablo Pérez que no fue egoista y ante la salida del arquero la tocó para que Orzán la reventara contra la red.


Todo era de Newell's cuando a dos minutos del final un cabezazo de Bareiro marcó el descuento y dejó un lugarcito para la angustia. Enseguida lo cerró el zurdazo de Rodriguez que puso el tranquilizador 3 a 1 y abrió la fiesta. La nueva ilusión de la Copa había arrancado de la mejor manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger