jueves, 14 de febrero de 2013

El empate le cayó mejor al United que al Madrid


Los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa empezó con un cruce bien picante. Real Madrid y su crisis futbolística, lejos del Barcelona en la Liga de España, en medio de mil rumores de internas en el plantel y con su entrenador, el polémico José Mourinho, bajo la lupa, recibía al Manchester United. Un duelo entre dos de los clubes más poderosos del mundo.

En el Bernabéu, el clima estaba caliente y uno de los condimentos principales era ver a Cristiano Ronaldo enfrentando a su viejo club y a ex compañeros como Wayne Rooney que en su biografía había desnudado al portugués ante el mundo de la pelota: "No paraba de mirarse en el espejo", reveló el inglés.


Uno de los dos quedaría eliminado del torneo más importante de Europa y ni bien comenzó a rodar la pelota quedó claro que ambos estaban dispuestos a vender muy cara la derrota. El 4-2-3-1 de Mourinho pareció ser más efectivo en el comienzo con Ozil, Di María, Cristiano y Benzema para atacar. A los 5, tras un desborde de Ronaldo, su compatriota Coentrao estrelló un derechazo en el palo izquierdo del arquero De Gea.

Pero de a poco el Manchester se acomodó en el campo y empezó a lastimar de contra. Con un dibujo similar al de su rival, Alex Ferguson apostó por la contundencia de jugadores como Welbeck, Van Persie y Rooney, más la conducción del japonés Shinji Kagawa. Y a los 20, el enganche forzó a Sergio Ramos a rechazar la pelota al córner. De ese centro, Welbeck le ganó al capitán del Madrid y de cabeza puso en ventaja a la visita. Un gol como visitante fundamental para el United en la serie.

Sin embargo, el Real Madrid se repuso rápido al golpe. Cristiano Ronaldo se puso el equipo al hombro, se paró como delantero junto a Benzema y Di María se corrió hacia la izquierda. A los 23, De Gea le ahogó el grito al rosarino que sacó un remate desde afuera. Pero, a los 29, poco pudo hacer el arquero ante la demostración atlética de Ronaldo. Di María sacó el centro desde la izquierda y el portugués pegó un salto elástico para ganarle a Evra y meter un cabezazo impecable para el 1-1.

En el segundo tiempo el trámite del partido fue mucho más simple: Real Madrid con la pelota, Manchester United a contraatacar. Poco a poco, Ferguson fue tocando al equipo para terminar con un 4-4-2 y aguantar el empate. Primero fue Mourinho el que movió el banco con el ingreso de Gonzalo Higuaín por Benzema, aunque el Pipita poco pudo hacer ante el cerrojo rival.

Al final la gran figura fue De Gea. A los 15, Khedira soltó un centro pasado para Coentrao que definió de zurda y de pique al piso. El arquero se arrojó hacia atrás y rechazó el balón sobre la línea con su pie derecho. Más tarde –a diez del final- el arquero español se quedó con la pelota del partido: Khedira remató de volea desde la puerta del área, el balón se desvió en Evans y el arquero reaccionó a puro reflejo para bajarle la persiana a su arco y en definitiva al partido.

Pero antes, Van Persie le pudo haber dado una ventaja clave al Manchester United de cara a la revancha. A los 26, se metió en el área y sacó un derechazo que apenas alcanzó a desviar Diego López y se estrelló en el travesaño. Enseguida el holandés apareció sólo en el área, la bajó de pecho y preparó el zurdazo, pero falló, le pegó mordida y Xabi Alonso alcanzó a rechazar sobre la línea. Inmediatamente después, Ferguson mandó a la cancha al ecuatoriano Valencia por Welbeck y se decidió a defender el empate (ya había ingresado Giggs por Kagawa). Después De Gea se hizo gigante y la definición quedó para el 5 de marzo, fecha de la revancha en Old Trafford.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger