sábado, 8 de diciembre de 2012

Racing sobre el final le empato a Union


Racing termina de cerrar una campaña positiva con un sabor agridulce. Porque la ilusión era superar los 32 puntos de la campaña que había hecho en el Clausura 2005 con Guillermo Rivarola como entrenador. Y con el empate agónico de Centurión lo logró. Y cierra el año conforme por haber logrado la mejor campaña desde el último título, el del Apertura 2001, pero preocupado porque sigue sin encontrar un equilibrio. Unión, en cambio, se despidió sin triunfos en el torneo y con demasiadas preocupaciones con miras a 2013.

En Santa Fe, Racing volvió a tener esos baches, esas irregularidades que no le permitieron pelear el campeonato hasta el final. Al equipo de Zubeldía le cuesta mucho tener la pelota, hecho que ocurrió en el desarrollo del torneo y que al técnico, para sorpresa de muchos, no sólo no le extraña sino que no le preocupa. Porque prefiera apostar al vértigo del equipo, dañando a partir de la dinámica que tienen sus volantes ofensivos y el pibe Vietto, su único punta. Pero esa dinámica es inofensiva si no tiene la pelota.

Entonces, Racing pasó gran parte del primer tiempo con un planteo algo anodino, sin fútbol en la mitad de la cancha, salvo Camoranesi, quien anduvo bien a cuentagotas. De Unión quedó claro porqué lleva 23 fechas sin ganar. Le cuesta mucho generar una situación de gol. Y encima Franzoia, su única esperanza, cuando tiene la oportunidad de definir es como si no se tuviera fe y siempre busca un compañero para definir.

La primera etapa se fue apenas con una buena chance que tuvo Vietto, allá por los 26 minutos, cuando recibió un pase en profundidad de Centurión, picó bien habilitado ante una defensa abierta y desacomodada, pero el arquero Perafán tapó bien el zurdazo.
Para destacar en Racing la actuación de Fernando Ortiz, quien estuvo bien en los relevos y en el cierre por los costados, además de ser la voz de mando y no perder ningún mano a mano. Algo de Camoranesi, que cuando se enciende Racing encuentra un poco de claridad pero sigue siendo una incógnita por su rendimiento físico. Y el vértigo del pibe Centurión. En Unión, la voluntad de Franzoia y los cabezazos de Barisone y Maidana en las pelotas detenidas.

Con las mismas armas de la primera etapa, Racing pudo definirlo antes de los 20 minutos. Centurión, en una gran jugada individual, dejó a dos hombres de Unión en el camino, definió por arriba del arquero Perafán y el disparo se fue apenitas cerca del ángulo izquierdo del arquero. Entonces, tras esas dos chances claras perdidas y el resultado abierto, Unión llegó al gol a través de su arma más poderosa: la pelota parada, como había anticipado Zubeldía en la semana. Llegó el tiro libre desde la derecha, Cahais dudó en despeje, la pelota la quedó a Correa y el defensor le rompió el arco a Saja. Con el 1-0, el equipo santafesino se acomodó, volvió a aparecer Franzoia pero se repitió en su falta de definición. Racing terminó desdibujado, pero en una de las últimas jugadas del partido llegó el empate de Centurión.

"Para mí es medio fracaso si obtenés un título y dejás un club fundido", le había dicho Zubeldía a Clarín a principios de temporada. En algún punto debe estar contento el técnico, más allá del empate de anoche. Racing quedó lejos de la zona roja de los promedios, hizo la mejor campaña desde 2001 y mira el 2013 con optimismo. Con las explosiones de Centurión y Vietto, y la recuperación de Fariña, que estaba inmerso en una laguna. Y también un vestuario ordenado por los más experimentados. Ahora Zubeldía tiene una pretemporada por delante para trabajar los errores conocidos. Y mejorar lo hecho hasta ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger