sábado, 8 de diciembre de 2012

Arsenal cerró un año inolvidable


Arsenal le puso el moño al mejor año de su joven historia, en el que fue campeón del fútbol argentino por primer vez y obtuvo la Supercopa Argentina al vencer a Boca. Anoche la ganó 1 a 0 a All Boys en Floresta y encadenó su quinto triunfo. Acumuló 31 puntos y quedó bien acomodado (lejos) en los promedios. Esto le dará tranquilidad para afrontar la doble competencia que se le viene el próximo semestre, con la Copa Libertadores y el Torneo Final...


¿Por qué Arsenal arrancó ganando? Simple: por el oportunismo. Esa, en definitiva, es una de las mayores virtudes que acompaña al equipo que conduce Gustavo Alfaro. Como en tantas otras veces, aprovechó un error rival y a cobrar. Ese error, precisamente, apareció justo en el momento que parecía que All Boys había hecho pie.
El gol llegó desde la banda izquierda: Emilio Zelaya sacó un centro con rosca para el ingreso de Canales. Sin embargo, el ex River no alcanzó a desviar la pelota. Ese movimiento desacomodó a los defensores y especialmente al arquero Cambiasso. Todos quedaron inmóviles. Y la pelota, después de picar, ingresó pidiendo permiso junto al palo izquierdo.


Desde ahí (19 minutos), All Boys fue un manojo de nervios. No pudo sostener esa presión sostenida del doble cinco (Sánchez-Ahumada). Las trepadas de Juan Pablo Rodríguez ya no lastimaron. Y los dos delanteros quedaron totalmente desconectados. La única situación neta de gol que generó en la primera etapa estuvo en los pies de Fernando Sánchez. Un centro de Borghello lo encontró al volante, quien enganchó y definió con precisión. Parecía gol. Pero Damián Pérez se interpuso en la línea.
La postura de Arsenal no daba lugar a segundas interpretaciones: se paró claramente para salir de contra. Por afuera, con el colombiano Carbonero y Juan Pablo Caffa, quienes marcaron el ritmo. Zelaya, si bien no tenía mucha participación, “rebotaba” bien la pelota de espaldas al arco. Y también se destacaron los centrales: tanto Lisandro López como Diego Braghieri ganaron en las dos áreas, de arriba y también de abajo.
En el inicio del segundo tiempo, con más ímpetu que ideas claras, All Boys fue a buscar la igualdad. Avanzó sus líneas y maniató a su rival. Mereció quedarse con algo. Pero a Arsenal lo salvaron las manos seguras de Campestrini (lo anticipó a Matos) y la falta de puntería. Matos lo perdió debajo del arco. Un frentazo de Borghello salió apenas desviado. Y Sánchez, a poquito del final, no pudo empujar la pelota al gol.


En el último cuarto de hora se aferró a la mínima diferencia Arsenal. Recién ahí salió de su campo y se animó después de la infantil expulsión de Carlos Soto (por un planchazo a Espinoza). Carbonero, tras una buena jugada, exigió a Cambiasso; Zelaya también probó con un remate de afuera. Hubo algunos toques para mantener la pelota. Y la ventaja.


Arsenal cerró en Floresta un año inolvidable. Lo hizo en ganador. Y poco le importaron los merecimientos al equipo del Viaducto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger