lunes, 19 de noviembre de 2012

Colón festejó en un clásico jugado en un clima tenso


En medio de un clima tenso y entrecortado por incidentes en la tribuna de Unión, Colón se quedó con el clásico de Santa Fe y hundió un poco más a su rival de siempre, que ahora además de pelear contra el descenso también tendrá que hacerlo contra los violentos que estuvieron en el Cementerio de los Elefantes. Fue 2-0 con goles de Lucas Mugni y Emmanuel Gigliotti.

La primera imagen del clásico llegó desde las tribunas y no por el colorido, que por cierto era muy llamativo. Los hinchas tatengues decidieron antes del comienzo del partido copar el alambrado de su tribuna para luego romperlo. El árbitro Germán Delfino demoró el arranque en busca de garantías y nueve minutos después de lo esperado, echó a rodar la pelota.

Pero más tarde, con el resultado casi indeclinable para el visitante, la historia se repitió, la hinchada duplicó su bronca y el partido casi no pudo llegar a su fin, luego de que el alambrado se soltara en la mitad de la cabecera del Cementerio de los Elefantes. A cinco minutos del cierre, los violentos volvieron a ganar, aunque luego Delfino decidió seguirlo hasta cumplir con el tiempo reglamentario.

Antes, hubo un partido. Y allí Colón fue el claro dominador, en medio del clima tenso que llegaba desde los costados. Su arranque fue más audaz, tanto que al minuto de juego Lucas Mugni sacó un remate frente al arco, con el arquero Martín Perafán mal ubicado, pero la pelota dio en la espalda de un rival y se fue por arriba del travesaño. Y esa iba a ser una imagen de los dos en el primer tiempo. Uno yendo a buscar con la velocidad del enganche sumándose a Facundo Curuchet y el visitante aguantando.

Justamente Curuchet casi le da el primero a Colón, tras ganarle la espalda a Maximiliano Lugo y definir mano a mano con el arquero. Todo siguió igual porque Diego Barisone apareció sobre la línea y despejó esa puñalada que esperaba pegar el local sobre su clásico rival.

Pero el propio delantero de Colón complicaría aún más a la defensa visitante. De hecho, una de las tantas veces que encaró por la derecha le cobró la vida en el partido a Maximiliano Lugo, que a los 22 minutos, ya estando amonestado, le tiró una patada criminal a Curuchet y vio la roja directa, para dejar a Unión con un hombre menos con más de dos tercios de partido por delante.

Esa situación no hizo más que profundizar el dominio sabalero, que con el correr de los minutos dio como resultado más y más ocasiones de gol. Emmanuel Gigliotti se lo perdió mano a mano con el Perafán y después no pudo cabecear un centro desde la derecha, con el arco a su disposición.

Hasta acá era épico lo de Unión aguantando el vendaval de su rival de toda la vida. Y cuando parecía que al descanso se iría con el empate en su bolsillo, Mugni rompió con esa ilusión. El mediocampista sabalero sacó un remate desde afuera del área que se metió entre Perafán y el palo derecho para convertirse en el 1-0.

En el segundo tiempo, Colón salió con las mismas ganas, como si el resultado estuviera 0-0. Pero en su intento, a Adrián Bastía se le fue la pierna, recibió su segunda tarjeta amarilla y el Sabalero también se quedó con diez. Ese desconcierto local no lo supo aprovechar Unión, que de manera tibia fue por el empate.

Lejos de conseguirlo, el Tatengue iba a sufrir otro golpe. Esta vez, Gigliotti no dejó pasar su segunda oportunidad en el complemento para liquidar el partido. Luego llegaron los incidentes y varios minutos de partido, que sólo estuvieron para completar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger