jueves, 10 de mayo de 2012

El Atlético de Simeone se quedó con la fiesta ante el Athletic de Bielsa


Más allá del tinte argentino que le pusieron Diego Simeone y Marcelo Bielsa a la final de la Europa League en Rumania, el sabor sudamericano se lo dio un colombiano. Fue Radamel Falcao, el ex River, quien clavó dos golazos para el Atlético de Madrid, que se impuso por 3-0 al Athletic de Bilbao en Bucarest y se consagró campeón por segunda vez en tres años.


El duelo de entrenadores argentinos comenzó con un golpe de efecto muy importante. Porque los dos salieron a presionar y a buscar la rápida ventaja, pero el que lo consiguió fue Simeone y su Atlético, gracias a la magia de su goleador, que de Europa League sabe mucho.


A los 6 minutos, Falcao recibió un pase por la derecha y encaró hasta dentro del área grande del Athletic. Se frenó, amagó ante el venezolano Amorebieta y tras dejarlo en ridículo, sacó un zurdazo exquisito, que se clavó en el ángulo izquierdo del arco de Iraizoz.


La gran definición del colombiano no fue sólo para marcar el 1-0, sino también para confirmar que en Europa League tiene algo especial. Con el primero, alcanzó las 29 conquistas en apenas dos temporadas jugando en dicha competición europea, que además, conquistó el año pasado con el Porto de Portugal. Pero había más.


Tras el gol, el Athletic intentó no perder la calma y siguió con el juego que lo caracteriza. Fue vertical para buscar rápido la igualdad, pero se iba a encontrar con otro mazazo. Falcao volvió a aparecer tras una mala salida de Amorebieta, otra buena maniobra dentro del área y el Atlético se puso 2-0.


Falcao, que alcanzaba su conquista número 30 en Europa League, casi sentenciaba la final, pese a que un rato antes el árbitro Wolfgang Stark le había perdonado la vida en el partido tras un duro planchazo contra un rival.


En el segundo tiempo la historia se planteó como se esperaba. La desventaja de dos goles obligó al equipo de Bielsa a seguir atacando y el Cholo lo aprovechó para aguantar bien guardado en el fondo y así salir de contra. Falcao fue rey en ese lío. El colombiano se encargó de volver loco al fondo vasco, siempre apoyado por un sólido equipo que no dejó espacios para los de Bielsa.


Sobre el final llegó la estocada letal. A seis mintuos del cierre, el brasileño Diego se mandó solo en una contra, encaró a dos defensores y tras pasar a Amorebieta (otra vez el venezolano), definió cruzado de zurda para el 3-0. Título y alegría para Simeone. Decepción para Bielsa, que tendrá revancha en la Copa del Rey, ante Barcelona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger