domingo, 1 de abril de 2012

Independiente se recuperó y hundió un poco más a Rafaela

De vez en cuando, los cambios sirven finalmente para cambiar. Esto le sucedió anoche a Independiente, luego de que su entrenador disparara, para la etapa complementaria, la variantes de Hernán Fredes por Iván Pérez. Y con Fredes como doble volante central, cerca de Fernando Godoy pero con más obligaciones ofensivas, el Rojo redondeó una tarea convincente y volvió a sumar de a tres.

La primera etapa no pudo, jamás, superar el nivel de la intrascendencia y la chatura. Y en ese escenario, probablemente el mayor culpable haya sido Independiente.

Más allá de que el entrenador Cristian Díaz haya parado a su equipo dentro del esquema 4-3-3, el local logró de a ratos ser ancho pero nunca fue capaz de mostrarse profundo. Porque Monserrat e Iván Pérez no pudieron atacar por afuera, mientras que Rodríguez no terminaba de abandonar la imagen de Patito y a Monserrat se le hizo imposible, durante varios lapsos, disimular la falta de ritmo.

¿Y Rafaela? Con el libreto aprendido durante la gestión del técnico Carlos Trullet. Se acomodó al módulo 4-4-2, tuvo cierto esmero para darle buen destino a la pelota y careció de pimienta arriba con la dupla Gandín-Carignano. En dos tiros libres ejecutados sin dirección por Castro gastó el visitante las mejores chances para vulnerar a Gabbarini.

En el área de enfrente, el Rojo sumó dos oportunidades muy claras a lo largo del período inicial: a los 17 minutos, Sara le puso las manos a una llegada inquietante de Villafáñez; sobre el final, cerca del pitazo de Pablo Díaz, un centro excelente de Villafáñez no pudo ser conectado por Parra a un par de metros de Sara.

La gran noticia de la noche para el local fue el ingreso de Fredes. Este volante mixto se encargó de darle buen destino al balón, administró los tiempos del equipo con el concepto de un armador y el resto de los jugadores encontró en él alguien que eligiera cómo jugar.
La salida de Iván Pérez hizo que Rodríguez se retrasara a la posición de mediocampista izquierdo, mientras que Vallés hizo de a ratos el recorrido de un lateral volante.

Antes de la apertura del marcador, Independiente tuvo dos llegadas claras como para sospechar que el primer gol no tardaría en llegar. Un disparo de Fredes salió cerca de un palo y Sara, en otra arriesgada intervención, se lo tapó a Monserrat. Hasta que Fredes habilitó a Parra, el delantero central gambeteó a Carniello y resolvió con un imparable derechazo bajo.

Rafaela, que no puede abandonar la zona de Promoción, tampoco supo cómo salir de su impotencia ofensiva. Para colmo de males, dos minutos después del ingreso de Walter Gaitán, con quien Forestello imaginó variar la realidad, el pibe Monserrat marcó otro golazo con un disparo cruzado de derecha que se clavó un ángulo.

Con el triunfo asegurado y el equipo en paz, en las tribunas empezó a cantarse por el clásico de la ciudad. Faltan dos semanas y Racing, como manda la historia, es una cuestión singular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger