jueves, 12 de abril de 2012

Boca: revancha en Brasil y clasificación


Cómo no ilusionarse. Cómo no recordar las viejas épicas victorias del Boca de Carlos Bianchi en Brasil ante Palmeiras. O la final contra Gremio en 2007 con un Riquelme brillante y Miguel Russo en el banco. El Boca práctico –a veces mezquino- y con poco brillo de Julio César Falcioni se recibió de equipo copero en Río de Janeiro. Venció por 2-0 a Fluminese en el estadio Joao Havelange. Y todas le salieron bien. Darío Cvitanich abrió la cuenta en el primer tiempo, Juan Sánchez Miño (reemplazó a Erviti) metió el segundo en el complemento y sobre el cierre Agustín Orion le tapó un penal a Rafael Moura. Todo esto con Román en Buenos Aires. Más no puede pedir Falcioni.


Desde el primer instante del partido Boca se paró en campo rival. Fue a presionar a su rival. Pablo Ledesma por derecha, Cvitanich y Silva agobiando a la defensa en cada pelota arriba. Clemente Rodríguez por izquierda. Erviti al lado de Erbes en la mitad de la cancha. Roncaglia, Schiavi e Insaurralde para neutralizar a Fred. Todo le salió bien.


Fluminense casi no inquietó a Orion en el primer tiempo. Excepto por un remate de Fred que el arquero desvió al córner, tras un fallo en el cálculo de Roncaglia luego de un centro pasado de Deco. Es que el portugués nunca entró en sintonía con Thiago Neves. Y Fred quedó muy solo arriba con los tres gigantes centrales de Boca.


Entonces los de Falcioni se dedicaron a presionar en el medio, a correr cada pelota como si fuera la última. A cerrar los laterales. Y a aprovechar alguna contra. El gol llegó a los 33, rechazó Schiavi. Silva aguantó la marca de Leandro Euzébio, uno de los centrales. La pelota le quedó a Cvitanich, que pisó más fuerte que Diguinho, y definió de primera en el punto del penal para poner el 1-0. Boca jugaba mejor que su rival, administraba mejor la pelota y estaba más y mejor ordenado.


Para el complemento, Boca se paró cinco metros más atrás y se lanzó a jugar de contra. Buscó enfriar el partido. Mientras Deco y Thiago Neves lateralizaban sin poder penetrar a la defensa visitante. Una "W" firme con Roncaglia, Schiavi e Insaurralde atrás y Erbes y Erviti delante de esa línea de tres. Por los laterales, Clemente y Ledesma. Impenetrable. Y arriba, Pochi Chávez (atorando siempre la salida del rival) más Cvitanich y Silva.


El entrenador local, Abel Braga, movió el banco desde el vestuario. Primero ingresó Jean por Edinho, más tarde Rafael Moura por Fred. Pero fueron los cambios de Falcioni los que dieron resultado. A los 23, Mouche reemplazó a Cvitanich y dos más tarde Sánchez Miño ingresó por Erviti. Tardó apenas cuatro minutos el zurdo en poner el 2-0 de Boca...


A los 29, Mouche tiró una pared con Silva por derecha y envió el centro pasado, al segundo palo. Por ahí apareció Sánchez Miño para aprovechar el rechazo defectuoso de Anderson y tocar de zurda para batir al arquero Cavalieri. Segundo gol de Boca, victoria asegurada y clasificación en el bolsillo.


Tragó saliva Falcioni cuando Schiavi empujó a Wellington en el área y el árbitro uruguayo Ubriaco cobró penal. Todavía quedaban seis minutos, más del descuento. Pero Orion le adivinó el remate a Rafael Moura (también se adelantó un metro), se arrojó sobre su izquierda y mantuvo el cero en su arco –a pesar del buzo amarillo-. Fue final, fue 2-0, fue triunfo de Boca en Río de Janeiro, donde Fluminense llevaba 27 años sin perder por torneos internacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger