domingo, 11 de marzo de 2012

San Lorenzo tomó aire con un gran triunfo en Córdoba

San Lorenzo dejó asentado acá, en Barrio Alberdi, que todavía está vivo. Que todavía respira por voluntad propia. Por esa voluntad tremenda que pusieron sus jugadores en la noche cordobesa y por un Leandro Romagnoli que le devolvió el fútbol a un equipo que andaba perdido, encerrado en su desesperación por la Promoción. San Lorenzo estaba al límite, con Tigre respirándole en la nuca en la tabla de los promedios, y logró con justeza dar vuelta un resultado que le permitió atesorar tres puntos más que valiosos para toda una institución que sufre.

Belgrano aprovechó una desinteligencia de San Lorenzo, una más de este equipo de Boedo que ya tiene llenó al album de errores, en el despertar nomás del partido. Y como cada macana que se manda el Ciclón, terminó en gol del rival. Fue un lindo pase aéreo de Silvera desde la mitad de la cancha que no pudo conectar Marco Pérez mientras Meza lo tomaba de la camiseta, pero que sí encontró la zurda de Matías Giménez para ganarle a Champagne. Justo Giménez, un ex San Lorenzo que sólo se vistió seis meses de azulgrana sin pena ni gloria y que pidió rescindir su contrato (estaba a préstamo) antes de tiempo por una deuda. Y el mismo Giménez pudo haber liquidado la cuestión antes de los 20 minutos con un tremendo remate de tiro libre que hizo temblar el travesaño.

Belgrano fue eso y nada más. Se equivocó el conjunto cordobés en regalarle la pelota a San Lorenzo. Zielinski se cansó de gritar para que sus jugadores salgan del fondo, pero la cancha del Celeste era cada vez más chica. Igualmente, San Lorenzo tenía el control del balón pero no lo supo utilizar. Al menos en la primera parte, donde Nahuel Benítez era el único delantero en el área de Olave porque Salgueiro debía retroceder para juntarse con un Romagnoli que ponía más voluntad que juego. Tener la pelota no siempre significa dominar el partido y San Lorenzo casi que no despeinó al arquero de Belgrano.

Hasta que llegó el cabezazo ganador de Alvarado a los 19 del segundo tiempo que le regaló alivio a los más de dos mil hinchas que se vinieron hasta Córdoba y que empujaron con su aliento a sus jugadores en todo momento. Justo Alvarado, un ex Belgrano para equilibrar la balanza de la Ley del ex.

Con el empate se sintió más cómodo el equipo de Madelón. Y los botines de Romagnoli se encendieron como en las viejas épocas de gloria cuando la situación más lo requería. El Pipi brilló anoche. Tiró el corner del primer gol y generó, al dejar a tres hombres de Belgrano en el camino, la jugada que derivó en el penal de Maldonado a Chávez. El pie derecho de Ortigoza, implacable desde los doce pasos (convirtió los 19 penales que pateó en su carrera) no falló.

El 2 a 1 le dio justicia al resultado. Belgrano se acordó muy tarde de atacar. Y San Lorenzo volvió al triunfo justo a tiempo. Para demostrar que todavía puede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger