jueves, 22 de marzo de 2012

Racing no dio lugar a la sorpresa ante Patronato

En el sillón de su casa o en el tradicional restorán donde come tantas noches, Alfio Basile habrá aplaudido con fuerza. Y, seguro, elevó el tono de su voz cavernosa para gritar el segundo gol de Racing. Por la concepción de la maniobra. Por esa jugada que construyeron dos pibes, Valentín Viola y Luis Fariña. A puro talento, tirando paredes. Los Coco Boys cumplieron en la lluviosa noche de Salta. También, Lucas Licht, autor de un golazo de 40 metros. Y mientras el técnico se quedó en Buenos Aires prepando a los titulares de cara al duelo con Unión, los suplentes que dirigió Claudio Ubeda vencieron a Patronato y accedieron a los octavos de final de la Copa Argentina. Su rival será el asombroso Sarmiento de Chaco.

Lo mejor que produjo Racing estuvo en los pies de Viola. A los 20 años, el chiquilín de Moreno es un gran proyecto. Diego Simeone le dio pista, el Coco lo cobijó y anoche, lo ubicó como extremo. Y cada vez que se volcó por la izquierda, especialmente, dejó claro que no sólo tiene cohetes en sus zapatos; además, sabe jugar. Y rematar. A los 8, sacudió el poste derecho de Sebastián Bértoli. Fue una clarísima advertencia de que pronto llegaría el gol celeste y blanco.

Tres minutos más tarde, Viola encaró por la izquierda, superó a Gerardo Acosta, llegó al fondo y mandó un centro picante. En el corazón del área, la bajó Pablo Caballero y otro pibe, Fariña, infló la red a la carrera. Fue una jugada muy bien elaborada y resuelta por los pibes. Resultó un premio merecido porque Racing había sido superior en ese tramo.

También lo fue después del grito que emocionó a esos salteños que coparon las tribunas del Padre Matearena. Y Viola parecía imparable. Moviéndose por todo el frente de ataque, abriendo surcos en la defensa de Patronato, que sólo podía detenerlo con infracciones. Le faltó mayor severidad al árbitro Ariel Montero, que sólo sacó dos tarjetas amarillas en el primer tiempo.

De una falta a Viola se generó un tiro libre que Fariña remató por encima del travesaño. La pelota pasó a centímetros del horizontal. Y cuando daba la sensación de que Racing iba a marcar el segundo, falló la defensa. Jorge Torres se proyectó por la izquierda y metió un centro que halló la cabeza de Roda en el cielo del área. El atacante se elevó y se comió la marca de Licht, totalmente desubicado, y empató un partido que se le presentaba bravo al crédito de Paraná.

En el segundo tiempo, Racing controló la pelota. En todo momento. Con Yacob, aplomado en el medio después del indulto. Con Zuculini activo. Llegó el golazo de Fariña, tras el tiki tiki con Viola. Fue letal para Patronato, cuyo mix sólo inquietó a los defensores con bochazos. Y metió un golazo Licht, como cuando jugaba en Gimnasia. Y la Academia sigue adelante. Para el Coco que lo mira por TV.

Sarmiento de Resistencia dio la nota y eliminó a Arsenal

Sarmiento de Chaco dio la sorpresa: le ganó a Arsenal en cancha de Banfield y así logró seguir avanzando en la Copa Argentina. El equipo de Resistencia --que compite en el torneo Argentino B-- ya había eliminado, en las fases previas, a los formoseños San Martín y Sportivo Patria, Crucero del Norte de Misiones y Gimnasia y Esgrima de Jujuy.

Empezó amenazando el equipo de Sarandí y estuvo cerca de abrir el marcador con un fuerte zurdazo de Trombetta que salió rozando un poste y, luego, con un tiro de Cobo que se fue cerca. Pero el primer grito lo pegó Sarmiento, con un contraataque veloz, pase de Orzán y definición de Neri Bandiera, con un disparo cruzado. Fue el cuarto gol de Bandiera en esta Copa Argentina. Y poco después vino el segundo festejo chaqueño: centro desde la derecha de Orzán y Brizuela, anticipándose a la defensa rival, convirtió. La sorpresa, a esa altura, era absoluta.

En el segundo tiempo, Arsenal volvió a presionar y a llegar hasta el arco de Carreras. Intentó hacer valer la diferencia de categoría. Un frentazo del ingresado Benedetto fue despejado en la línea. Llegó el descuento, con un centro del mismo Benedetto cabeceado a la red por Claudio Mosca. Sarmiento, con un planteo ordenado y sólido, se defendió bien y Arsenal no pudo quebrarlo. Dos veces estuvo cerca el nigeriano Fatai Olushola. Uno de sus intentos que salió apenas desviado y el otro, un frentazo, fue rechazado en la línea.

Salvador Capitano, entrenador de los chaqueños, expresó tras la histórica victoria que "Arsenal es uno de los equipos mejor trabajados y que tiene un técnico fantástico. Era muy dificil, pero lo conseguimos. Para nosotros es muy importante haberle ganado a un equipo de Primera. Defendimos y contraatacamos. Los muchachos dieron todo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger