sábado, 10 de marzo de 2012

Estudiantes pudo festejar ante Lanús y saltó a la punta

Si de rachas se trata la historia en el fútbol argentino, habrá que empezar a mirar a Estudiantes. Si de equipos equilibrados se nutren los candidatos al título del Clausura, hay que apuntar al equipo de Azconzábal. Si con el triunfo de anoche Estudiantes llegó a la punta del campeonato y estiró a once partidos su invicto, es difícil que en La Plata no empiecen a levantarse ilusiones.

De a poco, con esa tozudez típicamente vasca, Estudiantes se va moldeando a la medida de su entrenador y va camino a lo que todo DT pretende lograr: identidad. Es cierto que no luce, pero tampoco descansa. No es agresivo, pero sabe herir; no se defiende correctamente pero tampoco es inocente. Y con sus limitaciones a la carga le alcanzó anoche para torcerle el brazo a Lanús. Ayer, además, en la defensa no estuvo Leandro Desábato, caudillo y DT dentro del campo de juego ante las ausencias de Verón y Braña.

Hay datos que resumen al conjunto del Vasco: en los once encuentros que lleva sin caer, sólo le hicieron cuatro goles. Equilibrio puro. También ataca, a cuentagotas y con el esfuerzo necesario. Anoche, en la primera parte, la Gata Fernández tuvo dos situaciones claras de gol, pero entre Marchesín (le ganó en el mano a mano tras una gran jugada con Enzo Pérez) y su mala puntería (definió fuerte abajo cuando la jugada pedía abrir el pie) hicieron que el partido le sea más complicado de romper.

Lanús, está visto, no es un elenco de medias tintas. O pierde o gana. Arrancó el Clausura con dos triunfos gigantes y ayer sumó su tercera derrota consecutiva (cuarta si se suma la Copa LIbertadores), capaz de hacer tambalear a su entrenador. No jugó mal Lanús, pero en buena parte de la historia pecó de amarrete. Y en eso también se lee lo que propone Schurrer, que tardó 66 minutos en incluir a Valeri, la joya que más lo hace brillar.
Aún así, con ese esquema 4-4-1-1 poco flexible, lo hizo figura a Mariano Andújar. Sobre todo porque a los cinco minutos de la segunda parte reaccionó cuando Estudiantes parecía haber entrado dormido.En ese lapso, cuando Pizarro era amo del mediocampo, Carranza definió con displicencia desde el punto del penal pese a tener tiempo y espacio para elegir el remate. Tapó muy bien Andújar, que cuarenta segundos después le sacó un buen cabezazo a Romero.

Después llegó ese gol de Sarulyte, que tras un buscapié que partió de la sensibilidad del pie izquierdo de Benítez, tocó al gol entre mil piernas. Tres minutos después pudo ser un golazo de Benítez, pero su bomba desde 30 metros pegó en el travesaño. No hizo falta demasiado más. Estudiantes, a pura efectividad, ya está en la cima. Habrá que seguirlo de cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger