viernes, 16 de marzo de 2012

El City se despertó demasiado tarde

El Manchester City, que perdía 2-0 en su casa ante el Sporting de Lisboa, reaccionó en el segundo tiempo y arañó la hazaña, pero finalmente fue eliminado pese a ganar 3-2. Matías Fernández, de tiro libre, y Ricky van Wolfswinkel marcaron los goles de la victoria parcial del equipo luso en la primera etapa. Luego el local lo dio vuelta con dos tantos de Agüero y uno de Balotelli de penal.

Los dirigidos por Mancini no lograron en la primera etapa quebrar la defensa de los portugueses, que formaron allí la base para llegar a cuartos de final. El City cometió allí muchos errores en defensa y careció de peso ofensivo, lo que lo dejó a cuatro goles de la clasificación. En ese momento, parecía un milagro darlo vuelta. Pero después esa posibilidad estuvo demasiado cerca.

En el complemento, la historia adoptó un dramatismo que ni el más optimista de los hinchas “Ciudadanos” hubiese imaginado 15 minutos antes. De la mano de Sergio Agüero, quien estuvo muy participativo, el equipo inglés fue en busca del gol “del honor” y lo encontró a los 14, cuando el propio Kun recibió un pase entre líneas de Yaya Touré, giró y remató al segundo palo para descontar.

Más tarde, a los 29, una falta dentro del área le otorgó una nueva chance al City para intentar verdaderamente una remontada, y Mario Balotelli la aprovechó al marcar el empate desde los doce pasos. Los de Mancini necesitaban todavía dos goles para lograr la hazaña y no se darían por vencidos, aunque debían lidiar con los eventuales ataques de los lusos, que amenazaban con liquidar la historia en cualquier momento.

Y a los 37, lo que era impensado al término del primer tiempo, se haría realidad sobre el cierre del encuentro. Nuevamente de la mano de Sergio Agüero, el equipo inglés dio vuelta el marcador y se puso a un gol del milagro, luego de que el delantero capturase un rebote luego de un córner y mandase la pelota al fondo de la red. Con mucho dramatismo, el City fue con todo en busca de la clasificación ante un Sporting de Lisboa que no podía creer lo que estaba sucediendo luego de tener la historia casi liquidada desde un comienzo. Aún así, los ingleses no lograron llegar al área rival con criterio.

La última jugada del partido fue para el infarto. El árbitro concedió un tiro de esquina para el local, que se instaló en el área para lograr la hazaña: el arquero Hart cabeceó y la pelota se fue rozando el palo derecho de Rui Patricio, que no tenía forma de tapar el remate. Fue así como el Manchester City estuvo a punto de clasificar a los cuartos de final pero se quedó con las manos vacías, cediendo el pase a la siguiente ronda a los lusos, que terminaron sufriendo mucho más de lo que imaginaban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger