jueves, 8 de marzo de 2012

Boca se quedó sin invicto

Y un día, el invicto de Julio César Falcioni en Boca se terminó. Y fue el mismo en el que el Xeneize volvió a vestir de fiesta a su Bombonera para recibir a la Copa Libertadores después de tres años. El Fluminense de Brasil se recibió de verdugo, con el 2-1 en Buenos Aires y cortó la racha de 36 encuentros sin perder del DT.

Deco, el brasileño nacionalizado portugués, fue uno de los responsables de que a Falcioni se le terminara la cuenta y que a Boca se le complicara la historia en esta Copa Libertadores. Porque el amigo de Lionel Messi, compañero en el Barcelona, dio una asistencia divina en el primer tanto del conjunto carioca y remató el partido con un disparo que Agustín Orion no pudo controlar.

El primero del Fluminense llegó a los 9 minutos de partido. Justamente Deco se dispuso a rematar un tiro libre y con astucia la puso en el centro del área. Allí estaba Fred, el goleador, para meter la cabeza y por el medio del arco convertir el 1-0, tras desprenderse de la marca de Juan Insaurralde.

Desde el gol, Boca se encontró con una situación que no vive muy a menudo, la de estar en desventaja. Pero se las ingenió para ir por el empate. Allí perdió a Riquelme, bien marcado por el equipo brasileño, con todos y cada uno de sus hombres colaborando para que el Diez no pudiera organizar el juego xeneize.

Pero Román apareció en el comienzo del complemento y de qué manera. Tras una maniobra individual camino al área, lo bajaron y él mismo se adueñó de la pelota en el tiro libre. La limpió, la besó, la acomodó y sacó un remate espectacular, fiel a su botín derecho. El disparo dio en el palo y en el rebote apareció Leandro Somoza para marcar el empate en el minuto 2.

La historia parecía ser otra, con el invicto a salvo. Pero Boca se durmió en el fondo y lo volvió a pagar caro. Wellington Nem encaró por la izquierda, dejó en ridículo a Matías Caruzzo y sacó un centro para que Deco entrara solo por el segundo palo y definiera a la carrera. Golazo del Fluminense. Dudas para el Xeneize, otra vez a los 9 minutos.

Otra vez en desventaja, a Boca le faltaron armas para ir por el empate. Román mejoró, pero los de arriba perdieron las que tuvieron. Silva contó con una en el primer tiempo y otra en el segundo que tapó el arquero Diego Cavalieri.

A Falcioni le queda ahora el consuelo de llevar 35 partidos en el ámbito local sin caer, contando los dos de la Copa Argentina. Pero también una preocupación de cara al futuro en la actual Libertadores. Tras el empate con el Zamora y la derrota de hoy, el panorama está oscuro. Tiene tiempo para revertirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger