viernes, 30 de marzo de 2012

El Athletic de Bielsa volvió a festejar a lo grande en Europa

Una considerable ventaja consiguió el Athletic Bilbao de Bielsa ante el Schalke 04, en Alemania, al vencerlo 4-2 en el partido de ida de los octavos de final de la Europa League. Llorente en dos ocasiones, Muniaín y De Marcos festejaron para los vascos; mientras que Raúl, también dos veces, gritó para los alemanes.

Con 4 partidos de liga de España seguidos sin conocer la victoria, el Athletic de Bilbao visitaba Gelsenkirchen para medirse al Schalke 04 en la ida de los cuartos de final de la Europe League, luego de superar de forma resonante los octavos de final al dejar en el camino al Manchester United.

La primera de riesgo, a los 12, fue para el local, que en el pie zuredo del delantero holandés, Klas Huntelaar, vio frustrado el grito de gol cuando su zurdazo se perdió afuera, cruzado y cerca del palo.

El primer avance serio de los vascos, pura contundencia, terminó en gol. A los 19, Iraola la abrió a la derecha para Susaeta, quien tiró un centro rasante, que, rebote en el arquero mediante, derivó en Llorente, quien mandó la pelota adentro.

Lo que un suspiro lo duró la alegría a los de Bielsa, ya que en la jugada posterior lo empató Raúl para el local, al aprovechar, bien de goleador, un buscapié enviado desde la derecha de su ataque.

El holandés Huntelaar se movía por todo el frente de ataque, sin darles referencia a los defensores del Athletic, a los que les costaba frenarlo. Un desborde de él por izquierda culminó en un centro de zurda que, tras desviarse en el zaguero Javi Martínez, terminó en las manos del arquero Iraizoz, quien debió esforzarse para retener la pelota. El juego de los alemanes complicaba a los jugadores del equipo del País Vasco, que no podían ser fieles a la idea de fútbol vertical y de ataque constante que defiende a rajatabla su DT. Sin la pelota, el trámite del encuentro se les hacía cuesta arriba.

Seguía costándole el partido al Bilbao en el complemento y esto, sumado, a algunas imprecisiones, atentaba contra sus intereses.

Sabido es que Raúl es un goleador implacable y que no perdona, cosa que volvió a ratificar cuando marcó el 2-1, al aprovechar un despeje corto de Amorebieta con una volea de zurda que se clavó contra el palo izquierdo de Iraizoz.

Al revés que en los primeros 45, al que no le duró demasiado la alegría de la victoria parcial, en el complemento, fue al local, ya que un gran anticipo de Llorente en el primer palo, que capitalizó un tiro de esquina desde la izquierda de su ataque, puso el 2-2.

Incluso con el partido peliagudo, y más allá de no mostrar lo mejor como contra el United, el Athletic iba y a los 35 tuvo su recompensa. Llorente cambió de frente de izquierda a derecha, Susaeta la metió en el área, el 1 local dio rebote y De Marcos empujó la pelota al gol y desató el festejo loco.

De contra, cuando los alemanes buscaban empatarlo, llegó el cuarto de los vascos. Desbordó Susaeta por derecha y, cuando todos esperaban su remate, se la dejó atrás y hacia al medio a Muniaían, quien con un derechazo alto le dio todavía más ventaja al Athletic para liquidar en San Mamés el pase a semifinales de la Europa League.

En Madrid, el Atlético de Diego Simeone también venció a un equipo alemán, el Hannover, pero sufrió para hacerlo, ya que Eduardo Salvio puso el 2-1 final recién en el último minuto de juego. Para el Colchonero, había abierto la cuenta el colombiano ex River, Rdamel Falcao, mientras que para los teutones había empatado Duiouf.

Central eliminó a Vélez por penales

Rosario Central se convirtió anoche en el último equipo en clasificarse para los octavos de final de la Copa Argentina. Pero recién logró quebrar a Vélez, que jugó con un equipo alternativo, en la definición por penales (5 a 4), luego de que los 90 minutos finalizaran 1 a 1. Ahora, Central enfrentará a Belgrano. Desde los doce pasos, para el equipo de Liniers anotaron Lucas Pratto, Francisco Cerro, Fernando Tobio y Brian Ferreira, y Manuel García se los atajó a Víctor Zapata e Iván Bella. Mientras que para Central convirtieron Matías Lequi, Gonzalo Castillejos, Julio Mozzo, Ricardo Gómez y Germán Rivarola (Paulo Ferrari lo tiró desviado).


Vélez arrancó ganando desde el vestuario. Apenas había transcurrido un minuto de juego cuando Jonathan Ramírez le metió un pase en profundidad a Pratto y el delantero definió con un derechazo.


El equipo de Liniers siguió manejando mejor la pelota, a partir de la superioridad que Cerro, Zapata y Bella establecieron en el mediocampo. ¿Central? Lo esperaba replegado, pero con dificultades para generarle peligro a través del contragolpe.


Con el correr de los minutos, Vélez se dedicó a lateralizar el juego en lugar de ser más incisivo y Central se fue animando de a poco. Hasta que, a los 37, llegó al 1 a 1 casi del mismo modo que Vélez se había puesto en ventaja: sin acumular méritos para ello. Un tiro libre de Jesús Méndez con forma de centro picó sin que nadie pudiera cabecearla y se le metió al sorprendido Montoya.


Tras el empate, Central mejoró y puso en aprietos a Vélez. Hubo un disparo de Omar Zarif que salió desviado y un mano a mano en el que Montoya le ganó a Monje tras un gran pase de Biglieri.


El arranque del segundo tiempo pareció una prolongación del final del primero: Central salió decidido a lastimar a Vélez. Y merodeó el arco rival con peligro en dos ocasiones ante un Vélez que recién cuando Zapata volvió a hacer pie, se paró mejor en la cancha.
Sin embargo, de a poco los arcos comenzaron a quedarle lejos a ambos equipos y el final encontró a Central más a gusto con esa definición por penales que le permitió festejar.

Boca dio una muestra de carácter ante Arsenal y se acomodó en la Copa

Actitud. Boca sacó adelante un partido durísimo ante Arsenal en la Bombonera. Se impuso por 2-0 a pesar de haber jugado casi una hora con un hombre menos por la expulsión de Leandro Somoza en el primer tiempo, cuando el duelo todavía estaba empatado. Dio una muestra de carácter, y sacó a relucir toda su mística copera. Pablo Ledesma y Juan Sánchez Miño anotaron los goles del equipo de Falcioni que ahora acumula 7 puntos y está segundo en el Grupo 4, detrás de Fluminense. Arsenal y Zamora quedaron lejos y casi sin chances.

Quedó rengo Boca con la expulsión de Somoza. Patricio Loustau le mostró la segunda amarilla a los 36 del primer tiempo tras cometerle una falta al colombiano Carbonero. Se quedó sin el cinco, un jugador clave en el Boca de Falcioni.

Hasta la expulsión... El partido era parejo. Boca dominaba terreno y balón, pero le costaba entrar en el área del arquero Campestrini. Arsenal se cerraba bien atrás apoyado en sus centrales Guillermo Burdisso y Víctor Cuesta. Pablo Mouche desbordaba, pero sus centros no eran precisos. Y la visita poco a poco fue creciendo. Se acomodó en el campo bajo el liderazgo de Leguizamón, la sociedad con Juan Pablo Caffa y Jorge Córdoba, y con orden y sacrificio supo poner en problemas al local.

Después de la expulsión... Boca aguantó lo que quedaba del primer tiempo. Pablo Ledesma y Walter Erviti se repartieron la mitad de la cancha para suplir la ausencia de Somoza. Y se notó equilibrado el trabajo del equipo, aunque sin pimienta adelante y Boca necesitaba un triunfo para acomodarse en la Copa.

Todo se resolvió en el inicio del segundo tiempo. Silva, siempre importante en el duelo físico con los defensores, tuvo la claridad para habilitar con un taco fantástico a Riquelme, que se metió en el área y definió con un toque a colocar al segundo palo. Campestrini amortiguó el remate de Román, pero la pelota quedó viva en el corazón del área chica. Y cuando parecía que Damián Pérez iba a despejar el peligro, Ledesma llegó con lo justo a pura velocidad a desviar el rechazo del defensor e instalar el 1-0 en la chapa, a los 4 minutos. Desahogo en la Bombonera.

Erviti se ubicó como cinco, a su lado Ledesma. Silva por momentos se paró ¡de ocho! para aguantar los ataques de Arsenal, que con la derrota casi se despedía del torneo. Ortiz había ingresado desde el vestuario y a los 9, con el 0-1, Alfaro mandó a la cancha a Emilio Zelaya en lugar de Espinoza. La visita al ataque, el local 4-4-1 con Riquelme como único punta.

Aguantó Boca. Aguantó con oficio, a lo Boca, evocando viejas (y no tanto) batallas por Copa Libertadores. Arsenal se repitió en centros que casi siempre despejaron Schiavi e Insaurralde, o descolgaba Orion. Falcioni puso a Juan Sánchez Miño (por Mouche) y reordenó al equipo. Después fue Cvitanich por Riquelme, para aguantar la pelota arriba. Y a los 43 liquidó el partido con una contra. Silva habilitó a Sánchez Miñoque definió de zurda ante Campestrini y selló el 2-0.

Sobre el final, Falcioni mandó a la cancha a Nicolás Blandi en lugar delTanque, que fue ovacionado. El uruguayo suma 720 minutos sin marcar, de hecho todavía no lo hizo en su nuevo club. Sin embargo, en la noche de la Bombonera fue determinante para que Boca, con diez jugadores, se lleve un triunfo clave que lo deja en las puertas de los octavos de final.

jueves, 29 de marzo de 2012

Viatri empezó a volver

Julio César Falcioni recibió esta mañana una buena noticia: Lucas Viatri volvió a hacer fútbol luego de la rotura de ligamento cruzado que sufriera el 16 de octubre de 2001, cuando Boca igualó con Belgrano en La Bombonera.

Viatri, que en las últimas semanas se entrenó en forma diferenciada, comenzó a darle a la pelota aunque desde el cuerpo médico avisaron que para su regreso oficial habrá que esperar alrededor de un mes y medio.

Poco a poco, Falcioni va recuperando soldados. Lucas Blandi ya está OK del desgarro que sufrió frente a Central Córdoba el 29 de febrero por la Copa Argentina. También está mejor Darío Cvitanich (distensión en el gemelo interno de la pierna derecha). Y ambos quedaran concentrados para el partido de mañana frente a Arsenal, por la Copa LIbertadores.

El Barsa apenas empató y la serie con el Milan sigue abierta

Barcelona, con Lionel Messi y Javier Mascherano desde el arranque, se fue de Italia con un empate en cero y mucha incertidumbre. En el Giuseppe Meazza y por los cuartos de final de la Liga de Campeones, el equipo de Josep Guardiola igualó con el Milan y dejó una serie totalmente abierta de cara a la revancha que se jugará en el Camp Nou.

El partido comenzó con un lindo ida y vuelta. Ya desde el inicio, Milan salió a presionar y a buscar la ventaja intentando sorprender a un Barcelona al que no se le puede dar ventajas. Y a los 2 minutos tuvo una chance inmejorable para abrir el marcador. El sueco Zlatan Ibrahimovic bajó un centro con su cabeza y Robinho, solo frente a Víctor Valdés, intentó definir con una volea que se fue muy por encima del travesaño. Era un gol cantado.

Tras el primer atisbo de peligro para el Milan, reaccionó el Barcelona. Messi tuvo un tiro libre a los 4, con tanta suerte que al ejecutarlo se cayó y le salió un lindo centro para Keita, quien no pudo llegar a definir.

Emparejados en situaciones, fue el equipo visitante el que se impuso en el juego y por inercia arrinconó a su rival. Lo tuvo Messi, pero eligió enviar un centro bajo que nadie pudo empujar. Lo tuvo Alexis Sánchez, pero tampoco consiguió quebrar el arco de Abbiatti.

Milan, asfixiado por el juego del Barcelona se decidió a marcar y a esperar la chance para salir de contra. Tiene jugadores de calidad para elegir diferentes alternativas de juego y lo hace bien en todo tipo de condiciones. Es efectivo, quizás no muy vistoso.

En el segundo tiempo la mano no cambió. Barcelona, desde el arranque tuvo la pelota y las situaciones. Y de a poco, el Milan se resignó a aguantar el empate en cero y quedar bien parado para la vuelta. Si iguala con al menos un gol en España, dará el batacazo del torneo y del año, eliminando al actual campeón de la Champions.

Por su parte, en el otro partido de esta tarde, Bayern Munich consiguió una victoria que casi lo deja en semifinales. Fue 2-0 sobre Olympique de Marsella, en Francia, con goles de Mario Gomez y Arjen Robben.

Grondona tiene su proyecto para cambiar los torneos

La idea de cambiar los torneos de Primera División sigue dando vuelta por los pasillos del edificio de la calle Viamonte. Tras la propuesta de Nicolás Russo, presidente de Lanús, que no tuvo el éxito esperado, apareció un nuevo proyecto y llega con mucho peso. Julio Grondona es su ideólogo y Humberto Grondona, quien le terminó de dar forma.

La idea de los Grondona llega con la premisa que quería Don Julio, la de mantener los promedios. Y en su bosquejo, que se presentó esta tarde en la AFA y que será tratada el martes 10 de abril en reunión de Comité Ejecutivo, aparece el regreso de los torneos largos. Se implementaría o la próxima temporada o la siguiente.

El proyecto del presidente de AFA habla de tres descensos por temporada a la B Nacional y la eliminación de las promociones. Pero esos descensos tendrían una particularidad. Dos irían para los peores promedios de las últimas tres temporadas, como rige actualmente, y el tercero sería para el último de la tabla general de cada temporada.

El regreso de los torneos largos es también una idea de Grondona. Pero allí no es tan inflexible como con los promedios. Y según trascendió desde AFA, los dirigentes no estarían conformes con la eliminación de los campeonatos cortos, temiendo por un mal arranque de sus equipos en el primer semestre de la temporada.

La B Nacional también tendría una modificación. Pasarían a ser 22 equipos, dos más que en la actualidad y también cambiarían la cantidad de descensos. El tema de los ascensos es un punto a tratar. Se habla de una posibilidad de que un equipo del Argentino A suba directo a Primera o que simplemente sean 3 ascensos para los mejores de la temporada.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Real Madrid no dio lugar a sorpresas y ya se siente en semis

Real Madrid no dio lugar a las sorpresas en Chipre. Le ganó 3-0 al APOEL en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. Aunque el resultado fue claro y merecido, le costó bastante al equipo de José Mourinho entrarle al conjunto revelación de la competencia más importante de Europa. La próxima semana, se jugará la revancha en el estadio Santiago Bernabéu.

Fue el dominador del juego desde el minuto cero y, por ende, consiguió las mejores situaciones en ataque. Sin embargo, el Real no pudo quebrar el cero en el arco de Apoel hasta el fragmento final del partido. En el primer tiempo, la primera chance clara la tuvo el argentino Gonzalo Higuaín, de cabeza. Pese a eso, el más activo del ataque merengue, en la generación del juego, fue el portugués Cristiano Ronaldo, mientras que el francés Benzema fue el que más situaciones desperdició. Un ejemplo de eso fue lo que pasó a los 32 minutos, cuando CR7 inició la jugada (sacándose tres hombres de encima) para el centro de Sahin que Benzema terminó con un tiro por arriba del travesaño, tras recibir en solitario e increíblemente perderse el primero.

En el complemento, el Real siguió en la búsqueda del gol. A los 11 minutos, dos oportunidades seguidas tuvo el equipo de Mourinho: la primera tras una pared entre Cristiano y Benzema que el francés terminó mal; y la otra por intermedio de un centro de Coentrao, que el delantero galo no pudo definir con precisión. Las situaciones se multiplicaron en el arco defendido por Chiotis pero el conjunto español seguía sin poder aprovecharlas.

Hasta que todo cambió a poco menos de 15 minutos para el final. Fue con la entrada del brasileño Kaká (en lugar de Higuaín), en un momento de inflexión en el partido. Es que tras su ingreso sí se le dio el gol a Benzema, quien de palomita definió un centro perfecto de Kaká. Como si fuera poco, el brasileño, cinco minutos después, ampliaría la ventaja (merecida) para poner 2-0 al Real Madrid. Antes del pitazo, Benzema reapareció para decretar el marcador final en un partido complicado que el equipo de Mourinho pudo sacar adelante recién en el final.

En el otro encuentro de esta tarde, Benfica, con Pablo Aimar y Nicolás Gaitán, perdió como local (1-0) con el Chelsea, que mejoró su imagen desde la llegada del italiano Roberto Di Matteo como entrenador. Mañana habrá otros dos partidos: Milan - Barcelona y Olympique de Marsella - Bayern Munich.

Dybala, la Joya de Instituto

A una edad en que muchos pibes escuchan música y salen con amigos, Paulo Dybala se divierte en la cancha. Con apenas 18 años, el pibe de Laguna Larga, Córdoba, es la figura de Instituto, el líder de la B Nacional. Con sus 168 centímetros, desafía a los defensores contrarios y los deja en ridículo. Pero, además, desde que llegó Darío Franco a su juego le agregó gol. 




Debutó en Primera contra Huracán, en la primera fecha. Y no faltó a ningún partido. Hizo 16 goles, uno menos que el experimentado Cavenaghi. Dos veces convirtió por triplicado (Atlanta Y Desamparados de San Juan, ambas como visitante). Su nombre ya suena en Europa. Su futuro es una incógnita. Su presente es brillante. ¿Cuánto tiempo le quedará a Dybala en el fútbol argentino? 






- ¿Siempre jugaste como delantero?


- Sí, en inferiores jugaba arriba pero más libre, rotando por todo el frente de ataque. Tenía mucha libertad para moverme, pero en Instituto debuté de 9. Me cambiaron la posición, pero no me molestó para nada. 


- ¿Y siempre como goleador? 


- No, si bien hacía goles no la metía tanto como por suerte la estoy metiendo ahora. 


- Si bien sos joven, ¿qué tenés que mejorar de tu juego?


- Mi carrera recién empieza, este es mi primer campeonato en Primera. Creo que tengo que aprender muchas cosas. Aguantar un poco más la pelota, puede ser una de ellas. Por mi físico no la puedo retener mucho y debo resolver en uno o dos toques. 


- ¿Cuál es tu fuerte?


- La velocidad, que me sirve para ganarle a los defensores y sacarles una ventaja.


- ¿Sos hincha de Instituto? 


- Sí, estoy en el club desde los 10 años. De chico era simpatizante de Boca, pero ahora soy de la Gloria. 


- ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?


- Ultimamente no tenemos demasiado porque estamos jugando los lunes. Entonces no se puede hacer mucho. Pero no estoy desesperado (jaja). Si jugamos viernes o sábado trato de salir. Me gusta ir a tomar algo con mis amigos. También me gusta el cuarteto, el grupo La Barra. Y también juego a la playstation. 


- Debe ser difícil mantenter los pies sobre la tierra, ¿cómo hacés?


- Recién tengo 18 años, el año pasado terminé el colegio. Hay que mantener la tranquilidad, seguir como hasta ahora. 


- ¿Te sorprende la campaña de Instituto?


- No, porque es un equipo humilde, que sabe lo que hace. Todavía no ganamos nada, quedan muchas fechas y muchos puntos en juego. Futbolísticamente destaco el buen juego. Es un plantel que no tiene jugadores de nombre, que no es como otros equipos grandes que tienen muchas figuras. Por suerte las cosas nos están saliendo bien.


- Y algunos te comparan con Messi. Son rápidos, goleadores, hacen de a tres...


- (jaja) Messi es un increíble. Me pone contento que me comparen, pero todavía tengo que aprender un montón de cosas para ser como él. 

River apuesta todo por volver a Primera. Pero su técnico, Matías Almeyda, dejó de lado fanatismos al afirmar que “Instituto es el mejor de la categoría”. Y lo fundamentó: “Cuando digo que en la B se juega bien, ellos representan la idea de jugar que tenemos muchos. Todos corren por igual, llegan y concretan”.

“A Instituto lo veo todos los partidos. Como amante del fútbol me gusta verlo, pero estoy tranquilo porque cuando jugamos contra ellos en Córdoba merecimos ganarle por dos goles", agregó Almeyda en una entrevista con Radio 9. “Instituto está primero, y hoy es el mejor de la categoría. Nosotros jugamos bien pero nos está faltando un poquito más”, siguió.

Sobre las expectativas que había generado River antes de que comenzara el campeonato, Almeyda explicó: “Algunos pretendían que River lleve 15 puntos de ventaja, todos queremos eso, pero le faltan el respeto a los otros, que trabajan, estudian y pueden jugar mejor que nosotros. El torneo es muy difícil. Con Gimnasia empatamos y ya comenzaban a decir cosas que no son ciertas. Empatamos y se empiezan a tejer otras cuestiones, si hoy termina el torneo estamos en la A y ese es el objetivo".

Al respecto, el técnico se refirió a las supuestas internas en el plantel. “Tengo fe en la unión del grupo porque somos todos frontales, jugadores y cuerpo técnico. No desconfiamos entre nosotros y eso es algo fundamental, luchamos entre todos por un mismo objetivo. Cuando salen esos comentarios sabemos que son para destruirnos. Tenemos que estar juntos, esperar el próximo partido y demostrar que se equivocan con esas calumnias que provocan", cerró.

martes, 27 de marzo de 2012

Higuaín y Cristiano Ronaldo, en la mira del Chelsea

A 20 puntos de los punteros Manchester United y City, el actual campeonato terminó hace rato para el Chelsea. Por eso Roman Abramovich, dueño del equipo, empieza a pensar en cómo reforzar el plantel para la próxima temporada. Y según el diario Telegraph, el magnate está considerando enviar una oferta al Real Madrid por Gonzalo Higuaín y Cristiano Ronaldo. Se habla de una cifra inicial de 100 millones de euros por el pase de los dos futbolistas.

La noticia que ya recorre el mundo dice que todavía no hubo contacto entre las partes y que, por las dudas, Abramovich también tiene un plan B. La floja campaña del Chelsea, que todavía está jugando la Liga de Campeones pero está quinto en la Premier, habría impulsado al millonario a provocar semejante revolución.

¿Se puede dar la operación? Muy difícil. Hay varios interesados en Higuaín, que alterna la titularidad con Benzema. Juventus había manifestado su interés pero todavía no hay nada en concreto, aunque el delantero ya avisó que necesitaba ser titular. Lo de Cristiano es todavía más complicado, ya que Real Madrid lo compró por 94 millones...

Por las dudas, Abramovich baraja otra posibilidad, la de contratar la dupla que forman Ezequiel Lavezzi y Edison Cavani, del Napoli. Y también se habla de Radamel Falcao. Claro, siempre y cuando, Real Madrid le diga que no por sus dos estrellas.

"El segundo gol me lo comí yo"

Agustín Orion debe haberse ido con una sensación extraña de la cancha de Boca. Es que el arquero fue uno de los artífices de que su equipo no caiga como local en el Clausura por segunda vez consecutiva, en esta ocasión ante Lanús. Pero a la vez fue uno de los culpables de que los del Sur consigan la igualdad, tras el córner ejecutado por Regueiro que el uno salió a buscar demasiado lejos sin poder anticipar a Goltz, quien de cabeza puso el empate para los de Schurrer.

"No me gusta hablar de temas individuales, pero reconozco que el gol del empate me lo comí yo", admitió Orion en diálogo con Radio 9. Además, agregó: "En la jugada previa, Camoranesi me felicitó porque le tapé un gol hecho. Lástima que me equivoqué en la jugada del tiro de esquina".

De esta manera, el portero del equipo de Falcioni llegó a los 7 goles recibidos en idéntica cantidad de partidos disputados del torneo, recibiendo
así mayor cantidad de goles que los recibidos en el Apertura 2011, cuando Boca salió campeón por última vez, que fueron 6 en 19 fechas.

A pesar de todo, el arquero de Boca no dramatiza la situación respecto de las críticas que recibe el equipo y señaló: "Lo importante es la solidez del grupo, que está muy fuerte". Y, en cuanto a una probable rotación de jugadores para enfrentar a Estudiantes el fin de semana que viene, Orion manifestó sus deseos de estar: "Yo no tengo problemas en jugar, pero esa es una decisión que debe tomar el técnico".

Godoy Cruz salvó un punto ante Olimpo

Godoy Cruz pudo rescatar en el segundo tiempo un empate ante Olimpo de Bahía Blanca. Fue 1-1 en el estadio Malvinas Argentinas, en un partido de ida y vuelta que lo tuvo al bahiense con el triunfo en el bolsillo hasta que el local supo reaccionar.

En el inicio del encuentro Olimpo se plantó ofensivamente ante Godoy Cruz, que se dedicó a esperar, aunque la primera llegada fue para el local cuando a los 14, Matías Ibáñez se lo tapó a Rubén Ramírez, que ingresó solo.

La velocidad de Andrés Franzoia era un problema para el fondo del conjunto de Nery Pumpido. Así, Olimpo tuvo una chance a los 24 con un centro de Eduardo Casais para el cabezazo de Néstor Bareiro que se escapó por arriba del travesaño. Y otra sobre los 33 con un desborde de Franzoia por izquierda que atajó Ibáñez.

Pese a tener menos la pelota, Godoy Cruz estuvo cerca a los 34 con Ramírez, tras pase de Caruso, que desperdició una oportunidad solo frente al arquero, que contuvo el balón. Sobre el final de la etapa, Franzoia se lo perdió en una contra, mientras por el medio llegaba Bareiro para definir.

En el complemento, Pumpido mandó a la cancha a Facundo Castillón para tener mayor profundidad en ataque. Pero la iniciativa siguió siendo de Olimpo.

Sobre los 15, Julio Furch remató desviado y un minuto más tarde Rolle tiró desde afuera del área y atajó Ibáñez. Pero lo empezó a emparejar Godoy Cruz con el trabajo de Diego Villar y Ariel Rojas, ingresado al comenzar el complemento.

Así empezó un ida y vuelta que levantó la temperatura de un cotejo que hasta ese momento había sido flojo. Por los 18, un cabezazo de Ramírez dio en el travesaño y a los 19, Rolle se lo perdió de contra.

Pero a los 26, el propio Rolle iba a abrir el marcador, al tomar un rechazo afuera del área y batir la resistencia de Ibáñez.

Tras el gol, a los 31, Marcos Litre se perdió el segundo entrando por izquierda, que podría haber sellado el marcador, y Olimpo lo lamentó. Porque a los 34, Castillón metió un buscapié y Ramírez la empujó para el 1-1 final.

Con este resultado el conjunto bahiense, apremiado con el promedio (1.109), sigue en zona de descenso directo, aunque con este empate sumó su primer punto de visitante. Mientras que los locales continúan con una floja tarea en el torneo, ya que su racha llegó a ocho partidos sin ganar.

Vélez se quedó sin punta y sin invicto por la ley del ex

Vélez tuvo su noche negra, perdió la esperanza de llegar a la punta y el que festejó fue Newell's, que sumó su tercer triunfo consecutivo y se prendió también en la lucha del Clausura, con 13 puntos, a dos de Estudiantes, único líder. El equipo del Tata Martino merecía los tres puntos desde mucho antes, pero lo encontró en el minuto final, de forma agónica y a través de Pellerano, aprovechando un nuevo error de Vélez en una jugada de pelota parada. Si bien es un resbalón, una caída, un golpe importante y la pérdida del invicto, para el equipo de Gareca el crédito continúa y sigue siendo uno de los candidatos.

El partido se jugó al ritmo que quiso Newell's, que sorprendió a Vélez con un plantel táctico inteligente de Martino, presionando, jugando la pelota segura y buscando los espacios que dejaba Vélez. Uno de ellos, a espaldas de Augusto Fernández y por delante de Cubero lo aprovechó Víctor Figueroa, que complicó siempre metiendo diagonales. Es que además el conjunto de Gareca no tuvo la circulación de pelota de siempre, un poco por deficiencias propias y otro poco por méritos de su rival. Lo mejor de Vélez fue el doble cinco conformado por Cerro y Zapata, quitando y distribuyendo el juego. Pero en cambio el Pocho Insúa estuvo muy impreciso, jugando de espaldas al arco y un par de errores suyos generaron contraataques peligrosos para los rosarinos. Juan Manuel Martínez tenía que tirarse muy atrás para tomar contacto con el balón y algunas de sus gambetas funcionaban bien pero muy lejos del arcos y otras quedaban perdidas en medio del desorden. Como Obolo, demasiado sólo luchando con los centrales rivales.

Sin la precisión y sin la profundidad característica de Vélez, las mejores chances fueron para Newell's. La más clara a los 16 minutos, cuando tras un error en la salida de Insúa que comprometió a Cerro, Sperduti se adueñó del balón, le metió un pase en cortada perfecto a Víctor Figueroa, quien falló en remate final. Después, dos veces probó Pablo Pérez desde afuera del área y otros remates de Urruti y Víctor Figueroa se fueron apenas desviados. Vélez, acostumbrado a generar muchas situaciones, apenas contó con un cabezazo de Ortiz al lado de Peratta que se fue apenitas desviado.

Nada se modificó en el segundo tiempo. Newell's mantuvo la iniciativa, se mostró mejor parado y manejó mucho mejor la pelota. ¿Qué le faltaba para ganar al equipo de Martino? Un poco más de precisión en el último cuarto de la cancha, cerca del área de Barovero. Figueroa siguió siendo un problema para la contención de Vélez, en especial por el sector derecho.

Quedó la imagen fue de un Vélez desconocido. Lejos fue la actuación más floja del año del equipo de Gareca. No tuvo la precisión y la circulación de pelota de siempre. Acostumbrado a jugar por izquierda con las subidas de Emiliano Papa, le costó a los pasadores de pelota confiar en el juvenil Bíttolo, que no tuvo una mala actuación pero no fue una alternativa en ofensiva. Tampoco se le puede atribuir la ausencia de Papa a las fallas generales de un equipo que se conoce de memoria.

El empate parecía el mejor negocio para Vélez, teniendo en cuenta el pobre nivel colectivo. Pero estaba claro que no era la noche del equipo de Gareca. En el último final se quedó con las manos vacías. Como contra Unión en Santa Fe hace dos semanas, falló tras un tiro de esquina. Le ganaron en el salto en la primera jugada, el lateral izquierdo se quedó clavado al lado del palo habilitando a todos (antes Papa ahora Bíttolo) y el remate final de Pellerano llegó con suspenso: travesaño y pique atrás de la líneas. Gol. Y festejo de Newell's.

lunes, 26 de marzo de 2012

El Catania de los argentinos sigue de racha

Cuando parecía que Napoli se llevaba una victoria clave que lo ubicaba como el único tercero, detrás de Milan y Juventus, el Catania de los argentinos sacó pecho en el San Paolo. Quedaban 15 minutos y el local estaba 2-0 arriba, pero un cabezazo de Nicolás Spolli le dio vida al visitante. Y a cinco del cierre, el ingresado Lanzafame gritó el definitivo 2-2.

Tras un primer tiempo parejo en el que escasearon las situaciones de peligro, lo mejor lo aportó Juan Pablo Carrizo, que le ahogó los gritos de gol a Lavezzi, Cavani y Hamsik. Pero hubo poco fútbol y mucha lucha. Catania apostaba a llevarse un puntito y seguir sumando.

El panorama cambió en el complemento. Precisamente a los 15 minutos, con el tremendo derechazo de Dzemaili, que se metió arriba lejos de Carrizo. Luego, a los 22, Cavani definió con un toque y estableció el 2-0. ¿Partido liquidado? Ni ahí. Porque Catania reaccionó y le puso suspenso al partido con un cabezazo de Spolli que se coló en el ángulo. El premio -inmerecido- para la visita llegó a los 39, tras otro tiro de esquina. La pelota quedó boyando en el área chica y el recién ingresado Lanzafame le rompió el arco de De Santis.

Así, Catania extendió a siete los partidos sin derrotas (4 victorias y 3 empates). Y la racha incluye a Carrizo, que todavía no perdió desde que llegó al equipo que tiene una colección de argentinos: Nicolás Spolli, Mariano Izco, Sergio Almirón, Alejandro Gómez, Gonzalo Bergessio y Pablo Barrientos, todos titulares. Luego ingresaron Adrián Ricchuti y Ezequiel Llama. Para el local jugaron desde el arranque Hugo Campagnaro, Federico Fernández y Ezequiel Lavezzi, éstos dos últimos fueron reemplazados y no terminaron el encuentro.

Los otros partidos de este domingo: Atalanta 2 - Bologna 0, Cesena 2 (Santana) - Parma 2 (Paletta), Chievo 1 - Siena 1, Genoa 2 (Belluschi y Palacio) - Fiorentina 2, Lazio 1 - Cagliari 0 y Novara 0 - Lecce 0.

Principales posiciones: Milan 63 puntos, Juventus 56, Lazio 51, Udinese y Napoli 48, Roma 44, Catania 42 e Inter 41. 

Demichelis, figura de un Málaga que sube y sube

Después de mucho tiempo, Martín Demichelis encontró su lugar. Es en el mediocampo del Málaga, el equipo sensación de la Liga de España, el que conduce el chileno Manuel Pellegrini. El mismo equipo que este domingo superó por 2-1 al Espanyol como visitante y se instaló en zona de Champions.

No había comenzado bien la historia para el Málaga, que dio vuelta un partido complicado. Un tiro libre de Coutinho, a los 23 minutos, sorprendió al arquero argentino Wilfredo Caballero -dejó la cancha lesionado tras esta acción- y puso arriba al Espanyol. Pero Málaga emparejó las acciones y estuvo cerca del empate. Isco y Maresca estrellaron sus remates en el palo.

En la segunda parte, el Espanyol de Pochettino dominó al Málaga, que no daba pie con bola. Hasta que Pellegrini metió mano en el banco: ingresó Van Nistelrroy y salió Maresca. Y la variante le otorgó rápidos beneficios. El holandés facturó en la primera que tocó, cuando se jugaban 30 minutos. Pero la gran alegría para la visita llegaría 120 segundos después, cuando Demichelis se encontró con un rebote y la mandó al fondo de la red.

Si algo le faltaba a Demichelis para convertirse en el jugador más destacado, ocurrió en el tiempo de descuento. El cordobés se vistió de bombero y evitó el empate del uruguayo Pandiani. Málaga ganó otra vez. Sube y sube. Está en zona de Champions.

En el primer partido de este domingo, Zaragoza le puso freno al Atlético de Madrid del Cholo Simeone. El único gol lo hizo Atonó, de penal, en el tercer minuto de descuento. El Colchonero quedó en el octavo puesto, con 39 puntos.

El Athletic de Bilbao de Marcelo Bielsa dejó pasar una gran chance de volver a acomodarse en puestos de clasificación a las copas europeas, ya que el Sporting Gijón le empató el partido prácticamente sobre la hora, con un gol de Lora. Para los vascos, que fueron locales, había abierto la cuenta, en el complemento, De marcos. En la primera etapa, el arquero visitante, Juan Pablo, le había contenido un penal al hábil Iker Muniaín.

Con este empate, los de Bielsa volvieron a sumar luego de tres derrotas seguidas, pero perdieron la oportunidad de alcanzar en el séptimo lugar de la tabla al Español que dirige Mauricio Pochettino.

Estudiantes pegó otro grito en La Paternal

Estudiantes vuelve a saborear el regreso a la cima de las posiciones en el Clausura. Arrancó ganando en La Paternal, se lo empató Argentinos, pero lo terminó ganando en el segundo tiempo por un gol de Raúl Iberbia. Fue 2-1 para que el Pincha pegue el salto a la punta, aunque sea por un rato, hasta que jueguen Boca y Tigre.

El primer gol del partido llegó tras una mano de Pablo Barzola dentro del área, que el árbitro Saúl Laverni no dejó pasar a los 3 minutos. Boselli fue el encargado de ejecutarlo y de marcar el 1-0 para Estudiantes, pese al esfuerzo de Luis Ojeda.

Pero tras el gol, Argentinos reaccionó. Primero tuvo una rápida chance para descontar, pero Fabián Bordagaray erró un tanto increíble. A los 9 minutos, el ex River se encontró con un Mariano Andújar muy adelantado, al que intentó superar por arriba. Pero su remate, con el arco libre, se fue apenas desviado.

La revancha para el equipo de Leonardo Astrada iba a llegar a los 26 minutos. Berardo ganó en el área tras un centro de Bordagaray y marcó el 1-1.

En el segundo tiempo, Estudiantes volvió a ser el del comienzo del primero y a los 11 minutos tuvo la chance de desequilibrar. Mariano González sacó un remate desde afuera que pegó en un defensor. El rebote lo tomó Matías Sánchez, quien sacó un centro al área chica y allí apareció Iberbia para empujarla.

Estudiantes no contó con Juan Sebastián Verón y Enzo Pérez, uno lesionado y otro con asuntos personales. El conjunto del Vasco se mantiene invicto en el Clausura, al igual que Tigre y Vélez.

Tigre dejó en Sarandí la punta y la chance de alcanzar a San Lorenzo

Tigre dejó el invicto y la punta del Clausura y volvió a quedar en zona de descenso directo, tras caer ante Arsenal por 1-0, en Sarandí. El único gol del encuentro fue convertido por el defensor Guillermo Burdisso, a los 19 del segundo tiempo. Tigre, en tanto, terminó con diez jugadores por la expulsión de Gastón Díaz a los 37 de la etapa inicial.

En el primer tiempo el equipo de Gustavo Alfaro se mostró más ordenado y tenía la iniciativa. Por esta razón su rival se tuvo que conformar con el contraataque para generar sus llegadas. A los 30 segundos, Emilio Zelaya remató cruzado y Javier García la sacó al corner. En el envío de esquina de Caffa, el colombiano Carlos Carbonero estuvo a punto de abrir el marcador.

De contraataque Tigre tuvo tres chances: a los 9, por un tiro de Diego Morales que atajó Cristian Campestrini; a los 16, con un disparo de Leandro Díaz a pase de Román Martínez que desvió el arquero; y a los 24, cuando tras cesión de Leandro Díaz, Martín Galmarini enganchó, remató y Víctor Cuesta la sacó en la línea.

Arsenal contestó a los 29 con un tiro libre de Luciano Leguizamón que atajó García. Y por los 35 el visitante llegó con un centro de Gastón Díaz para el cabezazo de Maggiolo.

Dos más tarde, Gastón Díaz se fue expulsado por doble amonestación y el local se envalentonó con dos ocasiones: a los 43 con un centro de Hugo Nervo que remató Carbonero y tapó García; y a los 46 con una jugada de Leguizamón que también tapó el arquero de Tigre.

En el complemento comenzó mejor Tigre, pese a estar con diez jugadores. A los 2, Román Martínez de buena posición la tiró afuera y por los 5 Diego Morales remató de media distancia y, tras rozar en un defensor, la pelota se fue pegada al palo.

Pero a los 19, Adrián González ejecutó un tiro libre desde la derecha y Burdisso, de cabeza, no se equivocó para poner el 1-0. Casi aumentó Arsenal, seis minutos después (se lo volvió a perder Carbonero solo frente al arco tras centro de Leguizamón) y Tigre lo pudo empatar a los 32, cuando entró Galmarini sin marca por el medio y su tiro lo atajó Campestrini.

Con este resultado, Tigre perdió la punta del torneo y volvió a quedar en descenso directo (había salido en la fecha pasada luego de más de una rueda) con un coeficiente de 1,206, con lo que aventaja solamente a Olimpo de Bahía Blanca (1,111). Mientras que Arsenal (12 puntos) con este triunfo, el tercero consecutivo (venía de ganarle a Godoy Cruz en Mendoza y a Banfield, ambos por 1-0), elude los puestos de abajo y engrosó su promedio.

Colón frenó la racha de Independiente con una goleada

En Santa Fe, Colón goleó 3-0 a Independiente con goles de Chevantón, Moreno y Fabianesi y Mugni. Así, el local obtuvo su segunda victoria del certamen, mientras que los de Avellaneda no pudieron sumar de a 3 por tercera ocasión en fila.

Arrancó picante Colón. Y este inicio del partido se lo debía a Javier Chevantón, que en el cuarto minuto pateó apenas desviado un tiro libre por afuera de la barrera que se perdió afuera, cerca del poste izquierdo del 1 de Independiente, Diego Rodríguez. Apenas unos instantes luego, el barbado delantero uruguayo volvió a inquietar, cuando dejó en el camino a uno de los zagueros del Rojo y elevó su tiro por encima del travesaño.

Contestó el equipo visitante minutos luego, cuando una contra velocísima encabezada por Patito Rodríguez derivó en un buen remate desde afuera del área de Godoy, pero la pelota no encontró el arco y salió alta. Eran promisorios los primeros instantes en el Brigadier Estanislao López.

El ritmo del partido continuaba en alza y una vertiginosa corrida de Patito dejó al hábil media punta mano a mano con el arquero Pozo, que se lució cuando fue abajo y le manoteó la pelota. De nuevo Rodríguez tuvo una sobre la media hora, cuando cebeceó un centro que envió desde la derecha Monserrat, pero no tuvo puntería y la pelota fue mansa a las manos del arquero sabalero. De nuevo Pozo se esforzó para evitar la caída de su valla.

Cuando peor la pasaba el local, un desborde y centro de Higuaín desde la derecha terminó en los pies de Chevantón, quien con un zurdazo con categoría acomodó la pelta cerca del poste derecho de Rodríguez para que el público local grite bien fuerte. Cerraba mal el Rojo los primeros 45, pese a dejar una buena imagen.

El complemento resultó peor: otro gol de Colón llegó a los 10 minutos, con un tiro lejano de Iván Moreno y Fabianesi que en el trayecto se desvió en Velázquez y descolocó a Velázquez.

En apenas cinco minutos quedó en evidencia que el Independiente había sentido el golpe: Lucas Mugni llevó la cuenta a tres. De allí al final, los de Cristian Díaz buscaron con dignidad, pero sin reservas anímicas ni físicas, y los de Néstor Sensini se conformaban con conservar la diferencia. Otra mala para los de Avellaneda fue la justa expulsión de Pellerano, por juego brusco.

Colón obtuvo así su segunda victoria en el certamen: no ganaba desde la tercera fecha, ante Olimpo (luego hilvanó un empate en el clásico ante Unión, una caída ante Newell`s Old Boys y la polémica igualdad cosechada la jornada pasada ante San Lorenzo).


A Independiente, en cambio, se le terminó la buena racha que coincidía con la llegada de Cristian Díaz en reemplazo de Ramón, y que incluía dos triunfos: el histórico 5-4 sobre Boca Juniors en la Bombonera y el más reciente 2-0 ante Belgrano de Córdoba.

Boca no pudo con Lanús y se quedó con las ganas de ser puntero

Boca sabe que se vienen días de kilometraje ilimitado, de valijas siempre armadas, de maratónicos compromisos. Intuye Boca que, si avanza en las dos Copas, pasará mucho tiempo lejos del hogar dulce hogar. Por eso, por todo eso, ayer ante Lanús quería dejar las cosas lo mejor acomodadas posibles. Cuanto más tuviese la casa en orden, mejor. Eso intentó; eso fue lo que no le salió.

Tuvo todo para ganarlo con el mínimo esfuerzo (iba 2 a 0) y, sin embargo, necesitó de todas sus energías para no perderlo. Usó todo el potencial, se cansó, no ganó, casi lo derrotan y no llegó a la punta. En síntesis, no hizo negocio. La casa sigue desordenada: se ve en los resultados y ahora encima le cuesta ganar en la Bombonera.

Después del minuto de silencio, desde Sarandí llegó el gol de Arsenal. Ese cabezazo de Burdisso ante Tigre le daba la oportunidad de estar a tiro de la punta en soledad. Pero algo, en su interior, se ve que intuían. Porque Boca salió como una tromba, decidido desde el vamos a comérselo crudo a Lanús. Como si supieran que la victoria lo dejaba en los más alto de la tabla.

El tema es que salvo cuando la pelota era acariciada por el botín derecho de Riquelme, lo de Boca era más músculo que ideas nítidas. Todo empuje, garra, contagio. Múltiples ansiedades. Esa aceleración desmedida, de todas maneras, lo hizo adelantarse en el marcador. Bombazo del 10, volada espectacular de Marchesín. Córner rapidito de Mouche. Toque de Riquelme. Centro de Mouche que nació como tal pero que terminó -por esas cosas del fútbol- metiéndose por detrás del arquero de Lanús.

Siguió pisando el acelerador a fondo Boca. Tres minutos después del primero, cayó el segundo. La jugada arrancó en Clemente Rodríguez, siguió con Román y con un taco de Silva. Mouche cerró los ojos y le pegó. El rebote le quedó a Román: pirueta y gol de derecha.

Parecía cosa juzgada. Parecía... Porque este Boca, que nada tiene que ver con aquel Boca de Bianchi o con el Boca campeón de Falcioni, no está seguro atrás. Lanús, que no se resignó, enseguidita nomás le puso suspenso a la cuestión: centro pasado de Carlos Araujo para la cabeza goleadora de Pavone. Gol. Festejo de cara a los hinchas de boca (le hizo el gesto de silencio), quienes cada vez que tocaba la pelota se mofaban por el descenso a la B que sufrió con River. Y no se lo empató en el epílogo de la primera etapa fue gracias a Orion: el arquero le tapó un mano a mano a Valeri tras impecable contra edificada por Camoranesi.

Boca, en el complemento, no pudo maquillar las falencias defensivas. Las contras de Lanús eran picantes. Pavone volvió a quedar frente a Orion, pero el tiro del Tanque rebotó en el pie del 1. De ese córner, vino la igualdad: Goltz aprovechó una salida fallida de Orion y anotó desde las alturas.

Lanús no aflojó. Fue por más. Le entró por los costados una y otra vez, muchísimo más después de la roja a Clemente. Sólo le faltó el punch final. Pudo haberlo ganado. Lo mereció. En definitiva, le terminó haciendo precio a un Boca que está claro que no es el que era.

domingo, 25 de marzo de 2012

Tevez no pudo torcer la historia esta vez

Después del triunfo sobre el Chelsea en la vuelta de Carlitos Tevez, Manchester City necesitaba un triunfo en su visita al difícil Stoke City. Pero el partido le presentó muchas dificultades y se tuvo que conformar con un punto, que le da la posibilidad de alcanzar en la punta al Manchester United pero con un partido más.

Tevez volvió a ir al banco en el partido de esta tarde, donde Zabaleta fue titular y el Kun Agüero quedó excluido hasta de los suplentes por precaución debido a una molestia.



La chance de gol más concreta del primer tiempo tuvo como protagonista a un argentino, pero no fue ninguno de los dos más cotizados del City. A los 40 minutos, Zabaleta salvó sobre la línea el gol cuando un corner casi se le mete al arquero Hart.
Recién en el segundo tiempo llegaron las emociones más fuertes. Primero fue con un golazo descomunal de Crouch, quien a los 13 minutos dominó la pelota a unos 25 metros del arco y clavó la pelota por encima del arquero Hart.

Para el City, que necesitaba la victoria para tratar de meterle presión al Manchester United en la pelea por la punta de la Liga, fue un duro golpe. Le costó reponerse y, a quince minutos del final, el DT Mancini decidió darle una nueva oportunidad a Tevez para ver si podía torcer la historia. Fue un ingreso con suerte, porque a los 31 Yaya Touré consiguió la igualdad con un remate desde afuera del área que se desvió en un defensor.

Después el resultado no se movió. El 1-1 dejó al City con la misma cantidad de puntos que el United, pero con un partido más. Los de Ferguson tendrán la posibilidad el lunes, cuando reciban al Fulham, de ampliar a tres puntos su ventaja.

El Barsa de Messi liquidó al Mallorca y no afloja en la pelea

Y, de golpe, la liga española se puso muy caliente. Es que Barcelona logró nuevamente tres puntos con el aporte de su máxima estrella y flamante goleador histórico, Lionel Messi. El equipo catalán venció por 2-0 al Mallorca, con un gol del rosarino (fue clave en el otro), y ahora, al menos por unas horas, el Real Madrid líder quedó con una ventaja de sólo tres unidades.

En el arranque del partido, el local salió lanzado a intentar dañar al Barsa, como buscando no quedarse a esperar que el escolta del Real Madrid haga su juego. Pero con el correr de los minutos, como suele suceder, el fuego del Mallorca se fue apagando y el equipo de Pep Guardiola comenzó a merodear por el área rival cada vez más seguido.

A los 12, Messi casi factura por un error en la salida del local. El rosarino llegó hasta el área chica y probó de zurda, pero se encontró con una buena respuesta del arquero Aouate. Sin embargo, doce minutos más tarde el Barsa se puso 1-0: la Pulga ejecutó un tiro libre desde la derecha y la pelota atravesó toda el área sin, aparentemente, tocar en otro jugador. El arquero, apurado por la entrada de Alexis, no llegó a sacarla. Y la red se sacudió. Las placas de la TV le dieron en principio el gol al chileno, pero éste no la tocó.


En el segundo tiempo, cuando el Barsa iba por más, se quedó con diez por la expulsión de Thiago por doble amarilla. Quedaban 35 minutos por delante y, con el ánimo renovado, el Mallorca fue por el empate ante un equipo catalán que retrocedió. A veinte del final, Guardiola optó por sacar a Pedro y reemplazarlo por Keita.

Sin embargo, aún con un jugador menos, el Barsa es el Barsa. Y con el mejor del mundo en cancha, generó peligro y liquidó el asunto a diez minutos del final, con Piqué que aprovechó un rebote en el palo izquierdo de Aouate tras un remate del propio Messi. Un triunfo sin mucho vuelo, pero triunfo al fin. Y muy valioso.


Luego de que Real Madrid llegara a llevarle 13 puntos de ventaja al Barcelona, su único perseguidor, este resultado dejó a los catalanes a sólo tres unidades, al menos hasta que esta tarde los de José Mourinho jueguen su partido ante la Real Sociedad, un equipo de mitad de tabla que no tendría que generarle problemas en el Santiago Bernabéu.

Pipita liquidó los fantasmas y volvió el Real de las goleadas

¿Qué mejor manera de dejar una racha de dos empates consecutivos que una goleada? Ninguna. El Real Madrid aplastó 5-1 a la real Sociedad con goles de Gonzalo Higuaín, dos de Karim Benzema y dos de Cristiano Ronaldo, que alcanzó los 101 festejos con el equipo Merengue en la liga de España. Así, los de José Mourinho mantienen al Barcelona, que en las últimas dos semanas le descontó 4 unidades, a 6.

No le costó demasiado a los dirigidos por José Mourinho quebrar la resistencia del equipo del País Vasco, ya que en el minuto 6, Pipita Higuaín recibió un pase de Benzema, su compañero de ataque. y cuando ponía un pie en el área grande definió abajo al primer palo, el izquierdo del arquero chileno Bravo para sentenciar el 1-0.

Lejos de ceder el dominio, el equipo Merengue iba por más y Cristiano Ronaldo buscaba se 100° gol con la camiseta de Real Madrid, que casi logra a los 29, cuando un cabeceó un centro desde la derecha del laetral Sergio Ramos, pero no pudo afinar lo suficiente la puntería y la pelota salió cruzada y desviada.

De todos modos, el grito de la estrella portuguesa llegó a los 32, cuando sacó provecho de una buena habilitación y se metió en el área de la Real Sociedad por la izquierda para definir al palo opuesto. El 2-0 refelejaba lo que sucedía en cancha.

La Real Sociedad no era rival para el equipo de Mourinho, por lo que el 3-0 no le pareció extraño que llegara a nadie. Esta vez le tocó a Benzema demostrar que para definir no tiene ningún tipo de problema, dado que ganó la posición luego de un pelotazo largo y toco la pelota suavemente por sobre el cuerpo del 1 visitante. Lo que sí fue llamativo fue que los visitantes, un minuto luego, descontaran. Quien marcó fue Prieto, con un remate desde afuera del área que se desvió en la cebaeza de Sergio Ramos y se clavó arriba, cerca del ángulo izquierdo de Iker Casillas.

Volvió a pegar fuerte en el comienzo del complemento el Real, ya que Benzema volvió a demsotrar que defeine como un pez nada en el agua y marcó el 4-1. Decir que el partido ya estaba liquidado era una verdad de perogrullo y sólo restaba saber cuántos goles marcaría el equipo blanco.

Insaciables, los de Mourinho iban por más y, justamente, el más voraz de sus jugadores, Cristiano Ronaldo, desde dentro del cuadrado mayor visitante, puso su segundo y la chapa 5-1.

Unión goleó en Avellaneda y salió de la zona caliente

En el cumpleaños 109 de Racing, no habrá torta ni rostros felices. No habrá festejos, en definitiva. Y eso que estaba pronosticado un día bien alegre. Parecía haber comprado todo el cotillón para celebrar a lo grande. Parecía que su equipo volvía a prenderse en ese pelotón de los que quieren pelear arriba. Parecía que con el regreso de Giovanni Moreno encendería más luces. Parecía que anoche, en su casa, podía ratificar su camino de victorias iniciado dos jornadas atrás. Todo parecía, pero se encontró con un Unión que, en su afán de evitar el descenso, lo sorprendió en el comienzo y dejó en evidencia sus innumerables carencias.

Once segundos. No existen los merecimientos en ese lapso. Once segundos. Todavía se veía el humo de los fuegos artificiales que iluminaron Avellaneda antes del primer pitazo de Carlos Maglio. Once segundos tardó el equipo de Frank Kudelka en abrir el marcador. En once segundos, este partido pareció dejar de ser normal. Sebastián Saja, el capitán, la figura, el que nunca duda, dudó en la primera jugada de la noche, y Matías Martínez terminó empujando el balón para que ingrese a su propio arco. De esta manera, Unión, con ese grito deseado pero inesperado, potenció su estrategia: plantarse firme atrás y jugar de contra ante un Racing que venía entonado por sus victorias ante All Boys y Olimpo, las dos por 3 a 0.

La vuelta de Giovanni Moreno (ausente los dos últimos encuentros) perjudicó futbolísticamente a los dirigidos por Alfio Basile. Contradicciones en las palabras: el máximo generador de juego le quitó juego al equipo. Con Gio en la cancha, su compatriota, Teófilo Gutiérrez, perdió ese rol protagónico que había tenido en las dos anteriores felices presentaciones, en las que, retrocediendo en el campo de juego, el delantero colombiano volvía a reconciliarse con su nivel. Anoche, en ataque, la situación fue muy diferente: los recursos de los locales para generar peligro en el arco de Enrique Bologna fueron tiros desde larga distancia: a los 13 minutos probó Patricio Toranzo, a los 16 Iván Pillud y a los 18 fue el turno de Lucas Castro. Ninguno encontró la red.

Unión, para colmo, no sólo se aprovechó de las carencias ofensivas de sus rivales, también le sacó el jugo a los errores defensivos. Toranzo se iba para el mediocampo, más cerca de Agustín Pelletieri, dejando solo a Pillud por la banda derecha. Kudelka, atento, mandó a Paulo Rosales por ese sector, y la visita comenzó a obtener sus frutos. El segundo gol surgió allí, en esa porción de la cancha. Y fue una joya: lindo pase de Rosales, lindo pase de Diego Jara y linda definición de Jorge Velázquez para el 0-2 y para otra contradicción en las palabras: el equipo santafesino, hasta ese entonces, pateó una vez al arco y metió dos goles.

La diferencia se pudo ampliar cerca del final de la primera etapa, cuando Bologna desperdició un tiro desde el punto de penal. La diferencia se amplió a los 3 minutos del segundo tiempo, gracias al cabezazo de Jara y a la pasiva marca de Matías Martínez.
Los tres goles sentenciaron el partido. Poco importó la expulsión de Juan Pablo Cárdenas, a los 9 de la segunda parte. Poco importó que Basile, en el entretiempo, haya apostado por Federico Santander y Bruno Zuculini (en lugar de Moreno y Toranzo) para juntar a los once nombres que le habían dado los triunfos en este Clausura. Poco importó el penal a favor, ese intento de resurrección, que Teófilo Gutierrez no pudo canjear por gol. La derrota ya estaba sellada.

Rafaela le da un golpe durísimo a San Lorenzo

Duro. Muy duro fue el golpe que Rafaela le propinó a este San Lorenzo que busca escaparle a los puestos de la zona caliente, los del descenso y la Promoción. Si bien el Ciclón arrancó en ventaja por el oportuno tacazo de Bueno, su nivel se fue desinflando, y con el cabezazo de Fontanini y el zurdazo de Carrera, el equipo de Forestello volvió a la victoria tras cuatro partidos.

Debieron esperar unos minutos una vez que salieron a la cancha, en Santa Fe, Atlético Rafaela y San Lorenzo, ya que la cantidad de serpentinas y papelitos arrojados al campo de juego impedía que se pudiera jugar.

Gritó bien fuerte, de movida, el equipo visitante, ya que a los seis minutos, Salgueiro apuró un tiro de esquina desde la derecha. El Pipi romagnoli la recibió atrás y sin demorar metió un buscapié en el área, que encontró el taco de Bueno para que los de LEo MAdelón griten bieen, pero bien fuerte, el primero.

Siguió apretando San Lorenzo y a los 14, en la cabeza de Salgueiro, tuvo el segundo, cuando de nuevo Romagnoli se disfrazó de asistidor. El cabezazo del delantero uruguayo, algo pifiado, salió cruzado y desviado.

Rafaela recién inquietó a Nereo Champagne a los 19, cuando los zagueros Alvarado y Meza se molestaron y malograron un despeje que derivó en Gandín, pero cuando el Chipi quiso definir fue bien atorado por el arquero visitante.

El local comenzó a crecer. Primero, un cabezazo de Carignano, luego de un córner de Nico Castro se fue por encima del travesaño, y luego fue el volante quien elevó un remate por encima del horizontal. Los de Forestello arrinconaban a los de Madelón y en ese marco fue que no fue raro que a los 38, con un buen cabezazo, el zaguero Fontanini empate el partido.

Al igual que en los primeros 45, fue San Lorenzo el primero en insinuar peligro en el arco rival en los segundos. Ortigoza buscó profundo y sobre la derecha a Adrián Martínez, que enganchó para el medio pero el zurdazo que soltó fue manso a las manos de Sara.

Todo lo que el partido tenía de luchado, le faltaba de nivel de juego. Un tiro de Fissore, desde afuera del área, fue la aproximación a un arco más peligrosa en 20 minutos. Otro remate, de Nico Castro, salió cerca del poste izquierdo del 1 visitante. Con poco, Rafaela se las ingeniaba para ser más que San Lorenzo.

Cuando parecía que el empate era inamovible, a falta de 5, Sara voleó, la pelota picó cerca de la media luna del área del Ciclón, Gandín la bajó y Carrera la punteó de zurda para meterla pegada al palo derecho.

Como un mazazo, así le cae al equipo de Madelón esta derrota. Tigre, de vencer mañana a Arsenal en Sarandí, alcanzaría a los de Boedo en el promedio, mientras que Rafaela, con estos 3 puntos en el bolsillo, lo superó.

River mereció más, pero no pudo festejar ante Gimnasia

Vibrante. El choque en el Bosque de La Plata entre Gimnasia y River fue electrizante en un primer tiempo que se jugó a todo o nada, al filo y de ida y vuelta. El equipo que conduce Pedro Troglio llegaba quinto y necesitaba ganar para acercarse a Quilmes y Central, los que están en Promoción. Los de Matías Almeyda iban por tres puntos para saltar a la cima y después esperar que Instituto, el líder, deje puntos en el camino.

Pero el Lobo le iba a hacer sentir la presión a River en el Bosque. El local salió a quemar físico y energías de entrada. A correr tras los jugadores de camiseta blanca y banda roja como perros de caza. Y bajo el liderazgo deAlejandro Capurro, se impuso en el campo de juego rival. Recuperaba la pelota rápido y trataba de golpear con velocidad.

Pensó un juego vertical Gimnasia. Pases en profundidad, rápidos; dos o tres toques para atacar y nada más. No le importaba la posesión del balón, ni atacar con paciencia, ni esperar "el momento". Palo por palo. Golpe por golpe. Nico Cabrera complicó por derecha a espaldas de Juan Manuel Díaz. Y con una pelota paradagritó un gol que quedó atragantado por posición adelantada de Marcelo Goux en el inicio del partido.

Pasaron los minutos y River se acomodó en el partido. Un 4-3-1-2, con Ponzio de cinco, Sánchez y Ocampos por los costados. Domínguez más Cavenaghi más Trezeguet arriba. También el Millonario era un equipo pensado para atacar mucho y rápido. Le tocó jugar el rol delcontragolpeador al principio y después fue protagonista, aunque sin sorpresa.

La más clara fue para la visita, a los 27. Tras un rechazo en el área luego de una pelota parada de Gimnasia. Cavenaghi salvó un lateral y de volea sacó la contra. Dominguez descargó para Ponzio que cambió de frente para Sánchez. El uruguayo envió el centro al área y Trezeguet sólo y definió de cabeza, cruzado; pero afuera. Un jugadón perfecto, excepto por la resolución final del francés, correcto en el concepto y errático en la práctica. Sobre el final, Gimnasia probó con un par de tiros libres al área que Macaluso cabeceó desviado. Se notaba que al Lobo se le había acabado la nafta en el primer tiempo.

Intentó mantener el ritmo el Lobo en el complemento. Y lo logró por algunos pocos minutos, donde contó con sus mejores opciones para abrir el marcador. Casi siempre a través de una pelota parada de Nico Cabrera. Pero Daniel Vega respondió bien en el arco de River y ahogó los tenues intentos de su rival.

Otra vez la jerarquía de River y la falta de "piernas" en Gimnasia, inclinaron la cancha contra el arco de Monetti. Sin embargo, el Chori Domínguez estuvo apagado y bien contenido por Capurro. A Cavenaghi no le salía una. Y en el fondo, Goux y Macaluso con vehemencia y violencia despejaban el peligro. Alemyda movió el banco: Aguirre por Ocampos. Y el pelado en la primera que tocaba recibió un planchazo de Goux que Toia sancionó con roja directa. El Lobo se quedaba con diez cuando faltaban 13 para el final. Afuera Vella, adentro Funes Mori, para aprovechar el hombre de ventaja.

Pero lo mejor de River pasó por la cabeza de David Trezeguet. El francés fue el que más cerca del gol estuvo, ganándole de arriba a Oliver Benítez, el que ingresó para tapar el hueco que había dejado Goux. Pero sobre el final, el que tuvo el triunfo en sus pies fue Martín Aguirre. Tras un desborde por derecha de Sánchez tras un pase de Trezeguet, llegó el centro atrás, al corazón del área. Sólo, Aguirre definió de derecha, casi adentro del área chica. Monetti, que volvía del palo, sólo tuvo que levantar las manos para evitar el goly salvar el empate para Gimnasia en el Bosque. Increíble. Al final fue 0-0, River sigue sin poder ganarles a los de arriba y aunque es puntero junto a Instituto, si los cordobeses le ganan el lunes a Desamparados en San Juan estirarán a tres puntos su ventaja en la cima.

sábado, 24 de marzo de 2012

“Desesperación es llamar a Tevez tras cinco meses de vacaciones”

Es sir Alex Ferguson pero también un técnico con sangre en sus venas. Cansado de que le hablen de “desesperación” por hacer que Paul Scholes volviera a jugar cuando ya se había retirado del fútbol, el técnico del Manchester United apuntó los cañones contra el City, su máximo rival en la Premier League, por el caso de Carlos Tevez.

“Si hablan de desesperación, ellos jugaron con un jugador la otra noche que se negó a entrar a la cancha, cuyo técnico dijo que él nunca más jugaría y que se tomó cinco meses de vacaciones en Argentina. ¿Qué es eso? ¿Puede catalogarse eso bajo la descripción de desesperación?”, les preguntó Ferguson a los periodistas.

Sobre la presencia de Scholes nuevamente en el United, contraatacó: “Si es desesperacióntraer de vuelta al mejor mediocampista de Gran Bretaña de los últimos 20 años, entonces creo que podemos aceptar eso de la desesperación”. La liga inglesa y la lucha entre los dos equipos de Manchester está, sin dudas, más caliente que nunca.

Banfield y All Boys aburrieron en el Sur

Produjeron poco y cosecharon poco. Banfield y All Boys le dieron forma a un partido chato, sin luces, olvidable. Y el punto que sumaron con el 0 a 0 los dejó en la misma situación incómoda que antes: Banfield salió del último puesto pero si Atlético Rafaela le gana a San Lorenzo, lo dejará en el sótano de la tabla; y All Boys sigue peligrosamente cerca de la zona de Promoción.

Banfield vive inmerso en un clima de nerviosismo que nace en las tribunas y se traslada al campo de juego. Atacó casi siempre con desorden, despojado de la paciencia que se necesita para progresar con claridad. Jonatan Gómez fue pura electricidad, pero nunca logró erigirse en el conductor que el equipo pide a gritos. Walter Acevedo terminó tirando centros cuando es el que tiene que dar el primer pase. Diego De Souza, que debería ser el enlace, se tiró al piso como un lateral. Y Rodrigo López, el encargado de hacer goles, anduvo con la vista por el cielo viendo si de casualidad le llegaba alguna pelota.

Banfield apenas tuvo dos chances de gol en el primer tiempo. Un remate de Andrés Chávez fue tapado por Nicolás Cambiasso y luego el arquero dio rebote ante un disparo de De Souza y después atoró bien a Chávez, quien la tiró por arriba casi desde abajo del arco.

Las presencias de Matías Pérez García y de Martín Morel como doble enlace, y de Mauro Matos en la delantera parecían prometer un All Boys peligroso en ataque. Pero esa idea ambiciosa de José Romero no tuvo su correlato en la cancha porque los defensores abusaron de los pelotazos largos. La pelota nunca circuló con limpieza por el mediocampo y entonces su búsqueda resultó poco clara.

Recién a partir de los 40 minutos All Boys dijo presente en el área rival con riesgo verdadero. A los 41, Mauro Vigliano anuló correctamente un gol de cabeza de Maximiliano Coronel por una infracción previa del ex defensor de River. Y en el último minuto de la etapa inicial, Juan Pablo Rodríguez, que estuvo más atado que de costumbre, habilitó a Matos, quien perdió en el mano a mano con Christian Lucchetti.
Jonatan Gómez desperdició una oportunidad inmejorable en el arranque del segundo tiempo y a partir de entonces el desarrollo cayó en un pozo de imprecisiones y rechazos continuos.

Cambiasso dijo en la semana que empatando todos los partidos se salvarán del descenso y All Boys pareció jugar preso de ese pensamiento: arriesgó poco y nada.

Banfield al menos tuvo la voluntad de buscar más, pero sus jugadores están sintiendo la presión de una campaña que preocupa a sus hinchas a futuro pero también para el mediano plazo: San Lorenzo, que está en Promoción, se le puede poner a siete puntos.

"Siempre tenés que tener un plan B"

Alejandro Sabella reapareció públicamente tras el triunfo de la Selección en el amistoso frente a Suiza, en Berna, el pasado 29 de febrero. Tras aquél partido quedaron más dudas que certezas. Pero los tres goles de Lionel Messi (su primer hat trick con la camiseta de Argentina) y el triunfo por 3-1 maquillaron el juego irregular del equipo.

Sin embargo, tras el ensayo ante Suiza, no queda claro cuál será el sistema que utilizará Argentina, ni los intérpretes. En Berna, la dupla de centrales (tras la marginación de Martín Demichelis y la lesión de Nicolás Burdisso) fue conformada por Ezequiel Garay y Federico Fernández. Argentina plantó un 4-4-2 con Maxi Rodríguez y José Sosa como volantes externos y Rodrigo Braña y Javier Mascherano como internos. Messi fue acompañado por Sergio Agüero adelante y fueron lo mejor del equipo.

Con respecto al sistema, Sabella se definió como un entrenador "pragmático", refiriéndose a que debe poder adaptar al equipo a diversos sistemas.

"¿Qué es jugar bien? Para mí es que el defensor se la dé al volante, y el volante se la dé al delantero. Siempre por abajo. Pero no siempre se puede hacer eso y tenés que tener un plan B", explicó. "Hablé con Guardiola, con Simeone, con Luis Enrique, con Arsene Wenger; y vi muchos entrenamientos. La idea general es salir jugando desde abajo, lograr el juego asociado. Y es una idea que en general nos gusta. Pegarle para arriba e ir al rebote no es una cosa que estéticamente nos gusta. Pero hay que estar preparado para hacerlo. Porque hay momentos en los que el rival te presiona, y tenés que salir. Después es cuando podés aprovechar para hacer tu juego", agregó y otra vez dejó dudas: ¿Cuál es la idea de juego que defenderá la Selección? ¿Cuáles serán sus convicciones?

Con respecto a la defensa, Sabella contó que Martín Demichelis no está descartado: "Yo siempre digo que más allá de ser el entrenador, nunca me voy a olvidar de que fui jugador. Así que de ninguna manera está descartado. Lo vamos a seguir observando y si lo necesitamos lo vamos a llamar. Observamos a todos los jugadores", confesó. Y sobre la posibilidad de que Mascherano juegue en el puesto de central derecho o líbero –como lo hace en Barcelona- Sabella respondió: "No lo descarto para nada, todo lo contrario. Lo he observado y ha jugado muy bien. Lo tengo en consideración para jugar tanto con línea de tres como con línea de cuatro. Es como tener dos jugadores en uno. En vez de jugar con 11, tenés 12", analizó.

La falta de precisión en las declaraciones de Sabella al programa Líbero, de TyC Sports, dieron lugar a las especulaciones. El técnico de la Selección había dicho que mientras Carlos Tevez no tuviera continuidad no iba a ser considerado, pero ahora que volvió a jugar en el Manchester City, Sabella no se manifestó al respecto ¿lo llamará? ¿Jugará con un 4-4-2? ¿Qué pasará con el sistema cuando Angel Di María recupere su forma? ¿Considerará un 4-3-3 con Messi, Agüero e Higuaín? ¿Quiénes serán los centrales? ¿Y los laterales? ¿Quién tiene chances y quién no? ¿A qué jugadores siguió por Europa? ¿Y del ámbito local? ¿Qué idea defiende Sabella, qué convicciones les inculcará a los jugadores? No dio precisiones sobre estos temas el "pragmático" DT de la Selección Argentina.

viernes, 23 de marzo de 2012

Entre las dudas, Riquelme parece la única certeza

Boca piensa en el partido con Lanús el domingo a las 20.30 en La Bombonera, pero también tiene un ojo puesto en el trajín de partidos que se le viene en las próximas semanas. Por eso, Julio César Falcioni no quiere arriesgarse de más y definirá el equipo de acuerdo a los jugadores que estén al ciento por ciento. Por eso, por ahora, el único regreso confirmado sería el de Juan Román Riquelme, que no se quiere perder un partido más.

En la práctica de fútbol de esta mañana en Casa Amarilla -prefirieron cuidar el césped de La Bombonera-, el técnico de Boca puso en cancha a Orion; Roncaglia, Sauro, Insaurralde y Sánchez Miño; Rivero, Somoza y Erviti; Riquelme; Mouche y Silva. Mientras que Schiavi (para no sobrecargarlo muscularmente), Clemente Rodríguez y Cvitanich practicaron diferenciado.

En ese once, con respecto al último partido, se aprecian tres cambios: el de Sauro por Schiavi, aunque el Flaco jugaría, Rivero por Ledesma –en la decisión más complicada que le espera al DT porque ambos están en un buen momento- y Riquelme por Chávez, quien hizo el primer gol de la práctica, con un tiro que pegó en el palo, en la espalda de Orion y entró. El entrenamiento, al final, terminó 1-1 porque a los 35 minutos (de un partido que duró 40) Erviti marcó el empate para los titulares.

Vélez se desahogó en el final y quedó a un paso de octavos

Vélez se pareció a la versión de Los Caballeros de la Angustia del siglo XXI. Pero, a diferencia de aquella Máquina de River de los años 40, que según cuentan las crónicas de la época hacía los goles cuando quería, alcanzó el desequilibrio cuando pudo, justo dos minutos antes del pitazo final. Aunque lo mereció largamente, le costó mucho superar a Deportivo Quito y así sumó tres puntos fundamentales para afianzarse como líder del Grupo 7 y quedar bien parado de cara a la clasificación a la próxima ronda.
Vélez tiene un estilo de juego claramente reconocible: circulación de pelota, cambios de frente, búsqueda ofensiva. Esa impronta tiene dos caras. Una, la que mostró en los primeros partidos del año e incluso en el último encuentro ante Unión, la de la contundencia en el arco rival. Y la otra, un excesivo celo por tratar de definir todas y cada una de sus situaciones de gol en el área chica, pero sin poder quebrar el arco rival. Algo de esto último le pasó durante buena parte del partido de anoche. Y la cara que sigue sin mostrar es la del remate de media distancia, su cuenta pendiente.

Anoche dispuso de la posesión de la pelota durante casi todo el desarrollo ante un rival que llegó a Liniers con una línea de cinco defensores y la clara intención de cerrarle los espacios y luego intentar acertar en algún contragolpe. Y en los primeros doce minutos Vélez se pareció mucho a un aluvión: generó cuatro situaciones de gol, una de ellas el gol que el brasileño Wilson Seneme le anuló a Augusto Fernández por una posición adelantada de Mauro Obolo que no existió.

En ese lapso resultó fundamental la tarea de Augusto Fernández, quien en su regreso demostró que su presencia sobre el costado derecho del mediocampo pueda resultar muy valiosa. El pergaminense desequilibró constantemente con su gambeta y le dio frescura a los ataques por ese andarivel.

Pasado ese tramo en el que Vélez no logró hacer la diferencia, Deportivo Quito se acomodó mejor. Y en ello tuvo bastante que ver el movimiento táctico que hizo Carlos Ischia, quien mandó a Mauricio Folleco a patrullar desde cerca los movimientos de Fernández. Vélez perdió claridad y empezó a incurrir en algunas imprecisiones que le nublaron el camino.

Sobre los 23, una réplica visitante terminó con un remate de Matías Alustiza que obligó a una buena intervención de Barovero.

Antes del cierre de la etapa inicial, Federico Insúa quedó solo ante Elizaga pero resolvió mal.

Después del descanso, el desarrollo siguió siendo bastante parecido al del tramo final del segundo tiempo: Vélez buscando, aunque no siempre con la imaginación deseada, y el equipo ecuatoriano esperando. A los 9, Vélez se lo perdió tres veces en la misma jugada: Elizaga le tapó un tiro a Insúa, el palo devolvió un remate de Augusto y luego Isaac Mina despejó un disparo de Obolo.

Deportivo Quito sólo lo inquietó con otro remate de Alustiza ante el que Barovero volvió a responder bien, a los 19. Y Vélez siguió yendo y yendo. Cuando parecía que la desesperación le haría resignar dos puntos, Fernando Ortiz bajó de cabeza un centro de Sebastián Domínguez (antes había pegado un trompazo descalificador) y Juan Manuel Martínez le dio el triunfo con un zurdazo muy festejado.

Godoy Cruz consiguió un punto en Medellín que lo mantiene a flote

Si todos jugaran así... No cambia Atlético Nacional aunque las condiciones previas le permitan especular. Ataca con toque y velocidad, sin importarle sus fragilidades atrás. Apuesta Godoy Cruz, también priorizando la propuesta antes que sus temblores defensivos. Así salió el 4-4 de hace unas semanas en Mendoza. Así salió el 2-2 de anoche que fortaleció el liderazgo de los colombianos. Una igualdad que no le vino mal a los mendocinos porque siguen dependiendo de sí mismos. Eso sí, ahora deberán ganar los dos partidos: a Universidad de Chile en el Malvinas Argentinas y a Peñarol en el Centenario.

De entrada, Cardozo quiso dársela de cabeza a Torrico, se quedó corto y el filoso Mosquera clavó el primero. Y casi se dio algo parecido después que Pezzuti se lo tapara al desequilibrante Castillón. Porque otra vez Cardozo durmió y lo anticiparon, pero en este caso Mosquera pateó apenas desviado.

En esa ruleta de ocasiones peligrosas, a Godoy Cruz el desarrollo en general le cantó su número. Es que ahí nomás empató con un tiro libre de Curbelo que se filtró entre la barrera y le impidió a Pezzuti reaccionar. Había otro intercambio de situaciones que lo favorecería. Porque a los 32 no le cobraron a Godoy Cruz un penal en contra gigante de Curbelo a Diego Alvarez (reemplazante del lesionado Pabón) y a los 34 los mendocinos metieron la segunda puñalada, con una linda definición cruzada de Castillón, aprovechando la lentitud de Bernal para despejar un pase de cabeza de Rojas.

Merecía Atlético Nacional el empate. Godoy Cruz cometía demasiadas faltas: recibió ocho amarillas y una roja. Hasta que una infracción grosera de Nico Sánchez a Rentería derivó en un penal que Mosquera hizo un 2-2 que no se alteró. Y eso que el gol sobrevoló ambas áreas hasta el final.

Los casos más controversiales de Mourinho contra los árbitros

"Es muy fácil sacarnos tarjetas. Con nosotros la amarilla es roja, lo que no es nada es amarilla y tenemos suerte de que no haya naranjas porque tendríamos también más que nadie", definió una vez José Mourinho a la relación entre los árbitros y los entrenadores. El técnico del Real Madrid tiene un largo historial de quejas y reclamos contra los jueces de la UEFA, y ahora también contra los de la Liga de España.

Tras el escándalo ante el Villarreal, luego del 1-1 en El Madrigal que dejó a su Real Madrid como único líder, pero ahora a seis puntos del escolta Barcelona, el archivo refleja que lo del técnico portugués contra los árbitros tiene larga data.

Mourinho se queja seguido de los árbitros. La semana pasada despotricó contra la terna arbitral tras el empate con Málaga. Y al cuarto árbitro en el triunfo por 1-0 sobre Rayo Vallecano lo había tildado de "arrogante". Sin embargo, hay cuatro casos que son los más controversiales en la carrera de Mourinho.

Como técnico de Chelsea disputó las semifinales de la Champions League ante Liverpool. Fue 0-0 en Stamford Bridge y en la revancha, en Anfield Road, Luis García marcó la única diferencia (después los Reds serían campeones de la edición 2004/2005) con un gol en el que el balón nunca traspasó en su totalidad la línea de meta. "El juez de línea anotó ese gol. Nadie sabe si ese tiro rebasó la línea, y se debe estar 100 por ciento seguro para marcarlo. Ese gol vino desde la luna, desde las gradas de Anfield", declaraba Mourinho tras su eliminación.

En la temporada pasada, tras perder por 2-0 la semifinal de ida de la Champions League ante Barcelona (dos goles de Messi), Mourinho explotó en la conferencia de prensa contra el árbitro alemán Wolfgang Stark, contra el Barsa, contra la UEFA y contra todo aquél que asomara. "Estamos hablando de un equipo fantástico -el Barcelona-, que nadie cambie mis palabras, pero no entiendo por qué en un partido como hoy, equilibrado, hace lo que ha hecho. Los árbitros en el fútbol están para asegurar la igualdad entre todos. Después que gane el mejor", aseguraba el técnico luso.

"Sí, ya estamos eliminados. Algunas veces me da un poco de asco vivir en este mundo, pero es nuestro mundo. Tendremos que ir a Barcelona con todo nuestro orgullo, sin Pepe que no ha hecho nada, sin Ramos que no ha hecho nada y sin su entrenador que no puede estarse en el banquillo", añadió en aquella oportunidad Mourinho, que se había ido expulsado tras reclamar por una roja al defensor Pepe, tras una plancha sobre Dani Alves. "Hoy ha quedado demostrado que ante el Barcelona no tienes ninguna posibilidad. Porque la UEFA no deja a ninguno de los otros equipos jugar contra ellos. No entiendo por qué. No sé si es la publicidad a Unicef, no sé si es porque son muy simpáticos...", reclamaba.

Pero de aquélla singular rueda de prensa, Mourinho se quejó de un partido del que no fue parte. Le tiró con munición pesada a Josep Guardiola: "Ha ganado una Champions que a mi me daría vergüenza ganarla", dijo en referencia a la de 2009. Es que en la temporada 2008/2009 por las semifinales de la Champions, Barcelona sacó adelante un partido muy complicado ante Chelsea, que ya era dirigido por el sucesor de Mourinho en el equipo de Londres, el holandés Guus Hiddink. En Stamford Bridge el árbitro noruego Tom Henning ignoró dos penales claros por manos de Piqué y Eto'o y otras cuatro supuestas faltas en el área que dejaron muchas dudas. El Barsa alcanzó el 1-1 con un golazo de Iniesta a los 93' y se metió en la final, en Roma, donde vencería al Manchester United.

El antecedente más escandaloso y más reciente de Mourinho contra un árbitro fue en enero. Por los cuartos de final de la Copa del Rey, en el Camp Nou, Barcelona igualó 2-2 con Real Madrid y se clasificó a semis (después logró el pasaje a la final que definirá ante el Athletic de Bilbao de Marcelo Bielsa el 25 de mayo). Ese 25 de enero, Mourinho se fue al estacionamiento del estadio y esperó por el juez del encuentro, Fernando Teixeira Vitienes. Lo increpó y le gritó: "Vaya artista, como te gusta joder a los profesionales". Así es Mourinho.

jueves, 22 de marzo de 2012

Simeone pudo más que Bielsa

Atlético de Madrid, dirigido por Diego Simeone, derrotó a Athletic Bilbao, conducido por Marcelo Bielsa, 2-1 de local, con goles del delantero colombiano Radamel Falcao -ex River Plate-, en un partido jugado por la 29va. fecha de la liga española de fútbol de primera división.

Falcao, que fue titular, marcó a los 5m y 27m del segundo tiempo y alcanzó las 19 conquistas en el certamen, 15 menos que Lionel Messi, máximo goleador con 34; en tanto que Javier Martínez anotó para el Bilbao en el segundo minuto de descuento.


Con este resultado, Atlético de Madrid, en el que el argentino Eduardo Salvio ingresó a los 27 minutos de la segunda etapa, quedó con 39 puntos, y Athletic Bilbao suma 37 unidades.


El equipo de Bielsa -clasificado a los cuartos de final de la Liga de Europa y a la final de la Copa del Rey-, sufrió así su tercera derrota consecutiva en el certamen ya que en la fecha pasada fue goleado por Valencia por 3-0, de local, y en la 27ma fue derrotado por Osasuna por 2-1, de visitante.

Otro tiro libre amargó a un Real Madrid en llamas

Así como le pasó contra el Málaga, cuando Santi Cazorla le empató el partido sobre el final con un golazo de Santi Cazorla de tiro libre, el Villareal hizo lo propio con un tanto de Marcos Senna –por esa misma vía- y ahora, el Barcelona está solamente a seis puntos cuando todavía quedan treinta por disputar. El equipo de José Mourinho ganaba por un gol de su estrella, Cristiano Ronaldo. En un final caliente, vieron la roja para los Merengues: Sergio Ramos y Mesut Ozil, además de su DT.

En Villareal jugó desde el arranque el ex River y Rosario Central, Marco Ruben, quien fue sustituido en el segundo tiempo; mientras que en el Real Madrid ingresó Gonzalo Higuaín y Angel Di María, por estar lesionado, ni siquiera integró el banco de suplentes.

Racing no dio lugar a la sorpresa ante Patronato

En el sillón de su casa o en el tradicional restorán donde come tantas noches, Alfio Basile habrá aplaudido con fuerza. Y, seguro, elevó el tono de su voz cavernosa para gritar el segundo gol de Racing. Por la concepción de la maniobra. Por esa jugada que construyeron dos pibes, Valentín Viola y Luis Fariña. A puro talento, tirando paredes. Los Coco Boys cumplieron en la lluviosa noche de Salta. También, Lucas Licht, autor de un golazo de 40 metros. Y mientras el técnico se quedó en Buenos Aires prepando a los titulares de cara al duelo con Unión, los suplentes que dirigió Claudio Ubeda vencieron a Patronato y accedieron a los octavos de final de la Copa Argentina. Su rival será el asombroso Sarmiento de Chaco.

Lo mejor que produjo Racing estuvo en los pies de Viola. A los 20 años, el chiquilín de Moreno es un gran proyecto. Diego Simeone le dio pista, el Coco lo cobijó y anoche, lo ubicó como extremo. Y cada vez que se volcó por la izquierda, especialmente, dejó claro que no sólo tiene cohetes en sus zapatos; además, sabe jugar. Y rematar. A los 8, sacudió el poste derecho de Sebastián Bértoli. Fue una clarísima advertencia de que pronto llegaría el gol celeste y blanco.

Tres minutos más tarde, Viola encaró por la izquierda, superó a Gerardo Acosta, llegó al fondo y mandó un centro picante. En el corazón del área, la bajó Pablo Caballero y otro pibe, Fariña, infló la red a la carrera. Fue una jugada muy bien elaborada y resuelta por los pibes. Resultó un premio merecido porque Racing había sido superior en ese tramo.

También lo fue después del grito que emocionó a esos salteños que coparon las tribunas del Padre Matearena. Y Viola parecía imparable. Moviéndose por todo el frente de ataque, abriendo surcos en la defensa de Patronato, que sólo podía detenerlo con infracciones. Le faltó mayor severidad al árbitro Ariel Montero, que sólo sacó dos tarjetas amarillas en el primer tiempo.

De una falta a Viola se generó un tiro libre que Fariña remató por encima del travesaño. La pelota pasó a centímetros del horizontal. Y cuando daba la sensación de que Racing iba a marcar el segundo, falló la defensa. Jorge Torres se proyectó por la izquierda y metió un centro que halló la cabeza de Roda en el cielo del área. El atacante se elevó y se comió la marca de Licht, totalmente desubicado, y empató un partido que se le presentaba bravo al crédito de Paraná.

En el segundo tiempo, Racing controló la pelota. En todo momento. Con Yacob, aplomado en el medio después del indulto. Con Zuculini activo. Llegó el golazo de Fariña, tras el tiki tiki con Viola. Fue letal para Patronato, cuyo mix sólo inquietó a los defensores con bochazos. Y metió un golazo Licht, como cuando jugaba en Gimnasia. Y la Academia sigue adelante. Para el Coco que lo mira por TV.

Sarmiento de Resistencia dio la nota y eliminó a Arsenal

Sarmiento de Chaco dio la sorpresa: le ganó a Arsenal en cancha de Banfield y así logró seguir avanzando en la Copa Argentina. El equipo de Resistencia --que compite en el torneo Argentino B-- ya había eliminado, en las fases previas, a los formoseños San Martín y Sportivo Patria, Crucero del Norte de Misiones y Gimnasia y Esgrima de Jujuy.

Empezó amenazando el equipo de Sarandí y estuvo cerca de abrir el marcador con un fuerte zurdazo de Trombetta que salió rozando un poste y, luego, con un tiro de Cobo que se fue cerca. Pero el primer grito lo pegó Sarmiento, con un contraataque veloz, pase de Orzán y definición de Neri Bandiera, con un disparo cruzado. Fue el cuarto gol de Bandiera en esta Copa Argentina. Y poco después vino el segundo festejo chaqueño: centro desde la derecha de Orzán y Brizuela, anticipándose a la defensa rival, convirtió. La sorpresa, a esa altura, era absoluta.

En el segundo tiempo, Arsenal volvió a presionar y a llegar hasta el arco de Carreras. Intentó hacer valer la diferencia de categoría. Un frentazo del ingresado Benedetto fue despejado en la línea. Llegó el descuento, con un centro del mismo Benedetto cabeceado a la red por Claudio Mosca. Sarmiento, con un planteo ordenado y sólido, se defendió bien y Arsenal no pudo quebrarlo. Dos veces estuvo cerca el nigeriano Fatai Olushola. Uno de sus intentos que salió apenas desviado y el otro, un frentazo, fue rechazado en la línea.

Salvador Capitano, entrenador de los chaqueños, expresó tras la histórica victoria que "Arsenal es uno de los equipos mejor trabajados y que tiene un técnico fantástico. Era muy dificil, pero lo conseguimos. Para nosotros es muy importante haberle ganado a un equipo de Primera. Defendimos y contraatacamos. Los muchachos dieron todo".

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger