lunes, 17 de octubre de 2011

Velez le gano a Lanus 2 a 1


Cuando parecía que Vélez se había bajado del torneo (Ricardo Gareca lo había confirmado tras la derrota con San Lorenzo), el último campeón despertó. Ganó tres partidos seguidos (venía de vencer a Independiente y San Martín de San Juan) para que ahora en Liniers todo se vuelva ilusión. Y aunque Boca esté lejos (quedó a ocho puntos y se cruzan en tres jornadas) y el objetivo inicial es la Copa Sudamericana, la pelea por quedarse con el torneo Apertura se reflotó.
Como acostumbraron a todo el fútbol doméstico desde hace un par de años, los dos mostraron buenas intenciones para jugar y para llevar la pelota por lo bajo, entendiendo que en el cuidado de la misma empieza esta historia de jugar al fútbol, aunque en el inicio les faltó entenderse. Había velocidad y ritmo del mediocampo para adelante, con Augusto Fernández y Bella en los carriles de Vélez y con la sociedad entre Valeri y Neira en Lanús. Pero faltaba el último pase para que haya peligro en las áreas de Barovero y Marchesín.
Hasta que a los 34 minutos, Federico Beligoy se equivocó feo. Después de una jugada a puro toque entre Pereyra, Fritzler y Neira, Camoranesi recibió en el área y tocó al medio. La pelota dio en el pecho y la cara de Papa, pero el árbitro cobró penal, amonestó al defensor y Valeri puso el 1 a 0.
Entonces, lo que era parejo y sin emociones (aunque nunca mal jugado) se transformó en un partido con vértigo. Atacó Lanús apostando a la potencia de Pavone y respondió Vélez explotando la precisión en velocidad de sus creativos para abrir la cancha y terminar en la búsqueda de Franco.
Pero el brillo de la noche llegaría con un golazo que debería mostrarse durante la semana en las escuelas de fútbol infantil, ahí donde empiezan a enseñarles a jugar a las promesas del fútbol del mañana: Canteros aceleró en el círculo central, tocó a Ramírez, el ex Godoy Cruz hizo la pausa necesaria, le devolvió la pelota con una pisada de espaldas y la joyita de Vélez abrió el pie desde afuera del área grande para clavar la pelota lejos de Marchesín.
En el segundo tiempo mostró un poco más de apuro del lado de Lanús, que eligió la izquierda para atacar y como le viene pasando desde hace varias fechas (lleva cinco partidos sin ganar) se quedó sin ideas al momento de definir. Entonces Vélez se adelantó mejor en la cancha. Ramírez movió los hilos y el conjunto de Gareca empezó a llegar con más profundidad. Por eso Marchesín tuvo que responder: primero tapó un buen disparo de Canteros desde afuera del área y después se anticipó bien cuando Franco tenía el segundo. En el medio de todo eso, Beligoy no cobró un claro penal sobre el delantero nacionalizado mexicano.
Para los de Schurrer, todo se complicó cuando Braghieri se fue expulsado (el tercero de Lanús en dos fechas) por una fuerte patada sobre el tobillo derecho de Augusto Fernández, que se tuvo que ir de la cancha lesionado. Ahí el local resignó la pelota. Y para colmo en frente tuvo un rival que sabe bien qué hacer con ella.
Con uno hombre de más, Gareca lo buscó desde el banco de suplentes: apostó a ganador con el ingreso de Rescaldani y Vuletich (dos juveniles que aprendieron a caminar en las inferiores de la Villa Olímpica), aunque al equipo le faltó precisión para llegar al gol.
Pero de tanto ir, Vélez encontró el premio mayor en el final del partido: centro de Papa con veneno, Pizarro la desvió de cabeza (el árbitro le dio el gol a Ortíz) y descolocó a Marchesín para darle el triunfo a los de Liniers, que aún a ocho puntos, sueña a lo grande. Y ahora va en busca de Boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger