domingo, 16 de octubre de 2011

San Martin y Racing en un pobre 0 a 0


No se lo cree Racing. No se siente como lo que debería ser: un candidato. Le falta una marcha más. Y por eso, aunque parece imposible derrotarlo también le cuesta ganar. En San Juan, ante el complicado San Martín, repartió ceros por cuarta vez en el torneo y alcanzó a Atlético de Rafaela en el segundo escalón de la tabla, detrás de Boca.
Se sabía desde bastante antes del comienzo: los dos se jugaban puntos muy importantes. En distintas tablas (por sus diferentes aspiraciones), los dos estaban necesitados de una victoria para consolidar su rumbo: Racing, en nombre de la pelea por el título; San Martín, tras los pasos de escaparles a las incomodidades de la zona de descenso. Más allá de que no es el tramo decisivo en ninguna de las dos búsquedas, hay momentos en los que los equipos deben demostrar para qué están. Y el partido de anoche se parecía bastante a un examen en tal sentido.
Y ante ese escenario, el equipo de Diego Simeone salió como para finalmente ser el gran rival de Boca. Jugó en el comienzo como para a llevarse por delante a un rival que parecía descolocado ante tanto vértigo. En tres minutos, Racing ya había generado dos llegadas muy claras. En ambas, Luciano Pocrnjic exhibió su seguridad y evitó el festejo precoz de Racing.
Pero ya en la mitad de la primera etapa, volvió a padecer el síndrome del Apertura, ese cuyos síntomas son muy visibles: vértigo y llegadas, retroceso y angustias, luego. Y eso le volvió a pasar en San Juan. También esta vez el último escollo fue la mejor de sus garantías: Sebastián Saja se interpuso siempre ante los intentos del equipo local (en la más clara, a los 31 minutos, impidió que un remate de Sebastián Penco se transformara en desventaja).
Ya se lo había expresado Simeone al plantel en la mini pretemporada posterior al clásico de Avellaneda (1-1 ante Independiente, en el Cilindro): quiere más constancia en la búsqueda, más continuidad en el juego. Pero el Racing que viajó hasta Cuyo con el entusiasmo puesto en que al finalizar la fecha la punta le quedara más cerca no consiguió cumplir con lo que pretendía. Siguió siendo un equipo cambiante, que por momentos parece capaz de todo y por otros resulta una expresión inhibida, un conjunto de voluntades luchando sin éxito.
Tuvo una dificultad añadida este Racing con dificultades para llegar al gol: no estuvo Teófilo Gutiérrez -autor de cinco de los nueve goles del equipo en el torneo- a consecuencia de su participación con el seleccionado colombiano en las Eliminatorias. También por eso, continuó mostrando esta vez las particularidades de siempre: las garantías defensivas y las dificultas ofensivas. Esos rasgos que le permiten mantenerse invicto, pero que -parece- no le van a alcanzar para pelear el título. Cuanto menos esa es la impresión...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger