lunes, 31 de octubre de 2011

Fuertes le dio la victoria a colon

Desde este lugar del país, hay quienes critican a Ricardo Zielinski. Parece molestarles, a esas voces cordobesas del reproche, que Belgrano juegue con el esquema 4-4-1-1. Piden, esos ensañados con el DT que consiguió el ascenso a Primera División, que utilice dos delanteros. Ayer, con la oportunidad de ser el único escolta de Boca en juego, el técnico debió darles el gusto por la suspensión de Franco Vázquez, la figurita. Y el equipo no respondió: jugó como para que el conjunto de Falcioni disfrutase aún con más tranquilidad de la punta del campeonato y para que Colón tome coraje y corte una racha de cinco partidos sin triunfos. El gol del Bichi Fuertes, de penal, le permitió al otro DT, Mario Sciaqua, tomar un poco de oxígeno.

El juego de Belgrano se puede explicar desde el gesto de Juan Carlos Olave cumplido el primer tercio del partido. El arquero, que ayer cumplió sus 200 partidos en el Pirata, intentó hacer reaccionar a sus compañeros: gritos para unos; enojos y retos para otros. Tras lucirse, en la jugada más clara del primer tiempo (le sacó un remate a Federico Higuaín y el posterior rebote a Moreno y Fabianesi), pidió un cambio de actitud, con el estilo que lo caracteriza.

A esa altura de la noche, Belgrano no la pasaba bien. Es que con la ausencia de Vázquez y por consiguiente la carencia de fútbol, Colón se animó a adelantar sus líneas, provocó peligro y fue superior. Primero, amenazó con un slalon de Esteban Fuertes, que terminó en remate al lado del palo. Luego, con un centro a pura rosca de Tomás Costa que picó en el área chica y rozó el otro poste. Por eso el enojo y fastidio de Olave, luego de su doble atajada. Por eso, también, los lamentos de los sabaleros que no podían aprovechar las falencias del local.

La alegría del visitante, que se abrazó al final como si hubiese sido campeón del mundo, llegó a los 34 minutos del complemento. Olave le hizo penal a Fuertes y el delantero lo cambió por gol. Después, hubo tiempo para emociones: Pereyra pudo haber empatado sobre la hora, pero su remate se fue apenas desviado (lleva seis sin convertir) y Olave, una vez más, evitó un marcador más abultado.


Así, la noche dejó tres certezas: Belgrano extrañó a Vázquez (¿qué hara después de diciembre cuando emigre a Palermo?); el Bichi Fuertes continúa con hilo en el carretel y el DT Zielinski le demostró a varios que están equivocados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger