lunes, 26 de septiembre de 2011

Un puntito del cielo


Lanús ganaba desde el vestuario y se floreaba ante un tibio Colón. Pero se floreó tanto que se olvidó de liquidar el trámite y el Sabalero, sin merecerlo, se lo terminó empatando. Hubo silbidos para el Granate.
Lanús hizo todo el gasto. Propuso el juego, fue siempre para adelante y jamás especuló con el resultado. Pero cometió el infernal pecado de no concretar sus muchísimas llegadas. Y terminó firmando un empate en un partido que debió haber ganado con comodidad.
El equipo de Schurrer salió decidido desde el vestuario y en apenas 60 segundos se encontró en ventaja tras una gran jugada colectiva que mandó a la red el uruguayo Pereyra. Lejos de conformarse, fue por más. Y siempre estuvo más cerca del segundo que los santafesinos del empate. Era tal la superioridad que se intuyó una goleada.
El tema es que Lanús tiene serios inconvenientes para concretar todo lo que genera. Entonces le dio vida al Sabalero en la segunda mitad. Al margen de que siguió llegando con claridad y de que Camoranesi se comió él solo el mediocampo. Tantas oportunidades falladas le permitieron a la visita conservar la ilusión de alcanzar el empate, a pesar de haber estado siempre en abismal desventaja futbolística. Y como el destino es cruel, el empate llegó. Obviamente en una jugada aislada: centro bombeado y cabezazo de Pellegrino. Quedaban 15 minutos. Y el Granate fue a matar o morir. Pero no le alcanzó. Para ese momento, Colón ya se había organizado atrás cerrando filas. Su negocio estaba hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger