jueves, 29 de septiembre de 2011

El Independiente muletto no pudo contra la Liga


Tener la cabeza puesta en Racing aún con otro compromiso tan complicado como el del clásico, no le hizo bien a Independiente en Ecuador. Ramón Díaz apostó a un equipo con suplentes, para guardar a los titulares y el Rojo se fue con una derrota que parece muy difícil de revertir. Fue 2-0 ante Liga de Quito, en su debut en la Copa Sudamericana, título que defiende.
La excursión fue clara para Ramón y sus dirigidos. Con el equipo muletto la premisa no era otra que irse de la altura con la menor cantidad de goles en contra. Y se llevó dos. Pero pudieron haber sido unos cuantos más. El Rojo se paró muy atrás y cuando tuvo alguna contra no supo aprovechar ese tan ansiado y famoso gol de visitante que tantas veces supo aprovechar en la edición pasada de la Copa.
A Liga le costó llegar al primer gol, pese a que el Rojo le cedió por completo la pelota. Ya hasta se pudo haber encontrado con un tanto abajo, de no ser por la contra que desperdició Marco Pérez a los 25 minutos del primer tiempo. El colombiano quedó bien habilitado por Matías Defederico, pero el arquero Alexander Domínguez se plantó y el moreno no supo resolver, rematando al cuerpo del rival.
En ese mismo minuto la adrenalina pasó al otro lado. Hernán Barcos, goleador de la Liga, con pasado en Racing, tuvo a Hilario Navarro enfrente para abrir el marcador y la quiso tocar por arriba, pero el arquero la rozó para sacarla al tiro de esquina.
Fueron dos señales de alarma. Una para el Rojo, el que más las sufría.
Pero la resistencia del equipo de Ramón aguantó hasta los 42 minutos. Con 9 hombres en posición defensiva, el Rojo no supo contener a Barcos, que hizo una buena maniobra por la derecha y le sirvió el gol a Paul Ambrosi, el lateral ex Rosario Central, que sacó un bombazo para marcar el 1-0 de Liga.
Ese arco que se abrió en el primer tiempo, no se cerró al comienzo del segundo. Liga ensayó una muy buena jugada, transformaron a la defensa del Rojo en privilegiados espectadores y el habilidoso Luis Bolaños sacó una bomba, que literalmente se clavó en un ángulo del arco de Navarro.
El segundo gol parecía un mal presagio. Liga sacó dos y amenzaba con hacerle más al Rojo. Pero Independiente aguantó bien lo que quedaba de partido. La altura fue generosa con los vestidos de rojo y el partido terminó con apenas dos goles de diferencia. Ahora, ya no quedan excusas para pensar en otra cosa más que en Racing.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger