lunes, 12 de septiembre de 2011

Boca sufrio, pero gano y es lider


La punta del Apertura. Ese divino tesoro que busca el joven Boca de Julio César Falcioni. Joven, porque el torneo recién empieza. Joven, porque tiene las ambiciones de un adolescente. Joven, porque es precoz y falla. Ante San Martín de San Juan, Boca fue inmaduro en un primer tiempo que contó con varias chances claras y ningún gol.
Porque Cvitanich estrelló un cabezazo en el travesaño. Porque Graf no llegó a definir ante un cierre de Insaurralde. Porque de un córner Viatri casi convierte en contra si no fuera por la reacción de Orion. Porque después River también acertó a un poste del arco de Luciano Pocrnjic. La primera mitad del primer tiempo fue vibrante, y la segunda aburrida.
Porque empezaron a cuidarse de más. Porque San Martín propuso un juego más físico (o sea, menos juego) y porque Boca, joven e inmaduro, entró en ese anti-juego. Riquelme vio la amarilla en la mano de Beligoy por sacarse de encima con un manotazo (cuando era él quien dominaba el balón) a Pablo Cantero, que lo seguía a sol y sombra.
Fue Pochi Chávez a la cancha en lugar de Diego Rivero, para los 20 del complemento. Es que Falcioni notaba que Boca no podía quebrar a San Martín, que no se mostraba como un equipo aguerrido, pero simplemente Boca no podía. Grabinski estuvo sólido en el juego aéreo, lo mismo que Landa. Galarza cerró bien su lateral, ahí por donde Clemente hace un surco. Y Más lo mismo por izquierda.
Un gol de Cvitanich, y el maleficio que parecía romperse. ¡Boca puntero! El grito ahogado, que se apagaba. Y la bandera del línea apuntando al cielo. Volver a empezar. Y la pelota que no quería entrar. Aunque Román probaba de zurda, Viatri capturaba un rebote y remataba, y Cvitanich cabeceaba a las manos de Pocrnjic.
Caían los granos de ese reloj de arena que se consumía y con él los deseos de Boca de ser puntero. Pero cuando la ansiedad empezaba a ser protagonista, llegó el desahogo. A los 29, Erviti la dejó pasar y fue a buscar la falsa pared que le devolvió Viatri. Zurdazo. El arquero da rebote. Clemente llega (en off side) y le devuelve a Erviti que define de zurda. Galarza la quiere sacar de taco en la línea, pero es demasiado tarde. La pelota pega en el travesaño y pica un metro adentro del arco, antes que Más la tire a cualquier parte. Gol. Gol de Boca, 1 a 0 y la punta servida.
Le costó a Boca, si hasta en el único gol que marcó la pelota no quiso besar la red. Pudieron ser más (Román ejecutó un tiro libre precioso al palo), pero fue uno. También pudo ser empate. Porque Claudio Graf pisó el área local y conectó de derecha y de sobre pique un centro desde la derecha. Otra vez apareció la figura de Orion. Para volar, soñar y despejar al tiro de esquina. Y asegurar el triunfo de Boca en la Bombonera.
Ahora el equipo de Falcioni lleva 16 partidos invicto y mira a todos desde arriba (suma 14 puntos, uno más que Rafaela y dos más que Racing), pero si Lanús mañana le gana a Argentinos compartirá la punta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger