domingo, 8 de mayo de 2011

Racing ganó en Sarandí


A lo largo del torneo, Racing perdió muchos puntos sin merecerlo. Por h o por b, en la tabla moral tiene una cosecha inferior a lo que jugó. Pero ayer esa circunstancia se dio vuelta: se llevó los tres puntos ante Arsenal sin haber acumulado méritos para ello. Le bastó con esa ráfaga de dos minutos en los que Valentín Viola y Patricio Toranzo lo pusieron 2 a 0, entre los 35 y los 36 del segundo tiempo. Y, tras el descuento de Matías Alustiza a los 38, supo sostener la ventaja para conseguir un triunfo que lo ubica en zona de clasificación para la Sudamericana.
Tras las caídas ante Argentinos y River, había que ver cómo hacía Racing para cambiar su disco rígido. Porque pasaba de la aspiración por pelear el título -una lucha de la que quedó prácticamente afuera con los últimos resultados- al objetivo más modesto de tratar de entrar a la Sudamericana. Y justo ante un rival directo como Arsenal, al que ahora le lleva dos puntos en esa puja. Y entre el Racing candidato de las primeras fechas y esta nueva versión menos ambiciosa en cuanto a objetivos, se vio una diferencia muy grande. No se pareció en nada al que supo ser. Entró como adormecido, sin la intensidad que lo había caracterizado e inclusive sin el control del balón ni el cambio de ritmo que mostró cuando las esperanzas eran grandes. Eso ocurrió porque la pelota pasó seguido por los pies de Franco Zuculini, quien en su vuelta tras la roja ante Argentinos demostró que no tiene ni el panorama de Yacob ni el manejo de Toranzo. A propósito de Zuculini, jugó siempre al límite de la roja.
Aun así, en los primeros veinte minutos Racing jugó mejor que Arsenal. Y a los 16 estuvo cerca luego de una buena diagonal de Iván Pillud y un posterior remate desviado de Pablo Lugüercio.
Arsenal mejoró cuando entendió que tirarle centros a Mauro Obolo como fórmula casi exclusiva no era un buen negocio. Sin hacer mucho más que Racing, pero teniendo más el balón, logró establecer una superioridad en el juego. Y en dos minutos (a los 23 y a los 24) estuvo dos veces muy cerca de la apertura, primero con Adrián González y después con Obolo.
Racing reaccionó después de un frentazo de Teo Gutiérrez que rozó el palo, sobre los 28. Y a los 40 sobrevino la primera polémica, cuando Baldassi no cobró el penal que correspondía por una mano de Marcone ante un tiro de Lugüercio. El árbitro estaba tapado por Cristian Alvarez, pero el asistente Sergio Zoratti tampoco le marcó la mano.
Arsenal jugó mejor en la etapa final, en especial tras el ingreso de Leguizamón por González. Racing estaba partido y ni siquiera lograba complicar de contra. Hasta que llegaron esos tres minutos inesperados, fuera de registro, en los que Viola (entró por Hauche, a quien Damián Pérez le cometió una falta para roja) hizo su primer gol en la máxima categoría en la primera que tocó y luego Toranzo puso el 2 a 0. El descuento de Alustiza terminó siendo para la estadística.
Racing festejó en una cancha que le suele ser complicada: ganó tres veces de nueve. Y se quedó con una alegría que necesitaba, esta vez riéndose de la justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger