domingo, 22 de mayo de 2011

Quilmes dio un grito de esperanza ante Racing

Quilmes consiguió un triunfo esperanzador en su pelea por seguir en Primera. Venció en su casa a Racing por 2-0 y la ilusión e evitar el descenso directo poco a poco se va convirtiendo en una realidad. La Academia, por su parte, volvió a mostrar la irregularidad que tuvo a lo largo del Clausura. Quedó lejos de la punta y el único objetivo que le queda de acá a la finalización del torneo es la clasificación a la Copa Sudamericana. 


Pitó el árbitro Toia y se largó el diluvio en el Sur. Quilmes y Racing sabían de antemano que el empate no le servía a ninguno. Y así jugaron. Racing, sin los suspendido Teófilo Gutiérrez y Lugüercio, fue más en el comienzo y estuvo cerca de abrir la cuenta con un remate de Viola que se estrelló en el ángulo. Quilmes respondió. El eterno Romeo estuvo a centímetros de conectar un buen centro de Caneo y luego cabeceó a las manos de De Olivera, quien a último momento reemplazó al paraguayo Fernández. 

Pasada la media hora, los dos aflojaron el ritmo. La que no aflojó fue la lluvia. En esa paridad, fue el local el que sacó una pequeña luz de ventaja. Cauteruccio probó y la pelota se fue cerca, mientras que Racing ofreció apenas un disparo de Pillud que se perdió por arriba. 


Mantuvieron el mismo ritmo monótono durante el inicio del complemento. La paridad se rompió con una exquisita mediavuelta de Cauteruccio, cuando se jugaban nueve minutos. Quilmes creció con el gol. Kalinski, de media distancia, le sacó astillas al palo izquierdo de De Olivera. El segundo estaba al caer. A Racing, por su parte, no se le caía una idea. Los pibes Viola y Fariña no mostraron la lucidez del primer tiempo y Hauche se empecinaba en hacer la individual. 

A los 29, llegó el golpe de gracia. Caneo armó una linda jugada en el borde del área y tiró a colocar. Fue un disparo bajo y suave que venció la estirada del arquero visitante. Ahí mismo se terminó el encuentro. Quilmes pudo marcar el tercero con un remate de Cerro y un mano a mano que De Olivera le sacó a Cauteruccio. Y hasta el ingresado Vázquez casi convierte de carambola en el final. 

Cuando el partido terminó, Caruso Lombardi explotó de alegría. La misma que manifestaron los ilusionados hinchas del Cervecero, que fecha a fecha se acerca más a Huracán y Gimnasia. Que partido a partido sueña con dejar atrás el descenso directo y jugar la Promoción. En Racing, mientras tanto, se esfumó el sueño de pelear por el título. Ahora su únicoobjetivo es regresar a una competencia internacional, algo que no sucede desde hace ocho años. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger