domingo, 1 de mayo de 2011

El Barcelona perdió y no pudo ampliar la ventaja

Fue un día de sorpresas en Anoeta. La primera estuvo en la aparición de Messi, de quien se había presumido toda la semana que iba a ser preservado para la semifinal de vuelta de la Champions que se jugará el martes. Pero finalmente la Pulga apareció en un encuentro que tuvo desde los primeros minutos otro condimento inesperado: la paridad. El local se plantó bien ante un rival que no mostró tanto brillo como en otras ocasiones. Y que se fue con una derrota inesperada pero barata, porque el Real Madrid tampoco sumó y la Liga sigue al alcance de la mano.

Aún en partidos cerrados, este Barcelona tiene la posibilidad de desequilibrar de muchas maneras. Y en el primer tiempo la suerte lo ayudó. Porque Xavi envió un pase para Messi, que no alcanzó a parar la pelota y entonces la pelota, mordida, le apareció a Thiago quien quedó solo para meter el primero. Tras una definición perfecta por encima del arquero los de Guardiola, a los 28 minutos, quedaban a un paso de un nuevo título de Liga.

Acaso porque sufrió el trajín de estas terribles dos últimas semanas, que incluyeron tres de los cuatro clásicos ante el Real Madrid, el Barcelona no pudo brindar la contundencia de otras tardes. Dispuso de algunas chances para ampliar, pero no las cristalizó y sufrió un sacudón inesperado. En sólo once minutos, la Real Sociedad se despertó y le dio vuelta el partido.

A los 26, Ifran aprovechó una segunda jugada luego de una pelota parada y definió con sobriedad ante el indefenso Pinto. Debió haberse puesto nuevamente en ventaja el Barcelona porque le anularon mal un gol válido de Milito de cabeza. En la misma jugada, para colmo, el central argentino se lesionó -otra vez- y dejó la cancha con gestos de dolor. Y para acentuar los males catalanes en Anoeta, Mascherano hizo un foul inocente dentro del área y el árbitro sancionó el inevitable penal. Xabi Prieto terminó de concretar la inesperada remontada de los vascos, quienes al final desataron un enorme y merecido festejo.

Más allá del dolor que significa cualquier caída para un equipo poco acostumbrado a perder, el Barcelona no tiene muchos motivos para preocuparse por su andar en la Liga. Como el Real Madrid también perdió, la diferencia se mantuvo en ocho puntos cuando restaba jugar solamente doce. Así, la nueva consagración catalana sigue siendo solamente una cuestión de tiempo, salvo que ocurra una hecatombe futbolística.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger