domingo, 17 de abril de 2011

Vélez rescató un empate en Santa Fe


Vélez es el virtual puntero del Clausura. Pero virtual no es real. Por eso el equipo de Ricardo Gareca necesitaba un triunfo en Santa Fe ante Colón. Para seguir a tiro de la punta y esperar por el partido pendiente que tiene ante San Lorenzo. Ante la doble competencia –El Fortín se metió en octavos de la Copa, el jueves en Caracas-, el técnico decidió realizar algunos cambios para cuidar las piernas.
Por eso Vélez salió al Cementerio de los Elefantes con un 4-3-2-1, con Iván Bella como lateral izquierdo en lugar de Emiliano Papa y con la reaparición de David Ramírez (se recuperó de una distensión) como media punta junto a Maxi Moralez, para dejar al Burrito Martínez en el banco y bajarle la exigencia a la joya. Además, Razzotti fue el cinco en lugar de Canteros.
Por el lado del local, Mario Sciacqua hacía su debut como DT del Sabalero, ante el despido de Fernando Gamboa. No tocó mucho el interino (lo dejarían hasta el final del Clausura) y paró un 4-4-1-1, con Esteban Fuertes como estandarte.
El primer tiempo fue opaco. Lento y aburrido. No había explosión, ni juego asociado. Hubo que esperar hasta los 27 minutos para ver un remate de Zapata que se fue cerca del palo izquierdo de Pozo. Después lo tuvo Moreno y Fabianesi, pero falló su cabezazo de cara a Barovero tras un buen centro de Quilez.
Vélez mantuvo la iniciativa de ir a buscar el resultado en el complemento. Pero se quedó en eso, en las buenas intenciones. Porque inquietó poco a Diego Pozo. Apenas con un desborde de Silva por izquierda que el arquero tapó y dejó un rebote largo que David Ramírez remató desviado.
El local se replegó y apostaba por una contra ante un rival cansado, que venía de un largo viaje desde Caracas (ganó 3-0 y se metió en octavos) donde jugó por la Copa Libertadores. Fue Lucas Acosta, inclinado sobre la izquierda, el que más lastimó a la defensa de Vélez. El delantero aguantaba la pelota arriba, enganchaba hacia el medio y descargaba para un compañero que llegaba de frente. Primer habilitó a Fuertes, que remató mordido y desviado. Después al Lobo Ledesma, que le dio cruzado, apenas afuera. Y después decidió encarar y terminar la jugada él. Pero su puntazo lo tapó Barovero y dio en el travesaño.
Vélez, ahogado, ya no tenía piernas. Y Colón abrió el marcador del modo menos pensado: la pelota parada. Córner desde la izquierda, Moreno y Fabianesi se anticipa en el primero palo y cruza el frentazo de pique al suelo para el 1-0. Gol, festejo y a quebrar el maleficio: el Sabalero llevaba cuatro derrotas consecutivas como local.
Gareca tuvo que cambiar. Minutos antes del gol, Ricky Alvarez había reemplazado a un Maxi Moralez apagado. Después Juan Manuel Martínez fue por Augusto Fernández y más tarde Vuletich entró por David Ramírez. Los minutos pasaban, y Vélez consumía sus últimas energías en intentos inertes. Pero Vélez es Vélez y Colón sufre una maldición en su campo. En el tercer minuto de descuento, cuando la visita parecía entregada y el local al fin festejaba un triunfo en casa, llegó el empate. Tiro libre desde la mitad de la cancha al área de Colón, a todo o nada. Ortiz la baja de cabeza y Domínguez y Zapata se tiran al piso por el gol. El volante zurdo llegó a meter la punta del botín zurdo y sellar el 1-1. Desahogo de Gareca en el banco y de todo Vélez, que alcanzó los 18 puntos de River, el único líder y que el miércoles completará el duelo con San Lorenzo. El virtual puntero quiere ser el real puntero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger