sábado, 2 de abril de 2011

Gimnasia sigue con el pie izquierdo y el rojo volvio a ganar


Gimnasia sigue sin encontrar el rumbo y cada vez se hunde mas, esta en zona de descenso y parece que nada va a cambiar eso. Por otro lado el rojo volvio a ganar en La Plata y no lo hacia desde aquel gol de Mazzoni.


De todas maneras, es desconcertante este Independiente de Mohamed. Cambia y cambia y nada cambia. Partido a partido modifica el formato y la cuestión no muestra mejoras. Los nombres entran y salen. No hay titulares definidos. No hay una identidad de juego.

Ayer, sin ir más lejos, arrancó con un 4-3-2-1, con Tuzzio y Mareque en el medio y con Martínez como enganche. Tuzzio perdió en el medio, Mareque multiplicó las confusiones y Martínez no apareció nunca. Encima, la defensa mostró fisuras por todos lados.

Sobre la marcha, a los 30 minutos, Mohamed intentó dar un volantazo: adentro Parra, afuera el colombiano Vélez. Y otra vez a mover la estantería. Tuzzio "bajó" al lateral derecho, Fredes se recostó sobre la derecha y el solitario Silvera estuvo acompañado por Parra. Igual, no logró siquiera "molestar" a una defensa bien plantada.

La mejor versión de Independiente se dio en el primer cuarto de hora, como le viene sucediendo en los último partidos. En ese lapso pudo ponerse en ventaja: Hernán Fredes remató desviado (Sapetti dejó corto un rechazo) y un centro cerrado de Maximiliano Velázquez se encontró con los puños de Gastón Sessa. Y nada más.

Gimnasia, un equipo juvenil y repleto de jugadores surgidos del club (9 de los 11), se acomodó con el correr de los minutos. Le costó. Es cierto, pero se despertó justo a tiempo. Avisó Romea: Assmann lo atoró justo y el remate del pibe de 18 años dio en la humanidad del reemplazante de Navarro. Y un par de minutos después, un tiro libre pasado de Aued se encontró con la cabeza de Masuero. Frentazo y gol. Y delirio en el Bosque. Y casi liquida el asunto cuando Castro se la "picó" a Assmann y la pelota, con suspenso, dio en el palo...

El arranque de la segunda parte fue una continuación de la primera. Rinaudo manejaba el medio mientras Independiente estaba confundido en el ataque y flojito atrás. Lisandro Magallán casi marca de cabeza. Luego, una salida fallida del fondo terminó en un zurdazo de Capurro que se perdió a centímetros del travesaño. Pero...

Faltaba nada y Gimnasia parecía de los dos el que menos se conformaba con el puntito. Fue a buscarlo. Assmann se lució ante Neira. Y la suerte, ésa que tantas veces eludió a Independinte, según Mohamed, se le asoció. Fredes presionó a Sapetti y Pellerano, con lo que le quedaba, remató al gol. Un derechazo que cortó rachas adversas, que llevó algo de alivio a Avellaneda y que dejó a Gimnasia sin ese puntito, sin justicia. Sin nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger