domingo, 17 de abril de 2011

A Boca no le alcanzó contra un Stracqualursi intratable


Las ganas de salir del pozo y encontrar una regularidad que no aparece desde hace meses, no son suficientes para este Boca de Julio César Falcioni. Lo demuestra en cada partido y un fiel reflejo fue lo se vio en La Bombonera. El local empezó perdiendo con Tigre, reaccionó, empató, volvió a estar abajo y otra vez llegó a la igualdad para terminar 3-3. Denis Stracqualursi fue la gran figura, al convertir los tres goles de su equipo.
Para jugar con el Matador, Falcioni decidió cambiar su esquema y puso dos delanteros en cancha. Le devolvió la titularidad a Pablo Mouche y una vez más, confirmó a Martín Palermo entre los once, pese a su fatídica racha. Pero el fútbol en La Bombonera se empezó a ver desde los pies de Juan Román Riquelme. Fue él quien generó las pocas chances de Boca hasta que Tigre pegó el primer zarpazo.
Román sacó un derechazo que controló Daniel Islas. Y al rato, Tigre golpeó con su primera chance de peligro en el área de Lucchetti. Fue un centro de Mariano Echeverría que Denis Stracqualursi metió con un sutil cabezazo que se coló entre el primer palo y el arquero. Fue otro balde de agua fría para una Bombonera que de tanta agua se va a terminar engripando.
Pero atrás de ese gol de Stracqua llegó otro y con la misma fórmula. Centro al área y testazo del ex Gimnasia, anticipándose a la marca de Gastón Sauro.
Y en algún momento Boca iba a reaccionar. Fue de la mano de quien tenía que hacerlo. Porque Román volvió a hacerse dueño de la pelota y con él llegaron los goles del empate antes de que se terminara el primer tiempo.
Primero, Riquelme construyó una jugada en la puerta del área de Tigre, que tras un rebote en un defensor terminó en los pies de Colazo. El pibe sacó un zapatazo con la derecha y la pelota pasó entre varias piernas para marcar el descuento. Y tras cartón, llegó el segundo. Román entró con pelota dominada al área y no tuvo más que definir ante la salida de Islas para decretar la resurrección de Boca.
Pero en el segundo tiempo se repitió la historia cronológicamente. Otra vez golpeó Tigre, esta vez desde el punto de penal, después de que el árbitro Pompei cobrara una de las tantas faltas que Enzo Ruiz hizo dentro del área. Fue a Echeverría, que terminó transformando en gol Stracqualursi.
Y nuevamente reaccionó Boca. Para llegar al 3-3 necesitó de un bombazo de Clemente Rodríguez, que sacó un remate inatajable después de un buen movimiento de Mouche y Riquelme moviendo a las marcas de Tigre.
Sobre el final, Boca fue por la victoria, pero no le alcanzó. No generó grandes jugadas de peligro, pese a que manejó la pelota con un Riquelme inspirado y terminó empatando un partido que necesitaba ganar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger