lunes, 28 de febrero de 2011

Messi se anotó en la goleada a domicilio del Barcelona puntero


La fecha 25 de la liga de España tuvo una jornada de sábado de alto nivel. Y un Barcelona que es más líder que nunca. Tras su triunfo a domicilio sobre el Mallorca por 3-0, el equipo de Pep Guardiola, que no contó con Valdés, Alves, Puyol ni Xavi, se sentó a esperar que el Real Madrid no ganara en su visita al Riazor. Y lo consiguió. Con el empate del equipo de Mourinho con el Deportivo La Coruña sin goles, los catalanes se mantienen en lo más alto pero ahora con siete puntos de ventaja sobre su máximo rival.

La fecha abrió con tres encuentros a las 14. El plato fuerte fue el de Atlético Madrid, con Agüero en cancha, recibiendo al Sevilla, que contó con Perotti desde el arranque. A la misma hora: Sporting Gijón contra Zaragoza (Ponzio y Bertolo ), y el Espanyol conducido por el argentino Mauricio Pochettino ante Real Sociedad.

En el Vicente Calderón, el Atlético de Madrid apenas pudo empatar con el Sevilla. Con Sergio Agüero como titular, el local igualó 22-2 gracias al gol de Reyes en el final del partido.  Ambos complicaron sus ambiciones europeas, ya que –por ejemplo- el equipo madrileño sumó su quinto partido sin victoria de los últimos seis disputados y quedó cuatro puntos por debajo del sexto clasificado, Athletic de Bilbao, que mañana chocará contra el Valencia. Los sevillanos, en tanto, quedaron a tres.

El conjunto andaluz, que contó con el chileno Gary Medel en el once inicial, se puso en ventaja a los 41 minutos cuando el argentino Diego Perotti le bajó de pecho la pelota a Alvaro Negredo, para que el delantero definiera con un zurdazo. Los dirigidos por Quique Sánchez Flores llegaron a la igualdad en el inicio de la segunda mitad recién, a los dos minutos, por intermedio de un gol del juvenil Koke con un cabezazo. 

La visita retomó luego el dominio del juego y recuperó la ventaja en el resultado gracias a una gran jugada colectiva finalizada con una buena asistencia de Jesús Navas desde la derecha y una definición fina del croata Ivan Rakitic (a los 20). Ante la ineficacia del Sevilla, el dueño de casa estableció la igualdad definitiva a falta de 14 minutos para el final. José Reyes se metió al área desde la izquierda y definió con clase ante la salida de Javi Varas para ubicar la pelota junto a un palo. Ya en los últimos minutos, el uruguayo Diego Forlán reaccionó con bronca ante su entrenador y se marchó directo hacia los vestuarios después de haber sido reemplazado por Diego Costa.

El Barcelona, en tanto, se divirtió en su visita al Mallorca. El equipo de Pep Guardiola, que no contó con cuatro de sus habituales titulares, goleó 3-0, con un golazo de Messi, otro de Villa y el último, pero no menor en la definición, de Pedro. Así, se mantiene en lo más alto de la liga, con una ventaja de siete puntos sobre el Real Madrid, su único escolta.

Los goles catalanes llevaron la firma de su tridente formado por Messi, Villa y Pedro. Pero fue, sobre todo, el tanto del rosarino en la primera parte el que fue decisivo, ya que hasta ese momento (38 minutos), el Mallorca controlaba perfectamente el partido. La definición, además, fue exquisita. La Pulga –que así encabeza la tabla de goleadores con 26 y ya lleva 114 en el club- recibió un pase de calidad de Keita, se hizo un auto-pase de cabeza y nuevamente con la testa definió por arriba del arquero Aouate, que quedó muy mal parado tras una primera salida desesperada para intentar taparle el ángulo al argentino.

El Mallorca le puso garra al partido en la segunda parte como única manera de equilibrar el marcador, pero el Barcelona ya se parecía mucho al de siempre: dominaba, apretaba en la salida a su rival y generaba (y aprovechaba) grandes espacios. Todo eso se tradujo en el segundo tanto del Barsa, obra de Villa, que arrancando en posición dudosa, sentenció, prácticamente, el partido. El broche de oro, sin embargo, lo pondría Pedro con otro golazo, para hundir al Mallorca de manera definitiva

Lejos estuvo de lo esperado el Real Madrid, que en la semana ya se había quejado, mediante la voz de su técnico Mourinho, de las ventajas del Barcelona por jugar primero. Pese a dominar el encuentro, no logró transformar en gol ninguna de sus llegadas y empató sin goles con Deportivo La Coruña en el Riazor. Así, de cinco puntos pasa a estar siete del Barcelona, un líder que parece cortarse solo.

Dominó el Real Madrid y tuvo las mejores ocasiones. A los 12 minutos, el brasileño Kaká se perdió una oportunidad tras la habilitación del francés Karim Benzema. Y luego el alemán Mesut Oezil mandó un misil desde fuera de área a los 38 minutos, pero la pelota se fue cerca del arco.

Tampoco se le dio el gol en el segundo tiempo, cuando el Merengue siguió buscándolo pero con los postes en su contra y un arquero Daniel Aranzubía que se convertía en protagonista del encuentro con sus despejes. Como a ocho minutos del final cuando Cristiano Ronaldo cruzó un balón que chocó en el segundo palo y el argentino Angel Di María recuperó el rebote, pero el arquero volvió a tapar.

En los otros partidos de la jornada, el Espanyol goleó por 4-1 a la Real Sociedad y recuperó la alegría en la liga. Y el Sporting empató sin goles con Zaragoza.

El Catania de Simeone y un triunfo bien argentino

El panorama estaba complicado para el Catania del Cholo. Se fue a los vestuarios en desventaja, el equipo no encontraba el rumbo y el público manifestó su impaciencia. Pero la segunda parte se invirtió la situación. Mariano Andújar, Matías Silvestre, Pablo Alvarez, Ezequiel Carboni, Pablo Ledesma, Papu Gómez, Maxi López y Gonzalo Bergessio jugaron desde el arranque en el equipo más argentino del Calcio. 

El gol de Floro Flores, en posición adelantada, a los 20 minutos del primer tiempo, le quemó los papeles al Catania, que en su casa buscaba una victoria vital en su pelea por salir del fondo. Porque Genoa creció y estuvo muy cerca del segundo. El travesaño y una excelente atajada de Andújar a Rossi mantuvieron con vida al local. Palacio, algo impreciso, también tuvo su chance. 

Pero en la segunda parte, el Cholo metió mano. Ingresaron los argentinos Recchiuti y Schelotto. El equipo mejoró. Y lo reflejó en la red. A los 6, Maxi López se encontró con un rebote y la empujó a la red. Cuatro minutos después, Bergessio remató al primer palo y marcó el segundo. Primer gol de Lavandina en el Calcio.

A los 30, Genoa tuvo la posibilidad de alcanzar el empate con un penal. Pero Andújar se tiró a su derecha y rechazó el débil disparo de Veloso. Bergessio pud aumentar el marcador, pero su derechazo rozó el palo. Palacio, en el primer minuto de descuento, estuvo a centímetros de conseguir la igualdad. Con el pitazo final, llegó el alivio para el Catania, que sumó tres puntos de oro. 

Paliza del Udinese al Palermo de Pastore

El chileno Alexis Sánchez vivió una tarde inolvidable. Ratificó su gran momento y desplegó todo su fútbol en la histórica goleada de Udinese sobre Palermo como visitante. Fue 7-0 con cuatro goles del delantero que pretenden los grandes de Europa y por el que Juventus estaría dispuesto a desembolsar 40 millones de euros.


El primer gol del partido lo anotó Di Natale, de cabeza, a los 10 minutos, de cabeza. Luego, Sánchez marcó por duplicado. A los 19 la metió de zurda luego de una serie de rebotes. El tercero, a los 28, fue un poema. Gran contragolpe y definición exquisita que incluyó gambeta al arquero. Encima Palermo se quedó con diez por la expulsión de Bacinovic. Poco le importó a Udinese. A los 40, Di Natale convirtió el cuarto luego de un taco del chileno. Y a los 42, el ex River señaló el quinto con un derechazo bajo. 5-0 y a los vestuarios. ¿Pastore? Poco y nada.
El DT de Palermo incluyó al defensor argentino Muñoz en el complemento con la intención de no recibir más goles. Pero a los dos minutos, Sánchez, desde una posición cerrada, hizo el sexto. A los 7, la gran figura de la jornada dejó la cancha y se ganó una ovación del público local. En su lugar entró el argentino Germán Denis.
La frutilla del postre llegó a los 15, cuando Di Natale, de penal, cerró la cuenta. A partir de ese momento, Udinese levantó el pie del acelerador. A Pastore lo reemplazaron a los 18. Su magia esta vez no alcanzó contra la dupla goleadora de Sánchez (11 goles en el torneo) y Di Natale (21, máximo anotador). Udinese trepó al quinto puesto y se ilusiona con ingresar a la zona de Copas. 

Banfield dejó a Estudiantes sin punta y sin invicto


Estudiantes se encontró, como se esperaba, con un durísimo escollo ante Banfield. El equipo de Sebastián Méndez dio la nota y en el Estadio Unico de La Plata se impuso por 1-0 en un partido con pocas situaciones de gol y mucha fricción en el mediocampo.
El Taladro trabajó el partido en la mitad de la cancha para obtener su primera victoria en este Clausura. El Pincha, en cambio, cayó por primera vez y desperdició la chance de ser líder porque nunca supo cómo superar a la línea media del visitante. Además, las pocas chances claras que tuvo fueron bien resueltas por el arquero Bologna.
En la primera etapa, Estudiantes tuvo dos chances para sacar la primera ventaja. Pero las manos del arquero ahogaron los gritos de Maximiliano Núñez, a los 14 minutos y Juan Sebastián Verón a los 15. Era apenas una ráfaga de ocasiones, que se escapaban de la mediocridad de un partido con más pelea que fútbol.
Banfield respondió en esa primera etapa a los 26 con un fuerte disparo desde afuera del área de Marcelo Carrusca, que se fue muy cerca del palo derecho de Agustín Orion. Nada por aquí, nada por allá.
En el complemento, el primero en llegar con peligro fue Banfield. Y lo hizo con una contra que terminó siendo letal. A los 15, Carrusca tiró un centro perfecto desde la izquierda que Jorge Achucarro aprovechó para convertir el 1-0. El paraguayo saltó entre los dos centrales de Estudiantes y le cambió el palo al arquero. Gol y sorpresa en La Plata.
Estudiantes quiso reaccionar ante la desventaja, pero nunca supo como romper con el buen trabajo defensivo de Banfield. El planteo de Méndez le terminó regalando al Taladro los primeros tres puntos del torneo. Un gran premio en una cancha complicadísima.
El Pincha desperdició la chance de ser el único líder y perdió su invicto a tan solo seis días de jugar el clásico ante Gimnasia. Los hinchas pidieron una sola cosa. "Que el domingo cueste lo que cueste..."

Argentinos y Vélez siguen sin ganar en el Clausura


En La Paternal, el choque era entre dos de los equipos que aún, en tres fechas, no habían podido sumar de a tres en el torneo Clausura. Argentinos, con un equipo que mezcló titulares y suplentes, de cara al choque del miércoles con Nacional de Uruguay por la Libertadores, recibía a Vélez, que no sólo arrastraba una dura derrota con All Boys en su cancha, sino que también probaba por primera vez con el juvenil Maxi Giusti como 9 titular, ante las inesperadas lesiones de Silva y Franco.

Primero fue Vélez el que avisó con un tiro libre de Maximiliano Moralez, quien en el día de su cumpleaños casi abre la cuenta con un zurdazo que dio en el poste, cuando tenía destino directo al ángulo superior derecho de Nicolás Navarro. Aunque no desde la posición de goleador, el 10 tendría revancha frente al arco del Bicho, con una habilitación exquisita de izquierda a derecha para David Ramírez, quien recibió, encaró, se metió en el área como centrodelantero y disparó con un toque sutil y certero para el 1-0 del equipo de Liniers.

La respuesta de Argentinos no tardó en llegar. Y fue sorpresiva, sobre todo para el arquero Barovero. Es que a los 15 minutos, y tras un córner favorable para el local, Bogado tomó la pelota y ni el sol de frente le impidió sacar un tiro fortísimo que se fue apenas por encima del travesaño, mientras los de Vélez miraban atónitos la situación.

El juego planteado desde un comienzo no cambió: Vélez tenía la pelota pero Argentinos presionaba cada salida para salir de contragolpe. A los 29 minutos Vélez volvió a tener una chance clara de marcar. Maxi Moralez dejó a dos jugadores en el camino, la tocó para Martínez y el Burrito habilitó al juvenil Giusti. Con lo justo apareció un hombre del Bicho para mandarla al córner. Enseguida la respuesta fue de Salcedo pero sin llevarle demasiado peligro a Barovero.

A los 38 minutos Vélez volvió a tener dos oportunidades para marcar el segundo. Y en las dos el protagonista fue Ramírez. En la primera, el ex Godoy Cruz recibió incómodo la pelota en el área y dos defensores aprovecharon eso para quitársela; en la segunda, en cambio, el que se equivocó fue Moralez, que leyó mal el movimiento del hombre de Ramallo y cruzó la pelota hacia el otro lado. En el cierre del primer tiempo la más clara sería para Argentinos, con un tiro libre peligrosísimo en la puerta del área –por una falta de Razzotti- que Bogado no pudo pasar por arriba de la barrera.

El segundo tiempo empezó con muchas imprecisiones. Pero en ese mar confuso el que mejor navegaba era Argentinos. El ingreso de Franco Niell, a los 12 minutos, además, le dio un aliciente a esa mejora en el juego. Sin embargo, en tres minutos todo parecía complicarse: porque ese lapso fue todo el tiempo que tardó Bogado en ver la roja por doble amarilla. Primero por una falta dura a Moralez y luego por una entrada infantil a Zapata en la puerta del área. Esa expulsión se tradujo en dos oportunidades para que Vélez pusiera el 2-0: una con un tiro libre que no fue bien ejecutada por Zapata y la otra, a los 18, con un zurdazo de primera de Giusti para exigir a Navarro, que controlaba la pelota en dos tiempos.

Pero no mostraba mucho más Vélez, provocando el enojo desde el banco de Gareca, que intentaba con el ingreso de Canteros por el lesionado Zapata recuperar el dominio en el mediocampo. Argentinos aprovechaba esos problemas en Vélez para empujarlo contra su arco. Y a los 22 minutos llegó lo que buscaba. Niell recibió en el primer palo un córner corto desde la derecha, le ganó al Burrito Martínez, que cayó al piso tras un choque involuntario con Razzotti, y clavó la pelota en el primer palo para desilusión del Fortín, que veía cómo se le escapaba su primer triunfo en el torneo.

Y el que más ganó fue Argentinos, al que pareció no notársele el hombre de menos, porque le dio batalla a un desdibujado conjunto de Liniers y evitó caer como local. El Fortín, en cambio, sigue dejando puntos vitales en el camino de cara a sus apariciones de pelear por el campeonato.

“Metimos a Independiente en el lío de los promedios”


Mariano Pavone se terminó de transformar anoche en el gran gladiador de este River que arrancó el torneo pensando en zafar de la Promoción y, de pronto, se encuentra en lo alto de la tabla junto a Olimpo. Si algo le faltaba al campeonato del Tanque era festejar en la red, conseguir ese gol que se le había negado frente a Tigre y ante Huracán. Y parecía que anoche iba a ser el tercer partido sin convertir del ex Estudiantes y Betis. Pero cuando faltaban dos minutos para el final, guapeó una pelota por la izquierda, con esa fiereza que tiene cuando encara con el balón dominado en velocidad, y definió ante Hilario Navarro. A propósito, Matías Almeyda ya lo rebautizó a Pavone: lo llama el espartano .
“Me voy muy contento con el triunfo; parecía que no se me iba a dar otra vez. Hilario tapó varias muy bien y en la más difícil logré que entrase”, confesó, feliz, el delantero, quien también pidió paciencia: “Hay que seguir por este camino, no volverse loco. Hay que ir partido a partido. Las victorias generan confianza; ésta sirve porque era otra final y ahora metimos a Independiente en el lío de los promedios”.
La fecha pasada, ante Huracán, Pavone ya había sido el mejor de River y de la cancha, después de darles las asistencias de los goles a Erik Lamela y a Paulo Ferrari. Tras aquel partido, dos de sus compañeros exageraron bastante al evaluar su actuación. Para Ferrero, el delantero se “disfrazó de Zidane”, mientras que Acevedo lo elogió diciendo que “Pavone fue Bochini”. Ayer, nuevamente, el Tanque estuvo muy participativo en ataque. Pero, hasta el gol, le había faltado justeza para definir en dos ocasiones claras. En el primer tiempo, Juan Manuel Díaz lo dejó solo por el segundo palo, pero definió justo a donde estaba Navarro, quien le manoteó el remate. Y en la segunda mitad, Díaz volvió a habilitarlo con mucha inteligencia y su disparo salió alto.
Otro aspecto para destacar de Pavone es que anoche volvió a bancársela solo como único delantero definido. Recién a los 32 del complemento tuvo compañía con el ingreso de Fabián Bordagaray. El gladiador de River chocó, aguantó y les hizo sentir a los defensores de Independiente todo su rigor físico. Esa misma potencia ofensiva que hasta padeció Navarro en la jugada del final: el arquero terminó en el piso, dolorido, después de que el delantero lo gambeteara, antes de empujar la pelota en el gol del triunfo. Todo lo hizo allí, frente a la popular de Independiente.
Pese a que hasta antes del gol no había estado fino en la definición, sí había demostrado que tenía el arco entre ceja y ceja. En el primer tiempo sacó un fuerte remate que obligó a una gran intervención de Navarro, quien en la segunda mitad también le tapó un tiro después de que el Tanque pateara desde la puerta del área. El de anoche fue su sexto gol en River y se festejó tanto como aquel que le hizo a Colón, también sobre el final, en el Apertura. Los goles son distintos, pero las circunstancias calcadas: un River con estrecheces en el promedio y un River celebrando a más no poder una victoria clave.

Erviti: "Las decisiones de Falcioni siempre son en favor del equipo"

La última semana de Boca no fue nada tranquila, y aún se escuchan ecos de la decisión de Falcioni de prescindir de Riquelme, para el partido del sábado pasado. Y esta vez, Erviti fue quien se refirió al tema: "Julio está muy seguro de lo que está haciendo. Siempre toma decisiones en favor del equipo. Nunca lo vi decidir por un capricho".

"No se trata de que uno está en contra del otro. El técnico decidió y Riquelme lo aceptó, y, como uno más, sigue entrenando para demostrar que está para jugar", agergó el volante en declaraciones a Radio La Red. El ex Banfield analizó, además, las últimas actuaciones de su equipo. "sabemos que no conseguimos los resultados que esperabamos, pero la forma de buscar siempre es positiva. Creamos muchas ocasiones, sólo faltó el gol", señaló. 

Además habló de su lugar en el esquema de Falcioni. "Mi posición adentro de la cancha es clara. Siempre quiero jugar de frente al arco rival. Pero Julio busca un equipo y un funcionamiento, y no tengo ningún problema en jugar pegado a la banda, como lo hacía antes. Es cuestión de volver a adaptarme", concluyó Erviti.

domingo, 27 de febrero de 2011

Manchester United aplastó al Wigan y sigue en lo más alto

Manchester United se sacó de encima al Wigan y se mantiene como único líder de la Premier League. Lo hizo con un contundente 4-0 como visitante con dos goles del mexicano Javier Hernández y otro de Wayne Rooney por la 28° fecha. 


El primer gol del partido llegó a los 17, cuando dominaba la paridad. El portugués Nani desbordó por la izquierda y envió un centro. El mexicano Hernández anticipó en el primer palo y abrió la cuenta. Pero no fue sencillo para los de Ferguson. Porque Wigan fue por el empate y, entonces, surgió la figura de Van der Sar, el arquero del líder. Dos buenas atajadas del holandés le permitieron a los Diablos Rojos irse a los vestuarios en ventaja. 

En el segundo tiempo, Wigan se adelantó varios metros. Y, entonces, a Manchester se le abrió el camino. Porque cada contra era un puñal. A los 19 ingresó el argentino Franco Di Santo, pero aportó poquito. Mientras tanto, Hernández, Nani y Rooney desperdiciaban cada contragolpe. El alivió llegó a los 29, otra vez con Chicharito Hernández como protagonista. Buena definición ante la salida del arquero para marcar el segundo tanto. 

En el final, y con el partido liquidado, el visitante mostró toda su contundencia. Berbatov habilitó a Rooney para el tercero y el brasileño Fabio anotó su primer gol en el equipo inglés. Manchester United ganó y es líder. En su camino se le presentan dos partidos complicados: Chelsea y Liverpool. Pero ya habrá tiempo para pensar en sus futuros rivales. Ahora puede disfrutar de la punta.  

Borraron al Chori Domínguez del Valencia por indisciplina


Es delantero y llevaba 861 minutos sin sumar un gol pero las razones por las que no fue citado para el partido de mañana de su equipo, el Valencia, contra el Bilbao van más allá. Alejandro “el Chori” Domínguez fue borrado de los convocados por indisciplina. “Ante la irresponsabilidad hay que tomar decisiones”, explicó el técnico del equipo valenciano, Unai Emery.

“Sólo cuento con los más comprometidos”, dijo el entrenador. Y agregó, con dureza: “Los que suman están y a los que no suman, al final, los excluye el grupo, la afición y el club". Precisamente, Valencia decidió apartar del equipo a Miguel, que acumula muchos actos de indisciplina y que llegó tarde el viernes al entrenamiento, y a Domínguez, que mostró su disconformidad tras ser sustituido en el último partido.

Sobre el asunto de Miguel, el técnico del Valencia afirmó que se remitía al comunicado del club, que era partícipe de la decisión adoptada, que se había tomado con la intención de buscar lo mejor. Cuando se le preguntó por la ausencia de Domínguez en la lista, en tanto, explicó que el equipo va a afrontar dos semanas con partidos muy importantes y que a Bilbao viajan los 20 "más comprometidos y más implicados, lo que suman y tratan de hacer grupo".

"Lo principal es que todos cumplan con una disciplina, una conducta y unos valores. La mayoría de la gente va en una misma línea. Los que suman están y a los que no suman, al final, los excluye el grupo, la afición y el club", explicó. Dijo que es un técnico que "tiende la mano con convicción" y que al igual que el presidente, Manuel Llorente, o el coordinador de la secretaría técnica, Braulio Vázquez, no se escapa de su responsabilidad. "Lo que pasa es que cuando alguien pasa de la responsabilidad a la irresponsabilidad hay que tomar cartas en el asunto", cerró.

Boca extrañó a Riquelme en un pobre empate con All Boys


Así como no perdió ante Godoy Cruz porque jugó Riquelme, tampoco Boca sólo empató ante All Boys por la ausencia de Román. Es verdad que le faltó ese juego que el diez sabe pensar. Es cierto que no tuvo luces el equipo de Falcioni. Pero todo es tan real como los merecimientos que acumuló para ganar y que hicieron figura a Cambiasso, el arquero rival.

Hay algunas evidencias irrefutables: para Boca es necesaria esta solidez que mostró, ese compromiso, esas ganas; pero también sería ideal compensarla con un talento como el que puede ofrecer el mejor Riquelme (no su versión reciente). Necesitará para eso, en consecuencia, un técnico que no resulte intransigente y un crack que no caiga en divismos.

Más que nunca, la mirada se clavó en ese mediocampo de Boca sin Riquelme, sólo con un ausente (Rivero, expulsado ante Racing) con respecto a los que redondearon el invicto del verano y el triunfo en Avellaneda. A contramano del amor que los hinchas de Boca tienen por su ídolo, eligió esa fórmula Falcioni por la eficacia demostrada en este 2011, por orden y por funcionamiento colectivo.

Al técnico, se sabe, no le gustan los equipos que se descompensan. Por eso dejó de lado el 4-3-1-2 del debut con goleada en contra ante Godoy Cruz. A esa fórmula la había entrenado en el segundo tiempo del miércoles y, con Riquelme incluido, había perdido ante los suplentes sin dar respuestas. Entonces, sacó a Román porque no lo ve en plenitud física y porque encima había tenido que soportar sus provocaciones dialécticas.
Hizo Falcioni lo que le dictaban sus convicciones, no lo que le hubiera generado una menor exposición. Arriesgó con sus ideas. Apostó todo bien temprano. Con ese 4-4-2 elegido, en el medio buscó combate, presión y sorpresa por afuera, intentando cubrir bien los laterales para disimular las deficiencias de Calvo y de Clemente Rodríguez. Además, así Grazzini y Ortega -enganches rivales- contarían con menos espacios.
Fue sólido Boca en defensa. Cerró aquellos caminos que, en el debut en este mismo escenario, Godoy Cruz había abierto con cierta comodidad. Pero le faltó en la construcción, en la creatividad. De todos modos, más allá de esa carencia, el equipo de Falcioni mereció irse a descansar en ventaja. No fue casual: en el tramo final del primer tiempo, convirtió al impecable Cambiasso en decisivo.

Erviti, el talentoso que tanto pidió Falcioni, estaba en el banco, para demostrar que el único excluido no es Román sino también uno de sus mimados. A los 16 minutos del complemento, el entrenador lo mandó al campo de juego en lugar de Somoza. No cambió demasiado el desarrollo ni la situación. La idea era inequívoca: Boca buscaba más juego. Pero no lo encontró. El segundo tiempo se comenzó a convertir en una modorra favorable a los intereses de ese All Boys que también desde las variantes exhibió intenciones (el ingreso de Perea por Ortega fue también un cambio en la distribución: pasó del 4-3-2-1 al 4-4-1-1). Y así fue, más allá de esas llegadas torpes y tardías de Boca (ya con Viatri por Colazo en el campo de juego), quedó un cero compartido que generó felicidad en los de Floresta e interrogantes en el futuro inmediato de Falcioni y compañía.

Messi se anotó en la goleada a domicilio del Barcelona puntero


La fecha 25 de la liga de España tuvo una jornada de sábado de alto nivel. Y un Barcelona que es más líder que nunca. Tras su triunfo a domicilio sobre el Mallorca por 3-0, el equipo de Pep Guardiola, que no contó con Valdés, Alves, Puyol ni Xavi, se sentó a esperar que el Real Madrid no ganara en su visita al Riazor. Y lo consiguió. Con el empate del equipo de Mourinho con el Deportivo La Coruña sin goles, los catalanes se mantienen en lo más alto pero ahora con siete puntos de ventaja sobre su máximo rival.

La fecha abrió con tres encuentros a las 14. El plato fuerte fue el de Atlético Madrid, con Agüero en cancha, recibiendo al Sevilla, que contó con Perotti desde el arranque. A la misma hora: Sporting Gijón contra Zaragoza (Ponzio y Bertolo ), y el Espanyol conducido por el argentino Mauricio Pochettino ante Real Sociedad.

En el Vicente Calderón, el Atlético de Madrid apenas pudo empatar con el Sevilla. Con Sergio Agüero como titular, el local igualó 22-2 gracias al gol de Reyes en el final del partido.  Ambos complicaron sus ambiciones europeas, ya que –por ejemplo- el equipo madrileño sumó su quinto partido sin victoria de los últimos seis disputados y quedó cuatro puntos por debajo del sexto clasificado, Athletic de Bilbao, que mañana chocará contra el Valencia. Los sevillanos, en tanto, quedaron a tres.

El conjunto andaluz, que contó con el chileno Gary Medel en el once inicial, se puso en ventaja a los 41 minutos cuando el argentino Diego Perotti le bajó de pecho la pelota a Alvaro Negredo, para que el delantero definiera con un zurdazo. Los dirigidos por Quique Sánchez Flores llegaron a la igualdad en el inicio de la segunda mitad recién, a los dos minutos, por intermedio de un gol del juvenil Koke con un cabezazo. 

La visita retomó luego el dominio del juego y recuperó la ventaja en el resultado gracias a una gran jugada colectiva finalizada con una buena asistencia de Jesús Navas desde la derecha y una definición fina del croata Ivan Rakitic (a los 20). Ante la ineficacia del Sevilla, el dueño de casa estableció la igualdad definitiva a falta de 14 minutos para el final. José Reyes se metió al área desde la izquierda y definió con clase ante la salida de Javi Varas para ubicar la pelota junto a un palo. Ya en los últimos minutos, el uruguayo Diego Forlán reaccionó con bronca ante su entrenador y se marchó directo hacia los vestuarios después de haber sido reemplazado por Diego Costa.

El Barcelona, en tanto, se divirtió en su visita al Mallorca. El equipo de Pep Guardiola, que no contó con cuatro de sus habituales titulares, goleó 3-0, con un golazo de Messi, otro de Villa y el último, pero no menor en la definición, de Pedro. Así, se mantiene en lo más alto de la liga, con una ventaja de siete puntos sobre el Real Madrid, su único escolta.

Los goles catalanes llevaron la firma de su tridente formado por Messi, Villa y Pedro. Pero fue, sobre todo, el tanto del rosarino en la primera parte el que fue decisivo, ya que hasta ese momento (38 minutos), el Mallorca controlaba perfectamente el partido. La definición, además, fue exquisita. La Pulga –que así encabeza la tabla de goleadores con 26 y ya lleva 114 en el club- recibió un pase de calidad de Keita, se hizo un auto-pase de cabeza y nuevamente con la testa definió por arriba del arquero Aouate, que quedó muy mal parado tras una primera salida desesperada para intentar taparle el ángulo al argentino.

El Mallorca le puso garra al partido en la segunda parte como única manera de equilibrar el marcador, pero el Barcelona ya se parecía mucho al de siempre: dominaba, apretaba en la salida a su rival y generaba (y aprovechaba) grandes espacios. Todo eso se tradujo en el segundo tanto del Barsa, obra de Villa, que arrancando en posición dudosa, sentenció, prácticamente, el partido. El broche de oro, sin embargo, lo pondría Pedro con otro golazo, para hundir al Mallorca de manera definitiva

Lejos estuvo de lo esperado el Real Madrid, que en la semana ya se había quejado, mediante la voz de su técnico Mourinho, de las ventajas del Barcelona por jugar primero. Pese a dominar el encuentro, no logró transformar en gol ninguna de sus llegadas y empató sin goles con Deportivo La Coruña en el Riazor. Así, de cinco puntos pasa a estar siete del Barcelona, un líder que parece cortarse solo.

Dominó el Real Madrid y tuvo las mejores ocasiones. A los 12 minutos, el brasileño Kaká se perdió una oportunidad tras la habilitación del francés Karim Benzema. Y luego el alemán Mesut Oezil mandó un misil desde fuera de área a los 38 minutos, pero la pelota se fue cerca del arco.

Tampoco se le dio el gol en el segundo tiempo, cuando el Merengue siguió buscándolo pero con los postes en su contra y un arquero Daniel Aranzubía que se convertía en protagonista del encuentro con sus despejes. Como a ocho minutos del final cuando Cristiano Ronaldo cruzó un balón que chocó en el segundo palo y el argentino Angel Di María recuperó el rebote, pero el arquero volvió a tapar.

En los otros partidos de la jornada, el Espanyol goleó por 4-1 a la Real Sociedad y recuperó la alegría en la liga. Y el Sporting empató sin goles con Zaragoza.

Racing festejó en el clásico por los goles de Gutiérrez


Racing volvió a sonreír de la mano de su colombiano estrella. Y esta vez no fue por Gio Moreno. El que se vistió de héroe fue Teófilo Gutiérrez, autor de los dos goles con los que La Academia venció 2-1 a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro. Los de Miguel Angel Russo venían de caer ante Boca.
El colombiano, que jugaba su segundo partido en Racing, el primero desde el comienzo, fue la figura del partido y tomó la posta de su compatriota Giovanni Moreno, el jugador estrella del equipo, fuera del torneo por una lesión.
El equipo de Ramón Díaz arrancó mejor pero no pudo mantener la ventaja y fue superado en gran parte del partido por Racing, que tuvo en Iván Pillud un desequilibrio permanente por el lateral derecho. Al mejor estilo Dani Alves en el Barcelona, el jugador santafesino subió varias veces por su lateral, envió centros muy precisos y dos de ellos terminaron en gol.
En el primero, Gutiérrez definió con un frentazo violento pisando el área chica y en el segundo con un toque exacto de zurda cerca del punto penal.
En Racing también fue importante el retorno de Claudio Yacob al medio campo después de tres meses de alejamiento por lesión. El volante ordenó desde allí a su equipo, que sólo se replegó sobre el final cuando San Lorenzo se adelantó masivamente en búsqueda del empate.
El local careció de generación de juego, ya que tanto Néstor Ortigoza como Leandro Romagnoli no pesaron en la función.
Racing suma ahora 6 puntos, a uno del transitorio puntero Olimpo, en tanto San Lorenzo quedó con 4 y apenas pudo cosechar una unidad en dos partidos de local. El clásico tiene ahora una paridad absoluta, ya que luego de 157 partidos ambos registran 57 triunfos, con 43 empates.

Lanús y Valeri le dieron otro empujón a Quilmes


Contracara. Lanús festeja el triunfo y, del otro lado, Quilmes sigue sin poder sumar en este torneo Clausura que lo destina, por ahora, al descenso a la B Nacional. En el Sur, el equipo de Gabriel Schurrer superó 2-1 al de Madelón con dos goles de la figura del partido, Diego Valeri, con los que el Granate se recupera de la caída sufrida con Newell’s. Pablo Garnier había marcado el empate transitorio para el Cervecero.

La aceleración del medio hacia adelante y la eficacia de Diego Valeri a la hora de definir le permitieron a Lanús sacar ventaja en el primer tiempo, más allá del empate transitorio de Garnier. Fue apenas a los ocho minutos cuando el refuerzo granate marcó diferencias en el marcador.

A los 34 minutos parecía darle aire a Quilmes el gol de Garnier, pero tres minutos después la ilusión del Cervecero desapareció porque el que volvió a aparecer fue Valeri con un nuevo gol, que sellaría la victoria del local.

Fueron dos y pudieron ser más, de no ser por cierta imprecisión frente al arco de Galíndez; pero también resultó poco el gol recibido en la valla de Caranta, toda vez que, en el análisis global, lo que no mostró el Granate fue solidez defensiva.

Pero a Quilmes el amor propio le alcanzó apenas para marcar su primer gol en el certamen. No tuvo herramientas para alcanzar el empate (y mucho menos cuando Schurrer decidió el ingreso de Ledesma por Pizarro, lo que le dio mayor contención en el medio), y el resultado lo hundió más aún en el fondo de las tablas: la de posiciones y la de promedios.

Otra mala para Quilmes. Bernardo Romeo sufrió hoy una distensión de ligamento en la rodilla derecha. El delantero salió reemplazado a los 35 minutos del primer tiempo y recibió de inmediato hielo sobre la rodilla lesionada. En los próximos días le harán una resonancia magnética para determinar la gravedad de la lesión.

sábado, 26 de febrero de 2011

Río 2016 ya tiene a sus cinco sedes para el fútbol


El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos Brasil 2016 anunció que, además de Río de Janeiro, otras cuatro ciudades del país recibirán partidos de fútbol, tanto de hombres como de mujeres: San Pablo, Brasilia, Belo Horizonte y Salvador.
La información fue confirmada el martes por Rodrigo Paiva, Director de Comunicaciones del Comité Organizador del Mundial 2014, quien agregó que para los Juegos Olímpicos se utilizarán los mismos estadios que están siendo acondicionados para la Copa del Mundo.
Entre los anuncios que se realizaron, se definió que la final olímpica de 2016 se disputará en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro. Los otros escenarios que se utilizarán son: Itaquerão (San Pablo), Mané Garrincha (Brasilia), Fonte Nova (Salvador) e Mineirão (Belo Horizonte).
Según el Instituto Brasileño de Turismo (Embratur), unos 380 mil turistas extranjeros visitarían distintas ciudades de Brasil como consecuencia de la realización de los Juegos Olímpicos en cinco sedes diferentes.

Gimnasia se llevó de Santa Fe su primera victoria


Gimnasia pudo por fin sonreír en este Clausura. Fue recién en la tercera fecha, pero con un triunfo que vale oro. El Lobo venció 3-1 a Colón, en Santa Fe, en lo que fue la primera victoria del año y también la primera de Angel Cappa como entrenador del conjunto platense.
Con oportunismo, el equipo liderado por Guillermo Barros Schelotto se puso en ventaja con un córner corto que ejecutó el mellizo para que Juan Neira sorprendiera a un desatento Diego Pozo en el primer palo. La pelota tocó las manos del arquero, pero igualmente se metió para el 1-0.
Colón reaccionó inmediatamente con el empate (pase de Sebastián Prediger y definición de Graciani dentro del área) pero no alcanzó a mantener la postura agresiva del comienzo del partido y quedó envuelto en el nerviosismo generado por su imprecisión de juego.
La visita, con paciencia y segura administración de la pelota, trabajó el partido a su conveniencia y recuperó la ventaja en otra pelota parada, esta vez con un tiro libre de Neira -goleador del torneo junto a Esteban Fuertes con tres- que tampoco encontró resistencia de la barrera ni del arquero.
Despedido con reprobación al término de la parte inicial, Colón apostó al ingreso de Joaquín Larrivey por un ausente Germán Cano pero su producción ofensiva no superó un remate de Lucas Acosta cercano al palo derecho de Fernando Monetti.
Gimnasia se defendió con la posesión de la pelota, descansó en el oficio de Barros Schelotto para tenerla contra la línea de banda y esperó por una combinación certera para liquidar el pleito.
Tras algunas ocasiones de peligro, esa jugada llegó con el encuentro de los tres ingresados: Hernán Encina la inició, Milton Casco la prolongó y Castro la concretó con un cabezazo en plena libertad.

Olimpo rescató un punto sobre la hora para ser líder


Olimpo, que ganaba 2 a 0 al término del primer tiempo, pero que luego perdía por 3 a 2 en el segundo, se convirtió en el líder del torneo Clausura al empatar en 3 a 3, en tiempo de descuento, ante Godoy Cruz de Mendoza. Los dirigidos por Omar De Felippe siguen invictos en el campeonato y se mantienen en zona de Promoción.
El partido, en síntesis, tuvo un desarrollo cambiante y, más allá de las emociones, también una jugada polémica, ya que el empate del equipo bahiense se produjo 30 segundos después de los tres minutos de descuento que dio el árbitro Jorge Baliño, de mala tarea.
Olimpo empezó el partido con un leve predominio sobre su rival, a partir de que asumió el protagonismo y manejó mejor la pelota, pero careció de profundidad en los metros finales y no inquietó a Nelson Ibáñez. Godoy Cruz, en tanto, tardó en acomodarse en el campo de juego, lució desorientado y no generó nada en ataque.
El equipo bahiense, sin merecerlo, se puso arriba en el marcador, a los 16 minutos, a través del olfato goleador de Maggiolo, quien capitalizó un grosero error de Ibáñez. El 1 a 0 "agrandó" a Olimpo y "achicó" aún más a Godoy Cruz, que no tuvo respuestas anímicas ni futbolísticas para nivelar.
Es más, el conjunto que dirige el uruguayo Jorge Da Silva intentó inquietar a Laureano Tombolini con remates de larga distancia, sin éxito.
Entonces, a partir del buen juego de Martín Rolle y David Vega, Olimpo mostró su mejor cara y amplió la ventaja luego de una jugada de pelota parada. A los 32, un preciso tiro libre desde la derecha de Federico Domínguez, quien después dejó el campo de juego por una contractura en el muslo izquierdo, encontró la cabeza de Bareiro y estableció el 2 a 0.
Ese resultado, al término de la primera etapa, marcó la diferencia entre un equipo y otro, y también dio la sensación de ser definitivo.
Godoy Cruz tuvo un gran inicio del segundo tiempo y revirtió el marcador en apenas 20 minutos. Primero, a los 6, Alvaro Navarro (quien había reemplazado a Adrián Torres) aprovechó un error de Tombolini y puso el 1-2. Luego, a los 10 y 20, el uruguayo Núñez, con dos exquisitas definiciones, le dio la ventaja al conjunto mendocino.
Da Silva acertó con los tres delanteros y un planteo más ofensivo ante un rival que regresó a la cancha dormido.
Olimpo, con varios cambios, buscó el empate, pero sin claridad; y Godoy Cruz, con mucha tranquilidad, jugó de contraataque. Así llegó el final, con la desesperación del equipo local y la calma del visitante.
El equipo mendocino parecía tener los tres puntos, pero un error de Baliño y la guapeza del conjunto bahiense determinaron el empate de Bareiro, el héroe local. Así, lo que era tristeza y decepción para los hinchas de Olimpo, aún en zona de Promoción, se convirtió en euforia y festejo. El 3 a 3, más allá de la polémica, fue el resultado más justo para un partido emocionante.

viernes, 25 de febrero de 2011

Argentinos se lo dio vuelta al América y subió a la punta

Soñó, Argentinos, que todo pudo ser un sueño. Se despertó, a tiempo, y observó cómo toda esa gente deliraba por este equipo como en los viejos tiempos de la década del 80. Otro escenario, distinta escenografía. En el debut por Copa Libertadores en el Diego Maradona el equipo que conduce Pedro Troglio supo dar vuelta el resultado ante el América y reforzar todo aquello de los sueños y de las utopías con un 3 a 1 para la celebración. 

En los tiempos del penal, pudo haber estado la diferencia en este Argentinos sin juego en la zona de gestación. Porque el equipo que dirige Troglio no tuvo la chance antes -a los 16 minutos- cuando Diego Cervantes tomó de la camiseta a Santiago Gentiletti dentro del área y el árbitro no dio falta. Tarde, en el final del primer tiempo y sin merecimientos, desde los 12 pasos alcanzó el empate a través de Santiago Salcedo. ¿Qué hubiera pasado esta escena se daba antes, cuando el peruano Víctor Carrillo no dio la infracción? Difícil saberlo, pero se guarda un espacio para pensar que este equipo tal vez sea más que un pelotazo al área y a ver qué pasa. Eso fue, al menos, lo que mostró en su sencilla propuesta de fútbol en un arranque opaco.

América, que salió a jugar un partido pensado -dos líneas de cuatro, un enlace y un punta- le encontró rápidamente los secretos al campo y a sus dimensiones. Se animó a tocar cada vez que pudo y, sobre todo, a apostar a la contra. De entrada nomás, Daniel Montenegro pudo hacer la diferencia con un remate cruzado que salió al lado del palo derecho de Nicolás Navarro. Un aviso, que luego se hizo realidad en un centro de Pavel Pardo (Argentinos volvió a adelantarse en pelota detenida) y el Rolfi puso la cabeza para enviarla abajo a la red. La diferencia, justa a esa altura, pudo ser incluso más amplia en esos seis minutos antes de la finalización del primer tiempo donde el equipo mexicano tuvo la chance dos veces: primero Matías Vuoso, luego Nicolás Olivera, y en ambas Navarro evitó el gol. 

En este mediocampo sin Juan Mercier -se recupera de un desgarro- a los dirigidos por Troglio le costó demasiado el traslado de la pelota, la tenencia y circulación. No en vano, lo que de entrada era un dibujo 3-3-2-2 se transformó cuando Pablo Hernández salió de la posición de doble enlace para jugar al lado de Germán Basualdo. ¿La idea? Ir a buscar la pelota, tomar contacto para que no todo sea a la bartola a fin de llegar hasta el arco sin un camino claro. Sin grandes éxitos en la apuesta hasta que Mauro Bogado y Cristian Sánchez Prette ingresaron y maquillaron dando otro rasgo a la personalidad de este equipo. Clave, y acierto en el entrenador para una lectura veloz de un partido complicado.

Salcedo, iluminado y con goles en los bolsillos, otra vez apareció con el oficio de los goleadores. Un remate de Bogado que Guillermo Ochoa envió al córner. Y al minuto, el paraguayo facturó de primera tras el centro. Hubo más, para estirar la cuenta esta vez contra un América que se quedó sin nafta ni ideas más allá de voluntades como Vuoso y aventuras del Rolfi.

Luces, fuegos y golazo de Sánchez Prette en un estadio de gala con 10 mil personas para soñar esos sueños despiertos de los 80.

Independiente se quedó con un triunfo clave ante Peñarol


Será cuestión de creer: tiene magia la Copa Libertadores cuando la juega Independiente. Como si algún hechizo tuviera capacidad transformadora, un equipo capaz de imaginar a la Promoción como un fantasma posible, de repente -en una noche- se convierte en un conjunto depositario de elogios, de aplausos, de ovaciones. Entonces, bajo esa misma noche, como si nada, Independiente vuelve a sentirse lo que siempre fue: el Rey de Copas. Y el precioso embrujo permite, por ejemplo, que Cristian Pellerano juegue como si fuera la versión morocha de Claudio Marangoni; que Patito Rodríguez sea Patricio y figura en pleno Libertadores de América; y que Eduardo Tuzzio se parezca a alguno de los viejos caudillos de los años 60 y/o 70. Más: el mismo influjo permite que Antonio Mohamed -quemero en cada confesión- sea bienvenido al infierno encantador de este Independiente que se anima a ser el que fue. Y en el medio de ese escenario se dio un gusto de los importantes: goleó 3-0 a Peñarol, aquel rival frecuente de los días de protagonismo, y arrancó su recorrido por la Copa del mejor de los modos.

No era una cita más. La mismísima FIFA lo había contado: calificó a este duelo como “el partido de la semana” en la misma ocasión en que Inter y Bayern Munich se enfrentaron entre sí y en la que Real Madrid y Manchester United jugaron sus partidos por la Champions League. E Independiente lo jugó a la altura de esa circunstancia relevante, sobre todo en ese segundo tiempo en el que borró al equipo de Montevideo del campo de juego y sacó la diferencia de tres goles que tanto tuvo que ver con la intensidad que Independiente le puso al tramo decisivo.

Hubo un detalle clave: tras un primer tiempo arduo, trabado, Independiente construyó una jugada estupenda en su primera aproximación (pared entre Rodríguez y Facundo Parra) y se puso en ventaja. Ese grito derivó en confianza y en superioridad. Con un Pellerano impecable en la distribución, con un Tuzzio implacable en la marca, con una defensa en pleno crecimiento, y con la movilidad y el vértigo de Patito le sobró para no dejar dudas de que el resultado tenía que ver estrictamente con sus méritos.

A la mitad del segundo tiempo, con un remate misilístico de Pellerano se puso 2-0 y le dio lugar a la fiesta del contorno trasladada al campo de juego. Fue tiempo de tributos y de “ole/ole/oleeee” para esa saludable voluntad de tiki tiki exhibida por Independiente en algunos momentos del partido.

El gol de Andrés Silvera -ingresado al final del partido- fue, además del decorado para la goleada, un mensaje que le da la razón al entrenador: tal vez Independiente tenga un plantel más largo que lo que muchas pensaban... ¿O será la magia de una noche de Copa?

Blogalaxia PageRank Google Este blog es parte de Buzzear (AR) vótame en cincolinks.com
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger